¿Dejaremos de vivir algún día con miedo al error?

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

Ayer me encontré a la que fue profesora en infantil de mi hija menor y cada vez que me ve, me pregunta por ella y por su evolución académica, ella sabe que para mí no deja de ser importante ¡Por supuesto! Pero también sabe que no son sus resultados académicos lo que más me preocupa, aunque he de decir que son ejemplares; también me pregunta por mi hija mayor, a la que conoce y de la que está al tanto de cuál ha sido su evolución, vivir en un pueblo es lo que tiene, aunque quieras vivir en secreto, al final eres el último en enterarte de tus propios problemas; mi hija mayor es el fiel reflejo de la superación y de la implicación de que los padres tengamos para tomar decisiones que serán importantes para sus vidas.
   Mantuvimos una conversación sobre la importancia de la educación y de la implicación de todos los que en ella intervenimos: padres, escuela, salud, sociedad… pero sobre todo me insistió en los errores que muchas veces cometemos los padres, por híperproteger a nuestros hijos por temor a que se acomplejen, en vez de fortalecer su personalidad hasta donde sus límites les permitan.
   Me contó uno de los últimos casos a los que se tuvo que “enfrentar”; primero he de apuntar que posiblemente haya sido la mejor maestra que he conocido hasta ahora (las próximas serán mis hijas): se trataba de un niño que, sin motivo aparente, siempre se quedaba el último en todas las tareas; para ella, teniendo en cuenta su profesionalidad,, esto suponía un reto, porque para ella, sus niños, así los sentía, eran iguales y no podía permitir que, sin olvidar al portentoso, uno de ellos se distanciase mucho del resto; empezó a dedicar más tiempo a observar su actitud y llego a la conclusión de que tenía algún tipo de retraso que su apariencia escondía; en una de las tutorías se lo comento a la madre y esta reacciono de manera exagerada, exigiendo que a su hijo debía tratarlo como al resto; teniendo en cuenta la situación de indefensión legal que tienen los maestros y para lo que le quedaba para jubilarse, le hizo caso y con todo el dolor de su corazón dejo al niño a su suerte; bueno, lo intento, aquello la superaba así es que se “enfrento a la madre” y le dijo que ella no podía tener un niño así sin saber que le pasaba y le “exigió” que lo llevase al médico a ver si tenía algún déficit de algo, la madre se vio acorralada y reconoció que a ella también la sacaba de quicio y que se pasaba el día gritándole pero que el único problema que el niño tenía, es que era muy vago; “la Sita”, así la llamo yo cariñósamente, se dio cuenta de lo que pasaba; ella que tiene muchos tiros, sabe que cada uno de nosotros somos únicos y en nuestro ritmo de aprendizaje también pero que no hay nada peor para el aprendizaje, que el miedo a errar y más a esas edades por las consecuencias que tendrá; el problema del niño no era su ritmo, contra lo que no podía hacer nada sin ayuda, era el miedo a la bronca posterior por el posible error cometido ¡¡Brutal!!
   No hace falta que diga que: “de aquellos barros estos lodos” ¿Cambiaremos algún día, daremos a cada uno lo que se merece, nos apoyaremos los unos a los otros con paciencia?
                                     Te invito a que disfrutes de estos do vídeos, te van a encantar.

Saludos y se feliz.

Contradicciones.

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

Aunque no es mi caso; la reflexión puede llevarte por caminos que, para muchos, son muy peligrosos, por eso creo que es una actividad que mucha gente elude pero para alguien pragmático, como pueda ser yo, le es necesario “comprender” el porqué de las cosas; sobre todo las de origen humano, cuáles son sus objetivos y entender sus contradicciones para poder mantener, en lo posible, una adecuada salud mental y ayudar a quien lo necesite, sobre todo a mi familia.
Si analizamos la historia de la humanidad y estudiamos nuestro comportamiento, en función del conocimiento disponible en cada periodo por el que hemos pasado, puedes entender muchas cosas de las ocurridas en el pasado pero ¿Por qué siguen pasando cosas en la actualidad más próximas a las de la edad media? ¿En que hemos avanzado realmente? ¿A quién le interesa tenernos “sometidos” con miedo al futuro si ahora no tiene sentido?
   Son muchas la contradicciones que me han abordado y a las que les he dado las soluciones que mejor se adaptan a mí pero muchas de ellas no se pueden compartir, entran en la reflexión profunda de cada uno y a cada uno le corresponde sacar sus conclusiones.
   En este Post me quiero centrar en algunas de las contradicciones presentes que yo me planteo y que desde mi humilde opinión, están destrozando la vida de muchas personas:
1º) Necesitamos ser sociales pero mentimos de manera constante.
2º) Buscamos ayuda pero somos incapaces de ofrecerla.
3º) Vivimos con dolor pero no aceptamos su existencia.
4º) Disponemos de un tiempo limitado y lo desperdiciamos.

