Ha llegado el día D y dejo de publicar…

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

descarga

No es la primera vez que aviso de que dejaría de escribir durante un tiempo y también es cierto que, por mi gran necesidad de compartir, por supuesto también a través de mi Blog, y mi afición… necesidad diría yo, por escribir, al final no me podía resistir a continuar escribiendo y por supuesto a publicar lo escrito.

Pero reflexionando sobre que más motivaciones podía tener para seguir escribiendo, hace tiempo que comprendí que tener un cierto nivel de lecturas e interacciones, me hacía estar comprometido con mis lectores “obligándome” a vivir continuamente atento a cualquier detalle que me sirviese de inspiración y la vida, al menos la mía, está llena de detalles dignos de ser compartidos.

Y siguiendo con esa reflexión, está claro que en mi subconsciente estaba latente el hecho de que quizás mi Blog me podía llevar algún día a conseguir un empleo, cosa que, aunque no he perdido la esperanza,  a día de hoy no ha ocurrido y desgraciadamente mi tiempo de búsqueda se ha agotado.

Así es, ya no puedo esperar más a que alguien se fije en mí. Hay que ser realistas y casi todo lo que tengo para encontrar empleo va en mi contra:

  • Aunque no se justifica y estoy en el mejor momento de mi vida personal y profesional, tengo casi 50 años y eso me perjudica.
  • Estoy entre la generación Baby Boomers y la Generción X (madre del amor hermoso cuantas gilipolleces) y la mayoría de nostr@s dejamos los estudios por un trabajo, así es que nuestra falta de formación también va en nuestra contra (aunque algunos estamos formándonos ahora)
  • Todo esto hace que no tenga cabida en una profesión a la que me he dedicado durante más de 20 años, que además está pasando por muy malos momentos y que dudo mucho que nunca se vaya a recuperar.

Pero también soy realista cuando digo que también tengo muchas cosa que van a mi favor:

  • Una experiencia de valor incalculable que me permite manejar cualquier situación difícil con unas altas probabilidades de éxito emocional.
  • Un matrimonio consolidado y fuerte como el acero que hace que los problemas solo lo sean cuando se ven afectadas las cosas importantes de la vida.
  • Unas hijas fantásticas y cargadas de valores que solo me dan alegrías.
  • Y lo más importante, una ilusión que nadie me va a quitar.

Por todo esto hoy he marcado el día D, que señala (aunque evidentemente no renuncio a ofertas que merezcan la pena) el punto de partida de mi proyecto y que ya me está absorbiendo tal cantidad de tiempo por día, que no permite atender otras cosas, así es que, lamento decirte que, aunque compartiré en las RRSS lo que aún me queda por compartir, dejo de escribir y publicar…

¡¡¡HASTA SEPTIEMBRE!!!

¿Que te creías? No, en este blog podrás leer cosas que te gusten o que no te gusten, pero no va a morir mientras yo viva y mi interés es hacerlo por muchos años, ya te contaré.

Saludos y se muy feliz.

¿Decidimos, apostamos, decidimos apostar o apostamos con decisión?

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

dercha-o-izquierda

Estoy en un momento clave para mi futuro y no tengo claro si lo que me estoy planteando hacer es la toma de una decisión, o simplemente una apuesta, que como cualquiera que hagamos, tiene unos altos niveles de riesgo.

Llevo días, bueno meses, mejor dicho, años, meditando esto en lo que pronto me voy a ver “obligado” a emprender y cuando tome la decisión de apostar por este camino, pronto comprendí que no podía hacerlo sin una buena cantidad de información y formación, asumido esto, investigué por dónde empezar, lo descubrí y me puse manos a la obra.

Pero pasados esos años y con cada nueva jornada de formación a la que asisto, comprendo que aún me falta mucho más de lo que me imaginaba y que si sigo empeñado en buscar más formación e información, necesitaría de un tiempo del que no dispongo y que por lo tanto, ha llegado el momento de decidir si apuesto por el proyecto o no.

Para acumular una buena dosis de motivación que me empuje hacía esa aventura que tengo en mente, leo sobre los casos de éxito de aquellos que un día decidieron emprender y cuando empatizo con su historia, aunque algunos son muy presuntuosos y dicen que estaban seguros de que llegarían hasta donde están, comprendo que cada cual, con sus apoyos, unos más y otros menos o ninguno, sus miedos e inquietudes, un día decidieron apostar por una idea sin tener muy claro que pudiesen conseguir lo que hoy tienen.

