El "obligatorio" placer de un veterano.

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

Hace algo más de un mes, un chaval de 16 años celebraba en el grupo de Facebook de mi Club Ciclista que empezaba el Tour de Francia, hablaba de lo que le gustaba el ciclismo y de que le gustaría encontrar a alguien que le enseñase; para mí leer eso es como invitarme al mejor de los banquetes, así es que estando en el desempleo y por lo tanto disponiendo de tiempo, me ofrecí para hacerlo.


Lo primero en lo que le insistí fue en la puntualidad, lo cumplió y lo cumple sin problemas; luego en que debía hacer todo lo que yo le dijese y además, que encontrase el modo de explicarme sus sensaciones para hacer las modificaciones necesarias.

Continué por valorar qué posición llevaba en la bici, de cómo sea esta dependerá que continúes con la afición o no, y le hice las modificaciones oportunas, que sin rechistar acato y que al cabo de los días me agradeció; lo próximo fue modificarle la manera de pedalear, invitándole a que utilizase desarrollos más cómodos, también lo acato sin rechistar y unos días después me reconoció que ya le salía solo y que efectivamente le permitía hacer más kilómetros y llegar más descansado a casa; lo siguiente fue la dieta y los descansos.

Sin que prácticamente se diese cuenta, le iba aumentando la distancia y la intensidad de los entrenamientos para que fuese aumentando su potencia y resistencia, pensando en que sería importante para su motivación contar sus progresos y además, prepararlo para conseguir superar uno de los retos obligados para cualquier ciclista aficionado de la zona: subir al puerto de La Pandera, uno de los míticos del ciclismo nacional y casi mundial. Y llego el día de la lección más importante de todas: la dosificación del esfuerzo, que como en la vida, en el ciclismo es vital para su disfrute.

Para él era un día especial, el día anterior les había contado a sus amigos lo que se disponía a hacer y ya sabes lo que para un chico de esa edad supone. No conseguirlo supondría tener que aguantar muchas bromas y posiblemente algunas muy dolorosas, y a esas edades sabemos que pueden ser muy crueles; para mí también suponía una gran responsabilidad, me sentiría culpable si después de motivarlo a hacerlo no lo consiguiese por no haber sido capaz de encontrar el momento oportuno; además, podría perder su confianza en mí.

Se enfrentaba a un reto desconocido, algo parecido a lo que nos vemos obligados a superar cada día. Él, como mucho de nosotros en cada uno de nuestros días, le hizo frente con muchas ganas, tantas, que durante los primeros kilómetros en ningún momento se planteó que el final del reto no era llegar a la cima de La Pandera, tuve que hacerle comprender que el reto debería darlo por superado cuando llegase a casa, tras hacer 40 km más de los que él, en un principio, había planificado y que además, hasta llegar al inicio de este duro puerto, debíamos hacer otros 35 km teniendo que superar otros dos puertos de montaña de dureza alta, dando como resultado un entrenamiento de 90 km, subiendo tres puertos muy duros de montaña en más de cuatro horas de entrenamiento, en las que es muy importante ir aprendiendo a escuchar a tu cuerpo para dosificar su energía y a tu mente, para luchar contra los momentos en los que te invita al abandono: como en la vida de cualquiera.

Supero el reto con nota y el resultado no pudo ser mejor para ambos; para él algo increíble que le ayuda a reforzar todos esos valores que los veteranos queremos transmitir a los jóvenes: constancia, respeto, paciencia, coraje… y para mí, compartir con humildad los conocimientos adquiridos durante muchos años con alguien 31 años menor y disfrutar con él del resultado en ese mismo instante, fue algo muy emocionante y gratificante que confirma algo natural: los veteranos tenemos mucho que aportar a los jóvenes y posiblemente lo más importante: sabiduría.

Saludos, se feliz y si es compartiendo y enseñando, mucho mejor.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s