5º) Tememos quedarnos si recursos pero abusamos de ellos.

6º) Buscamos amor pero somos incapaces de decir te quiero.
7º) Pedimos educación pero sin pasar tiempo con nuestros hijos.
8º) Queremos calma pero no somos capaces de transmitirla.  
9º) Queremos seguridad pero no sabemos lo que queremos.
10º) Exigimos respeto pero algunas veces se nos olvida su significado.
   Seguro que si reflexionas un poquito puedes encontrar más contradicciones presentes, solo quiero pedirte un favor, que evites herir sensibilidades ¡¡Gracias!!

Saludos y se feliz.

¡STOP AND GO!

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

Hacía tiempo que no pasaba un domingo por la mañana en casa, una avería en mi bici me lo ha impedido; además, en un día muy señalado en el calendario de mi club: la última etapa de la temporada en la que celebramos su fin y empezamos a preparar la siguiente; un magnifico día de bici perdido ¡¡STOP AND GO!! Pero he disfrutado de la comida de final de temporada en compañía de muchas personas con las que comparto momentos buenos y malos a lo largo de un año.
   La mañana la he pasado viendo la tele y disfrutando del campeonato del mundo de motociclismo en sus tres categorías y también la F1¿Cuánto puedes aprender de esta gente sobre cómo plantearte la vida? Lo calculan todo, lo planifican todo y lo miden todo, con  los mejores medios técnicos de que se puede disponer, para intentar evitar los imprevistos a toda costa pero siempre surgen ¡¡STOP AND GO!!  Lo mejor, es ver como los aceptan, porque saben que esto es así y no por eso van a dejar calcular, planificar y medir aprendiendo de todo lo ocurrido.

La carrera de Moto 3 ha sido increíble; al piloto que partía como líder del mundial lo ha tirado otro piloto, que además, es el primo de uno de los aspirantes ¡¡STOP AND GO!!  Se ha levantado, ha cogido la moto y sin preocuparse mucho de su estado, se  ha vuelto a incorporar a la carrera y a tirar con todo lo que tenía, hasta que se ha caído otra vez, siendo imposible su incorporación a la carrera ¡¡STOP AND GO!! Se ha levantado tranquilizando a todo el mundo de que su estado físico era bueno ¿Y el anímico? Cuando ha llegado a Boxes lo han entrevistado y no podía hablar de pura tristeza, porque daba por hecho que ya no tenía opciones de ganar el mundial ¡¡STOP  AND GO!! Pues resulta que el que tenía todas las posibilidades de coger el liderato y seguramente de ganar el campeonato, también se cae y reacciona tarde para coger la moto e incorporarse a la carrera, con lo que ha perdido todas las posibilidades de puntuar pero aún quedaba en carrera otro piloto que si ganaba, cogería el liderato y se lo debería jugar todo al ataque en la próxima carrera ¡¡STOP AND GO!! Bueno, la vida es así, el piloto que quedaba en carrera con opciones de coger el liderato no ha ganado, lo ha hecho un chaval que, además, ha ganado su primera carrera.
¡¡STOP… Primero porque creía verse fuera de toda posibilidad de ganar el campeonato, luego porque se vería obligado a correr al ataque en la siguiente carrera, este chico lo ha pasado fatal; pues después de todo lo que ha pasado y en menos de 1/2 hora… AND GO!! Resulta que al final de la carrera sigue siendo el líder, lo que le permitirá correr en la siguiente prueba con “más calma” que el resto de aspirantes ¡¡La vida, no digas que no es divertida!!
Este Post está dedicado a una de las personas más importantes para mí y quiero volver a recordarle lo importante de aceptar, que a lo largo de nuestra vida hay que hacer ¡¡STOP… en muchas ocasiones para luego hace un… AND GO!! Y salir más reforzados para los siguientes ¡¡STOP AND GO!! Te quiero.

Saludos y se feliz.

Tu libertad y felicidad van de la mano de tu responsabilidad (II).

