El sentimiento de olvido de un desempleado.

¡¡Bienvenido a Bienvenida a mi Blog!!

He leído en alguna ocasión comentarios de desempleados en los que muestran un fuerte sentimiento de soledad y comprendo que lo expresen; hay que ser muy fuerte para no sentirlo, sobre todo, cuando muchas de las personas con las que se relacionaban, aparentemente con frecuencia, ya no se acuerdan de ellos.

Recientemente yo también caí en ese error y como siempre, cada vez que algunos de mis pensamientos me quiere llevar por caminos oscuros, pongo en marcha el mejor remedio: la reflexión positiva. 

El desempleo es un gran problema que necesita una pronta solución, por lo que implica dedicar mucho tiempo, mejor dicho, todo el tiempo, a buscar ese empleo que te devuelva al mundo de “los tenidos en cuenta” y durante el proceso, que puede durar meses o años, irremediablemente te obliga a distanciarte de muchas de esas personas a las que aprecias, de la misma manera que ellos/as que alejan de ti, pero ¿es justo creer que por nuestra situación tenemos derecho a pensar que son ellos/as los que deben acordarse de nosotros? Yo diría que no, sería muy injusto por parte de los desempleados pensar así, nosotros tenemos nuestros problemas y ellos/as, “los actualmente tenidos en cuenta” tienen los suyos, así es que te pregunto:
 ¿Te has preocupado tu por conocerlos?  

Todo esto  me ha llevado a una serie de reflexiones que me ayudan a mantener una buena salud mental y que quiero compartir contigo:
 
1º) No tengo derecho a exigir a esas personas que me incluyan entre sus prioridades, ellos tienen las suyas y en algunos casos, más complicadas que las mías aun teniendo ellos trabajo.
 
2º) Soy yo el desempleado y soy yo el que tiene que recordarles que sigo siendo el mismo, y que quiero que me sigan teniendo como a esa persona de confianza.
 
3º) Aunque pueda no verlo o no saber valorarlo, tengo a muchas personas pendientes de mi situación aunque no me lo digan continuamente, pero si lo necesito
  • ¿Debo pensar que puede que por mi actitud  crean que mi ánimo está bajo y prefieren no preguntar por temor a hacer más daño?
  • ¿No deberé demostrarles que pueden hacerlo sin miedo y en total confianza?
4º) No debo ser “avaricioso”, hay muchas personas pendientes de mi ánimo diariamente y son más que suficientes, debo centrarme en el apoyo que esas personas me dan y cuando sea necesario, buscar aquel que necesite de los demás ¿qué cómo?: dando un paseo en bici, cuando nos encontremos por la calle, tomando un café, por las RRSS…
Si estás desempleado y tienes ese sentimiento del que hablo, ten cuidado, puede ser un problema grave para ti.
Te invito a que pienses en algún conocido que en algún momento se viese obligado a pasar por el desempleo ¿lo llamabas continuamente? Y si lo hacías ¿se mantuvo o fue bajando la intensidad con el paso del tiempo? ¿Te planteaste que esa perdida, o nula intensidad de tu interés hacia el o ella por su situación, quizás le hacía sentirse solo/a, o pasaste a hacer algo tan natural y comprensible, como dedicarte a resolver tus problemas? No te preocupes, es natural, es condición humana.
 
Saludos y se feliz.
Anuncios

11 comentarios en “El sentimiento de olvido de un desempleado.

  1. Sensible y directo. Me gusta y como estoy en la misma situación que tú, entiendo que hemos hecho muchos favores y que luego no se acuerdan de tí (pero cuando haces algo así es porque te nace, no por recibir nada a cambio). Creo que tienes derecho a exigir a las personas de confianza que se preocupen por tí y más en un momento tan complicado pero como explicas, la condición humana es así, es egoísta por naturaleza. Otra cuestión que me gusta de tu post es la de reflexionar para mantener la salud mental, esencial para empezar una nueva vida. A mí me ha dado por la filosofía y por la información, bien actualidad económica, social y política como por todo lo relacionado con la red.

  2. ¡¡Hola Miguel Ángel!! Para mi la prioridad número uno es la salud en general y en particular, la mental, una buena salud mental te permite generar el ánimo necesario para darle la importancia real que las cosas tienen y así, poder priorizar; desde mi modesta opinión,en nuestra situación, nos debemos centrar, como bien haces, en crear lo necesario para encontrar empleo y en las personas que realmente están con nosotros, no es que las otras no sean importantes pero dejemos que cada cual resuelva la suyo y cuando coincidamos, sin reproches ¿Que ganamos? Saludos y muchas gracias por tu aportación.