Pero para que irme tan lejos buscando ejemplos cuando muy cerca tengo unos pocos de los que conozco parte de su historia, de hecho y sin ir muy lejos, tengo el caso de un buen amigo que un día, arriesgando todos sus ahorros, aposto por una idea radicalmente opuesta a su formación y experiencia profesional y de la que, sin que hubiese pasado mucho tiempo, pronto comprendió que no había sido la mejor decisión.

Hace unos días, en una de esas mañanas de domingo que más me gustan (una buena kilometrada de bici por carreteras libres de tráfico y con mucho tiempo para compartir con quien los comparto), este amigo y yo salimos solos y como no podía ser de otra manera, nos la pasamos hablando de nuestras cosas (imagínate lo que supone pasar más de cuatro horas codo con codo) y durante esas conversaciones hablamos de todo: de nuestras relaciones de pareja, de nuestras hijas… y por supuesto, de nuestros proyectos.

Él dice que “me tiene envidia” porque yo estoy teniendo la paciencia necesaria para acumular la información y formación que me permitan tomar la mejor decisión y yo le digo que eso no es cierto, porque al final, sepa más o sepa menos, tendré que apostar o no por el proyecto y si lo hago, lo que luego tendré que hacer es decidir es si mantengo la apuesta o no.

Es decir, primero, tal y como él y su familia hicieron, debo apostar por el proyecto o no y luego, tal y como él está haciendo, en los momentos de dificultad que seguro me voy a encontrar, deberé decidir si continuo con él o no.

Tu qué opinas ¿realmente lo que hacemos es apostar por un proyecto y luego, según su dificultad, decidimos si continuamos con él o todo lo contrario?

¿Se me nota mucho en cacao mental que tengo ahora mismo? Si en estos momentos estás en una situación similar a la mía solo me queda desearte mucha suerte con tus decisiones, tus apuestas, tus decisiones por apostar o en tus apuestas decididas.

Saludos y se feliz.

“Soy muy bueno en lo que me proponga hacer”

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

descarga

Cada mañana al levantarte y durante cada minuto de tu vida, debes decirte lo buen@ que puedes llegar a ser en cada cosa que te propongas a hacer y no te cortes un pelo en decírselo al mundo, ya estoy harto de esas personas que te miran “raro” y te tildan de ingenuo por ser un luchador que pretende cambiar el mundo y sobre todo, estoy harto de las personas que pretenden retener tu progreso, personal o profesional, sencillamente porque son incapaces de hacerlo por ellas mismas.

Dos cosas son las que te recomiendo que tengas en cuenta cada mañana al levantarte y durante cada minuto de tu vida:

  1. De aquello que tu optimismo te haga creer que vas a conseguir solo se hará realidad el 10%, así es que ya puedes calcular cuánto optimismo necesitas para llegar a tus sueños ¡ojo! Y me refiero a aquellos sueños sostenibles y que te hacen verdaderamente feliz, es decir: los que se consiguen sin trampas (difícil en estos tiempos) y los que hacen mejores a los que están a tu alrededor.
  2. Acepta que vives en una gran mentira y aprende a vivir en ella. En la vida que nos hemos creado casi todo de lo que ocurre a nuestro alrededor funciona fuera de la lógica y del equilibrio natural de las cosas: sobornos, enchufismo, discriminación, manipulación interesada… pero se trata de tu vida y debes aprender a encajarla de manera que seas capaz de disfrutarla, aunque algunas veces te sientas agotado por la lucha continua.

A lo largo de mi carrera profesional son muchas las ocasiones en las que he sido “amenazado con ser despedido” por decir lo que pienso con el objetivo de hacer las cosas mejor y con el afán de que el trabajo fuese más divertido, imagino que sabrás como me sentía o peor aún, cómo me he sentido durante años; sin embargo, ahora, aun estando en el desempleo, soy yo al 100% y he comprendido que lo que aquello pretendía era anular una gran parte de mi confianza, cosa que consiguieron, hasta el punto de que me afectaba y de forma notable en mi vida personal y en mi salud física y mental.