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

Tal y como te decía ayer y desde mi punto de vista, nuestra libertad y felicidad, van de la mano de cómo resolvamos nuestras responsabilidades y te decía, que nuestra primera responsabilidad debemos ser nosotros mismos pero ¿Por qué es tan importante que nos tomemos cómo primera responsabilidad a nosotros mismos, es por egoísmo o por propio placer? ¡No! “No van por ahí los tiros”, es todo lo contrario: es para poder ofrecer lo mejor de nosotros a los demás y de eso quiero hablarte hoy, de cómo opino que debemos resolver las otras responsabilidades para conseguir que los demás nos den nuestra  libertad y por ende nuestra felicidad.
2º) Responsabilidad: La familia ¿Está claro o no? Crear una familia no es algo que se deba hacer porque todo el mundo “lo hace”, crear una familia es la mayor responsabilidad a la que jamás te vas a enfrentar; has de crear, con la persona que elijas, la relación más limpia que nunca debas tener y de esa relación lo normal es que surjan criaturas que, materialmente no pero emocionalmente si, dependerán de ti de por vida y de lo que te devuelvan, dependerá tu felicidad y tu libertad.
Da igual los componentes que sean, a cada uno debes dedicarle unos minutos todos los días para descubrir su personalidad, sus inquietudes, sus miedos, sus capacidades, sus limitaciones… esto te permitirá tener la información necesaria para resolver, al instante, cualquier contratiempo que se presente impidiendo que se alargue en el tiempo, ganándolo para tus momentos de libertad y por ende de tu felicidad, tan necesaria para resolver, al instante, cualquier contratiempo que se presente impidiendo que se alargue en el tiempo.

3º) Responsabilidad: Es más que evidente que necesitamos medios materiales para atender  las necesidades de la otras responsabilidades y para eso necesitamos un trabajo y lo más difícil: mantenerlo ¿Qué debemos hacer? Hay situaciones que están fuera de nuestro control pero si lo piensas, la mayoría si lo están además, si las otras responsabilidades las atiendes correctamente te será más fácil atender las que el trabajo te exige; en el trabajo “solo” tenemos que hacer lo que nos “piden” nuestros jefes y compañeros, nuestra competencia y clientes, y además hacerlo con nuestro toque, buscando divertirnos en el tiempo de nuestra vida que en el invertimos.
Esos estados de libertad y felicidad que todos soñamos, quizás los podemos tener en determinados momentos de nuestras vidas, entonces ¿Por qué no trabajarnos una vida calmada que nos ayude a no echar de menos esos, inevitablemente, estados ocasionales y artificiales, estados de libertad y felicidad? 

Saludos y se feliz. 

Tu libertad y felicidad van de la mano de tu responsabilidad (I).