  3. Hola Gustavo,
    veo que tus “vacaciones de un desempleado” se han acabado; bienvenidos seais tú y tus “posts”!

    Reflejas la realidad de muchos desempleados y lo haces sin victimismo …una ex- profesora mía, especialista en psicología del trabajo, nos ponía de ejemplo a los supervivientes de la tragedia- accidente aéreo en los Andes:” podían pedirse ayuda los unos a los otros pero no quejarse”.
    La empatía que muestras también ayuda a relativizar, es decir, a reconocer que todos tienen/ tenemos nuestros “problemas”, entendernos mejor y…contribuír a nuestra “salud mental”, como han reconocido otros lectores.
    Empatía y proactividad serían mis sugerencias para sobrellevar mejor el desempleo.
    Un saludo,
    Beatriz

  4. ¡¡Hola Beatriz!! ¿En que nos ayuda el victimismo? En nada, solo se que hoy vuelvo a tener otra oportunidad de poder compartir mi vida con mis seres queridos, buscar trabajo, hacer deporte, estudiar, compartir con vosotros y porque no, pasar por momentos de desanimo y buscar rápidamente el ánimo valorando todo lo anterior… en definitiva, de vivir. saludos y muchas gracias.

  5. ¡Buenas tardes!, coincido con Beatriz en que la empatía y la salud mental, son fundamentales para estar en acción.Si he cultivado mis amistades y círculos profesionales convenientemente; en los malos momentos podre acudir a ellos u obtener referencias… Sobre todo no desesperar. ¡ suerte a todos los que estamos en esta situación!.

  6. Antonio Rodríguez: Hola a todos/as.

    Realmente nuestro país tiene un gran problema que, y según pasa el tiempo se agrava, realmente el problema se agudiza en una gran parte de la sociedad los (Jóvenes de mediana edad) hemos trabajado por mantener una estabilidad familiar, que hoy por desgracia a nuestra edad, la clase política ha olvidado.
    ¿Hay brotes verdes?… unos y otros hablan de su existencia, “No hay mal que mil años dure” dice el refrán, ¿ El ciudadano de a pié los percibe?, quizás los que tengan menos de treinta y cinco años, puedan agarrarse en alguno de ellos cuando crezcan, pero…… y los que hemos cumplido los cincuenta, o mejor dicho los cincuenta y nueve como es mi caso, es posible que no haya crecido ni una sola ramita donde podamos cogernos.
    He sido uno de los muchos parados de España, para salir adelante tuve que reinventarme, actualmente tengo un trabajo que me permite vivir, y que todos los días lucho por mantener.
    Desde estas líneas propongo reunirnos en cualquier sitio de cualquier lugar, para hablar sobre nosotros y nuestras posibilidades, realizar propuestas para continuar e ir avanzando hacia adelante.

  7. ¡¡Hola Antonio!! Ya hay en marcha alunas iniciativas creadas por veteranos/as en las que, unidos, podamos conseguir ser una sola voz, las puedes encontrar por LinkedIn, bueno googleando también. De todas formas el problema que sufrimos los veteranos es el mismo que los que sufren los jóvenes: no hay oferta de empleo, y el criterio de las empresas también es muy dispar, hay de todos los colores. Yo voy camino de los 49 y para reinventarme “vuelvo al cole”, es lo que hay. Saludos.

  8. Coincido absolutamente con todos vosotros porque recientemente he sentido ese “olvido” de la gente que me rodeaba en mi trabajo, pero como bien dices Gustavo, cada uno tiene su vida y sus problemas y la conclusión es que la vida sigue……. para los no parados y para los que estamos en esta situación.
    Creo que hace mucho no vivía un momento “tan maravilloso” a pesar de la mala suerte de estar en paro. Vivo realmente como se debería vivir, sin agobios económicos (por la indemnización claro), sin prisas, dedicándome a lo que me gusta, a estudiar y reciclarme, a mi casa, mi hijo, a leer, a ponerme al día en un montón de gestiones diarias……Sé que es prácticamente un sueño, porque no puedo vivir sin trabajar y todos los días escucho que la gente lleva años buscando un empleo. Yo con casi 3 meses prefiero no pensar en lo que me depara el futuro…..vivo el día a día como una de la épocas en las que he perdido mi empleo, pero he recobrado tantas, tantísimas cosas que alguien que tiene un trabajo, lamentablemente no puede vivir…….

  9. ¡¡Hola Mónica!! Bueno, yo ya he superado el año en el desempleo, pero mi actividad ha sido tal que no me he dado ni cuenta. No se que me depara el futuro profesionalmente hablando, pero de lo que si estoy seguro es de que algo ocurrirá para que mi situación de desempleado cambie a no tardar mucho ¡Ánimo! Y no dejes de mantenerte activa mientras disfrutas de lo más grande que nos pueda ocurrir: la maternidad o paternidad. Saludos y gracias.

  10. Pingback: Vivir con pan y aceite de oliva.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s