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

Necesitar sentirnos felices y libres ¿Alguien puede explicarme que es eso realmente? Cuando la gente piensa en eso, sueña con una playa tropical tumbado en una hamaca y bebiendo algún cóctel relajante, o saltando libremente en un prado precioso en un día azul, sintiendo que puede ir hacia donde quiera sin temor a nada pero ¿De que necesito relajarme para pensar en eso con tanta frecuencia? ¿Cómo consigo vivir en un continuo estado de calma parecido al que me pueda ofrecer una playa tropical o un precioso prado? ¿Qué es y cómo se consigue la libertad?
Si me sigues con regularidad, habrás leído en alguno de mis Post que en mi opinión, lo que más daño nos puede causar son otras personas pero ¿Por qué le damos oportunidades? Que nadie pueda reprocharte, ni exigirte nada, eso es la libertad para mí y conseguirlo es fácil, solo he de hacer frente a mis responsabilidades.
   Hacer frente a tus responsabilidades, crea una cadena de actos favorables para tu autoestima y seguridad, que te llevan al final de cada uno de tus días con sensación de superación, de libertad y por ende de felicidad.
Para mí son tres las principales responsabilidades:
1ª) Responsabilidad:Al levantarte cada día solo te ha de importar una cosa: tu mism@; por tu bien, debes conseguir un estado de paz que será el que transmitas y que seguramente, casi todas las personas con las que vas a compartir ese día, te lo devolverán; así es que al levantarte solo importas tu: levántate con tiempo de hacer todo lo que necesitas, disfruta de tu aseo, de un buen desayuno y mientras lo haces, organiza mentalmente tu jornada; yo me la organizo durante los 20 minutos de estiramientos que hago cada mañana ¡¡Sí, como lo lees!! “Me quito” veinte minutos de sueño para usarlos haciendo estiramientos, es uno de mis mejores momentos de reflexión:
1º) Me exijo comer cinco veces al día con una distribución equilibrada de los nutrientes: hidratos de carbonos concentrados en la primera parte del día acompañados del resto de nutrientes, incrementando progresivamente el de proteínas llegando a su consumo máximo en la cena, habiendo reducido progresivamente los hidratos hasta este momento; la fruta la dejo para los dos descansos principales, el de media mañana con un buen zumo de naranja y fruta del tiempo para la media tarde ¡¡Ah!! Por supuesto, aceite de oliva durante todo el día.
2º) Acepto que todo lo que ocurra a partir de ese momento está fuera de mi control y que he de encontrar la diversión, resolviendo cada problema que se me presente, es como si participase en un juego… de estos en el que a través de la red juegan un montón de personas; pues así lo veo yo, salir a la calle es un juego en el que me debe apetecer jugar cada día porque me divierte y no me asusta.
3º) ¡¡Ponte guap@!! Decidir que ropa te vas a poner, sobre todo si eres chica, es una actividad que te puedo ocupar un tiempo de reflexión muy necesario a esas horas el día, yo lo resuelvo dejando todo preparado el día anterior, algo que he enseñado a mis hijas y que les ayuda a disponer de más tiempo para otras actividades, como poder hablar entre ellas con calma antes de enfrentarse a sus tareas.
   Las otras responsabilidades son el trabajo y la más importante: la familia pero de ellas te hablare mañana.
         No es un viaje al caribe pero es algo más de una hora maravillosa ¡Qué lo disfrutes!!

Saludos, se libre y feliz.   

A mis chicas.

¡¡Bienvenido o Bienvenida a mi Blog!!

Hace algo más de 21 años que, siendo yo un crío de poco más de 26, llego a mi vida una criatura hermosísima, una niña de casi 5kg y muy tranquila, tanto que se durmió en el parto; mi reacción cuando la vi no fue de guión ñoño de película americana, vi una criatura indefensa y que tiritaba de frío, menudo cambio de ambiente ¿Vedad cariño? Fue el comentario de la Matrona la que me empezó a situar un poco sobre lo que estaba pasando: ¡¡Dámela, que niña más hermosa!! Por cierto, tu mujer se ha comportado como una campeona y está muy bien… ¡¡Coño, mi mujer!!
Las horas siguientes me las pase escuchando un montón de consejos, historias de otros partos, lo rápido que crecen… pero yo solo estaba pendiente de mi hija, poco después comprendí el origen de la depresión post parto: nadie hace caso a las emociones de la parturienta ¿Cuántos miedos le abordan? ¿Cómo va a ser su vida a partir ahora? ¿Dónde quedan aquellas prioridades profesionales y personales? ¿Cuál es mi función en este nuevo reto?
   A mi mujer: no encuentro las palabras que puedan expresar lo que para mí significas, sé que tu humildad te impide creer que puedas hacer tanto por una persona y eso es lo que te hace tan maravillosa ¡¡Te quiero!! Gracias por estos casi 30 años juntos.
   A mi hija mayor: en este momento eres mi prioridad, ya sabes porque, tienes el apoyo de todos: tu madre, tu hermana, tu guapo, tus abuelos y por supuesto el mío; la prioridad eres tú, deja que lo demás venga por su propio peso, tu enorme potencial lo va a traer, solo hace falta que disfrutes del proceso con calma.
Tras el duro parto de mi hija mayor mi mujer juraba en arameo que nunca más se quedaría preñada, que eso de parir es muy duro ¡Ingenua! No hay quién pueda con el poder de la madre naturaleza; mi sueño era tener una familia de dos hij@s máximo ¡Lo siento! No me veía (y me alegro de la decisión) capaz de educar, como yo quiero, a más de dos hij@s y deje que pasase el tiempo para que la madre naturaleza hiciese su trabajo y llego ese día con esta frase: “niño, tienes razón deberíamos tener otro hij@”; aproximadamente un año más tarde llego al mundo un bichejo inquieto, bueno ya durante el embarazo nos avisó, tal era su actividad que se tuvo que preparar una cesare de urgencia 15 días antes de cumplir su gestación porque se lio en el codón umbilical, poniendo en peligro su vida si esperábamos al parto.
   A mi hija menor: como describir lo que es esta… iba a decir niña, como describir lo que es esta mujer… bueno si, equilibrio eso es mi hija menor equilibrio en estado puro ¡¡Lo has conseguido Peque!! Ya lo tienes, eso de que tantas veces hemos hablado: manejar tu sensibilidad y empatía en un mundo que no sabe valorarla, para que sin perder tu esencia, seas una mujer segura de ti misma, sensible, empática y maravillosa que, cualquier persona que pase por un mal momento necesita tener a su lado, ojalá y todos fuésemos como tú.
¿Cuál es mi función en este nuevo reto? Esta era una de las preguntas que me hacía el día que naciste; ya sabéis que mi función es estar siempre y que solo una cosa podrá impedirlo.
Solo me queda daros las gracias por todo lo que me dais y este es la mejor manera que he encontrado para hacerlo ¡Os quiero!


Saludos y se feliz.

¿Y tú de conciencia qué tal andas?

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

Ayer, a la hora de la cena, mi hija menor entro en la cocina con cara de agotamiento, normal después de haberse pasado toda la tarde estudiando Filosofía; sin embargo, no eran ni las ganas de comer, ni el cansancio lo que más le apretaba; como buena mujer pata negra que es, al igual que su hermana y su madre, su sentido del compromiso y responsabilidad, les impiden estar totalmente satisfechas del resultado de su trabajo y siempre me buscan con el objetivo de encontrar mi apoyo, ánimo y aprobación; empezó por decirme las horas que llevaba estudiando, algo que yo ya sabía, luego me empezó a hablar de las teorías que había estudiado y quienes eran sus autores, a groso modo vino a exponerme prácticamente todo lo que había estudiado y yo como padre, claro está, me sentí orgulloso y le di todo el apoyo, ánimo y aprobación que buscaba pero cuando yo no este ¿Quién le va a dar ese apoyo, ánimo y aprobación?
   Confío plenamente en que será capaz de elegir bien un buen compañero de viaje y que seguro que éste, será capaz de ofrecerle todo lo que necesita pero por si acaso no es así, mi obligación es orientarla sobre cómo ha de hacerlo y empezamos a hablar sobre la importancia de la autoestima, para que desde la humildad, nadie te pueda moldear a su antojo; hablamos de cómo se consigue y yo solo conozco un camino: la seguridad ganada con el trabajo bien hecho y disfrutado; también hablamos de la conciencia y de la importancia de su tranquilidad para poder ir por la vida con la cabeza alta, sabiendo que haces por ti y por los demás todo lo que está en tu mano por el bien de ambos, eso es tener la conciencia tranquila.  
    
Terminamos de cenar y llego a casa su hermana mayor, que tras estudiar Geometría necesitaba cambiar de aire y salió a dar una vuelta; ambas van al mismo colegio, la mayor como profesora en prácticas y la pequeña como alumna de 2º de Bachiller; empezaron a hablar de la ropa que se iban a poner hoy, de cómo se querían peinar, de lo incomoda que una de ellas se encontraba por las molestias naturales con las que deben vivir, en fin cosas de chicas, que por cierto, me encanta oír.
Mientras hablaban yo me inmiscuí en mis pensamientos mientras observaba lo tranquilas, confiadas y felices que se mostraban, y no pude evitar que me invadiese una sensación incomoda debido a mi situación de desempleo ¿Seré capaz de resolver esta situación para que no pierdan esa confianza y felicidad? ¿Lo estoy haciendo bien? ¿Puedo hacer más?… en un momento de luz vi que me estaba saliendo del camino en busca del precipicio y recordé la charla, que poco antes, había mantenido con mi hija menor sobre la conciencia, repase la mía y pude confirmar que sí, que estoy haciendo todo lo que está en mi mano y que la situación me permite.
   En uno de mis debates de LinkedIn, alguien hizo un comentario, en el que me criticaba por titular a mi Blog: Vivir con pan y aceite de oliva y me decía que con eso no se podía vivir; cuando lo leí, recordé a los aceituneros que pronto empiezan la campaña de la recogida de la aceituna, porque para ellos esta es la base de su dieta durante la campaña y no sé porque, también me acorde de los Masáis y de cual es la base de la suya; por cierto, muy humilde también.
   Esta anécdota la incluí en mi reflexión, mientras mis hijas hablaban de sus cosas, para afirmar que yo si podría vivir “solo” con pan y aceite de oliva, y que no podría hacerlo sin tranquilidad de conciencia. En la situación en la que ahora muchos estamos y desde mi modesta opinión, debemos tirar más a vivir con pan y aceite de oliva que otra cosa, de hecho muchos quisieran poder disponer de ese manjar y también desde mi modesta opinión, no podemos hacerlo con una mala conciencia.
Hace un par de días, en un programa de TV matutino, hablaban de como una madre daba a sus hijos para desayunar un vaso de agua con azúcar ¡¡Qué barbaridad!! A esos que tienen de todo por avariciosos y no paran de buscar más a costa de lo que sea, les invito a que se miren la conciencia y si tras ver lo que está pasando no sienten nada, dudo mucho que puedan disfrutar de todo lo que amasan, sin emociones no hay vida.   
Saludos y se feliz 

El camino hacia la pasión es su propio rastro.

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

Tras mi post: “Orientado hacia el R.E.S.Ú.L.T.A.D.O.”, uno de mis lectores me dijo que debería haber añadido la pasión; bueno, aparte de que la P no encaja en el acrónimo, le dije que llevaba meses trabajando en un Post en el que ser capaz de explicar lo que para mí es la pasión; verás, no es que me resulte difícil, cierto es que el uso que se le ha dado a la palabra se ha ido adaptando, sin perder su esencia, al contexto en el que se usa, aunque poco ha cambiado su significado principal y hablar de pasión se suele asociar a… y últimamente mucho más con los libros que se han puesto de moda, sobre todo entre las chicas.
   Si en el apartado de imágenes de Google pones la palabra pasión ¿Qué imágenes crees que son las que aparecen mayoritariamente? ¡Exacto! Son su viva imagen y seamos sinceros ¿Es importante para nuestras vidas o no? Esas imágenes muestran las escenas que mejor representan la pasión pero es algo que no se ve y que debemos intuir, lo que marca el nivel de pasión con la que actuamos: el amor con el que hagamoscualquier tarea, por lo tanto ¿Qué pasión puedes transmitir por lo que haces si lo haces sin amor?
Esto me hizo plantearme una cosa: para llegar a ese momento de pasión más representativa, debemos estar implicados dos; entonces ¿Qué he de hacer yo para motivar a la otra persona? Ante todo que sepa que siento mucho amor por ella: amor sano, equilibrado y respetuoso pero si el momento en el que suele ocurrir ese acto, es cuando más cansados estamos ¿Cómo lo hago durante el día para conservar la energía necesaria sin que baje mi rendimiento profesional y personal? ¿Cómo creo una inercia de pasión que me permita no tener que buscarla cuando llegue el momento por qué ya está activa? He de dosificar los esfuerzos, sí pero ¿Cuáles son los que más me agotan? Para los físicos no tengo problemas ¿Entonces? Está claro: los emocionales
   
¿Cómo crear ese rastro de pasión que te lleve a disfrutar de la pasión total?
  1º) Siente amor por amanecer ante un nuevo día en el que poner a prueba tus capacidades.
  2º) Siente amor por las personas que tienes al lado y díselo.
  3º) Siente amor por la disciplina que te has marcado por mantener una dieta equilibrada.
  4º) Siente amor por tu cuidado personal.
  5º) Siente amor por los retos que vas a tener que superar, son una oportunidad para aprender.
  6º) Siente amor por el coraje que vas a usar para progresar.
  7º) Siente amor por la valentía que te vas demostrar por eliminar de tu vida a personas que restan.
  8º) Siente amor por las personas que suman.
  9º) Siente amor por la música y baila, por la lectura y lee, por el deporte y cánsate.
10º) Siente amor por vivir y vive, abraza, besa, escucha, comparte y como dijo el sabio: “Enhabiendo salu to lo demah jhaspucia”

Saludos, se feliz y vive amando apasionadamente.

¡¡”SORPRENDENTE”!! Los reclutadores son humanos.

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

Afortunadamente para mí, hacía muchos años que no me tenía que enfrentar a las duras fases de un proceso de selección: espera de una oferta de empleo -> oferta de empleo -> envío de CV y carta de presentación -> espera -> primera toma de contacto con el reclutador -> espera -> cita para la entrevista -> espera ->entrevista -> espera…; aunque cada vez lo llevo mejor, para mí las esperas son lo más difícil de gestionar; sin embargo, nada comparable a la tensión de una entrevista; en mi caso no es el temor a no mostrarme como soy o no llevar la entrevista preparada (algunas veces tanto que temo perder la naturalidad), mi mayor preocupación era la imagen que tenía de los reclutadores; los veía como personas insensibles… diría que… más cercanas a ser mis enemigos que otra cosa y que solo buscan pillarme en un despiste para descartarme de un trabajo que puedo hacer muy bien, tal y como yo lo veo: mejor que nadie.
   Ya casi en mi séptimo mes de desempleo veo las cosas de otra manera, he pasado por tres procesos importantes en los que he llegado a la final y por unos motivos u otros, la cosa no ha cuajado: en el primero de ellos me falto haber tenido el contacto adecuado, en el segundo no fui capaz de ganarme la confianza de la reclutadora por el estado de confusión en el que en ese momento estaba y en el tercero, me faltaba un detalle para haber sido el candidato seleccionado; evidentemente, sigo pensando que en ninguno de los tres casos se hubiesen sentido defraudados pero eso ya no tiene vuelta atrás y solo me queda avanzar en mi aprendizaje.
Cuando descubrí LinkedIn, vi la oportunidad de ganar tiempo mostrando todo lo que puedo aportar, confiando en que podría suavizar la actitud de los reclutares de mis futuros procesos de selección pero ¿Cómo supero el miedo/respeto que les tengo? Para superar el miedo solo conozco un camino: hacer aquello que el miedo te dice que no hagas y ver hasta dónde te lleva aprendiendo de todo el proceso; así es que, poco a poco, fui participando con mis comentarios en debates y comprobé, que profesionales con una mayor proyección y responsabilidad que yo, los tenían en cuenta y me permitían participar abiertamente, entonces comprendí que quizás debería atreverme más y crear el Blog pero ese “run run” sobre cómo me verán los reclutadores permanecía en mi subconsciente.
   “Imagínate que están en calzoncillos”, esta frase la hemos oído muchas veces cuando a alguien se le quiere tranquilizar cuando va a hablar en público; bueno, pues algo parecido hice yo con esta reflexión: “A ver Gustavo, has tratado con personas de altísimo nivel y lo has hecho con total naturalidad porque en ningún momento te has sentido intimidado ¿Por qué? ¡¡Ya está, ya lo sé!! Por qué conozco su faceta más humana, algo que desconozco de los reclutadores… ¿Seguro? Entonces caí en la cuenta y empecé a recordar algunas cosas que mis emociones me decían que debía retener en el recuerdo.
De la primera entrevista de la que te hablo, me quede con el recuerdo de una chica atractiva, con vaqueros ajustados, que llamo mi atención y la de otros hombres, mientras pensaba que desayunar en el bufet del Hotel, en el que una hora más tarde me llevaría la sorpresa de ser entrevistado por ella. Cuando la vi pensé: “me habrá visto como le he mirado el…”
De la segunda entrevista de la que te hablo, me quedo con la reacción de sorpresa y sincera alegría que se llevó la chica que gestionó mi proceso de selección (y digo gestionó porque lo que hice fue grabar una entrevista por Skype que más bien parecía una encuesta) cuando la felicite a través de LinkedIn por su cumpleaños.
   De la tercera entrevista que te hablo, me quedo con los temas que el reclutador que llevo mi proceso propone a debate en los grupos de LinkedIn, porque van muy en línea con mis sensibilidades y verdaderamente demuestra tener una gran sensibilidad por las personas.
   Además he participado en webinars y he visto vídeos de ellos hablando de su profesión, en los que me han permitido ver su parte más humana y recientemente he tenido la triste noticia de que una de ellas, ha caído enferma por agotamiento, debido a la gran tensión de su trabajo.
Resumiendo: para dejar de verlos como “mis enemigos” e intentar afrontar las entrevistas con más calma, he decidido verlos como personas con un trabajo que puede ser desagradable, porque tienen que decidir quién se queda sin trabajo y que, por su salud mental, es recomendable que no se impliquen emocionalmente con las personas que entrevistan; solo les pediría una cosa: que, al menos, a aquellos que descartan durante la fases finales, se lo comuniquen cuanto antes, para que la amargura de la espera sea lo más corta posible.

Saludos y se feliz.

Cuatro conversaciones con mucha miga (4ª Inteligencia Emocional)

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!
Esta la última entrada de las cuatro que te prometí, sobre mis reflexiones traídas por cuatro de esas conversaciones, que te invitan a la fantástica actividad de la reflexión continua, en búsqueda de soluciones a problemas presentes y a los posibles futuros (Aquí tienes la primera, la segunda y la tercera)  

Conversación nº4: Se trata de una persona joven, tranquila, muy bien formada académicamente y que tiene como objetivo, encontrar el equilibrio que le permita trabajar y vivir disfrutando de su tiempo; es inteligente, reflexiva y además tiene el don de saber transmitir tranquilidad; sin embargo, le falta ese toque que le permita ampliar sus reflexiones un poquito más allá; sobre todo, a la hora de entender la condición humana pero no le falta mucho, solo necesita cumplir años siguiendo el camino que ha iniciado y charlar con personas más veteranas, que estén en su misma línea de pensamiento pero yo me pregunto ¿Si nos enseñasen a usar la reflexión desde pequeños con una buena educación emocional, necesitaríamos esperar tantos años para encontrar sus beneficios? 

   En esta conversación hablamos de la crisis, de sus consecuencias y de porque algunos invierten el tiempo de su vida en ganar más y más, empobreciendo a otros y perjudicándose así mismos, empujándose a vivir una vida material que solo el dinero les puede conseguir y esta persona tiene conocimiento de causa, porque en su trabajo ve las consecuencias que esto puede traer.

Empezamos a hablar de donde está el origen de todos los males sociales y coincidimos en que era la  mala, o mejor dicho, la nula educación emocional que recibimos; esta persona se empeñaba en que el sistema de enseñanza público tenía que cambiar, orientándose a ofrecer esa educación emocional que claramente necesitamos y estoy de acuerdo con él pero le tuve que insistir, en que ese cambió tan necesario está fuera de nuestro alcance conseguirlo de manera inmediata, porque son otros quienes han de tomar esas decisiones y que, aunque en un futuro cercano lo enseñen en los colegios ¡Ojala! Por el bien de todos y por supuesto el suyo, los padres deberían centrarse en ofrecer esa educación emocional a sus hijos, sin olvidar nunca, que la que pudieran enseñar en los colegios debería ser su complementaria.

   Conozco a su madre (mucho mayor que yo) “muy bien”, es maestra y recuerdo que hace años, durante una de nuestras conversaciones y en esa ocasión, sobre su trabajo, me decía que en muchas ocasiones se desesperaba porque no sabía que argumento utilizar, para que algunos de sus alumnos entendiesen porque les pedía un poquito más de esfuerzo para conseguir el 100% de su potencial; que reconociese aquel déficit me sorprendió, porque la verdad, su profesionalidad e implicación estaba muy por encima de la media ¿Entonces, por qué ese déficit? ¿Quizás le faltaba haber aprendido, en su momento, esa Inteligencia Emocional tan necesaria en su trabajo? Hay que tener en cuenta que la rotación de personas que pasan por sus manos es muy alta y que en estos casos, fundamentalmente para el profesional, una buena Inteligencia Emocional es fundamental, para enseñarla y para aplicarla.

   Tal y como me iba comentando “su problema”, yo pensaba que argumento sería el que yo utilizaría y cuando terminó su exposición, se lo comenté; básicamente se trataba de ponerse en el lugar de sus subordinados de una manera global, es decir: tener en cuenta su personalidad, entorno económico y social, sexo… y a partir de aquí, encontrar un argumento de exposición común en el que lo predominante no sea lo que ella o el sistema quiere; sino, porque puede ser divertido y bueno para ellos aprender, para posteriormente “olvidarme” de los que “no necesitan ayuda” y centrarme en los que si, para marcarles objetivos alcanzables y que por supuesto, no se sientan inferiores a los demás, haciendo de la clase un equipo en el cada uno se ha sentir imprescindible para el buen funcionamiento de la clase, como ejemplo le propuse un equipo de futbol ¿Qué pueden hacer Messi o Ronaldo sin un equipo? Nada, algo que deben aprender los lideres y los humildes.
  

Si como profesora nadie le explico el valor de la Inteligencia Emocional y para el sistema tampoco es importante ¿Cómo lo va a enseñar a sus alumnos? Y si como persona tampoco la educaron en Inteligencia Emocional ¿Cómo la va a enseñar como madre? Volviendo a mi amigo, ahora me explico como, aun teniendo unas condiciones fantásticas para la reflexión, le falta ese punto de educación emocional tan necesario para, aplicar y enseñar Inteligencia Emocional.

Saludos y se feliz.