Por ejemplo, recuerdo que cuando tenía que interaccionar con personas que intimidaban por su amplísima formación o por los cargos que ocupaban (siendo yo consciente de que lo más importante en las personas no es eso, ya que a fin de cuentas ell@s también hace pipi y popo y más o menos tienen los mismos problemas que cualquiera), nunca me sentía plenamente convencido y seguro de lo que mis ideas, he de reconocer que muy buenas, me invitaban a compartir y todo provocado por la anulación que, de forma machacona y constante, recibía por parte de esas personas que temían que mi personalidad se pusiese en contra de su incompetencia.

No obstante superar eso lleva su tiempo y aunque es normal tener dudas en cada nueva aventura, nunca debemos dejar de seguir a nuestro instinto y mucho menos perder la confianza en nosotros mismos.

Obligado por las circunstancias y como millones de personas, estoy dándole un giro a mi carrera profesional, lo cual lleva su tiempo, y para ello me estoy formando, como sabrás, como Técnico en Aceite de Oliva y Vinos, y durante el desarrollo de esta formación me iban surgiendo ideas, ahora sé, bueno, concretamente desde ayer, que son muy buenas y en línea de lo que espera del sector de Aceite de Oliva Virgen Extra en el futuro; sin embargo y durante meses, por parte de personas que no quieren que nada cambie, solo he recibido mensajes de desánimo.

No tengo ni idea de a donde me va a llevar todo esto pero lo que sí debo tener claro es que de lo que mi optimismo me dice que voy a conseguir, solo será real el 10% y que por ello debo ser muy optimista y confiar plenamente en que soy muy bueno en lo que me ponga a hacer.

¿Y tú, piensas igual?

Saludos y se feliz.

Nota: Este Post lo escribí antes de encontrar empleo, lo que confirma aún más su mensaje ¡qué nadie te detenga!

Si sueñas con tener tu Blog ¿a qué esperas para empezar?

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

10934024_1136100533072805_1622153990231178808_n

Una de mis lectoras ¡muchas gracias! Me felicitaba hoy por uno de mis artículos y me decía, que cuando se decida a empezar con ese Blog que tiene en mente me pedirá consejo (lo que necesites, para mí será un placer) y curiosamente, en otro comentario hecho en la misma línea del anterior y por otra de mis lectoras ¡muchas gracias! Me decía que estaba a un pasito de empezar con el suyo, y que “solo” con trabajar en el planteamiento estaba descubriendo cosas de ella misma que hasta ese momento desconocía.

No puedo estar más de acuerdo. Para mí el Blog ha supuesto un antes y un después y como una de ellas decía en su comentario, yo también recomiendo a todo el mundo a que se haga un Blog y que con él, se atreva a compartir “sus cosas” porque tod@s tenemos algo bueno que aportar.

No soy Bloguero profesional, pero ya llevo más de dos años de disfrute continuo con mi Blog y con el que, hasta ahora, he creado, con este, 369 artículos, es decir, prácticamente un post cada dos días, y creo que esto me sirve para, desde la mayor humildad, darte algunos consejos que no son ni más ni menos que los que mi experiencia me permite compartir, a ver qué tal:

1º) Lo primero que debes plantearte o mejor dicho, medirte, es tu empatía e inteligencia emocional y resiliencia:

  • Empatía para imaginar el estado emocional de aquellas personas a las que te quieras dirigir.
  • Inteligencia Emocional para interpretar y responder adecuadamente los comentarios que te puedan llegar.
  • Resiliencia para mantenerte activ@ aunque muchas de tus publicaciones no tengan las lecturas que crees merecerte.

2º) Para empezar debes tener muy claro sobre qué quieres escribir, pero sabes qué, que si alguna vez te quedas en blanco, que te quedarás, y no sabes de que escribir sobre aquello a lo que te has comprometido, salvo que sea un Blog muy profesional, escribe sobre lo primer que te ocurra que creas que pueda aportar algo a tus lectores, aunque sea un rato de entretenimiento, ya que debes mantener el hábito de escritura y descubrir hasta donde  toleran “tus filigranas” tus lectores, por ejemplo:

3º) No te marques objetivos cuantitativos y si cualitativos. Cuando alguien se plantea crear un Blog solo debe tener dos objetivos:

  1. Escribir para disfrutar mejorando su redacción.
  2. Escribir intentando aportar algo a quien lo lea.

Y todo ello sin tener en cuenta las estadísticas,  ya que la mejor manera de saber si lo estás haciendo bien o no, es valorando lo que tus lectores te van diciendo con sus interacciones. Ten en cuenta que lo que ocurre en internet está fuera de tu control y aunque vas a leer muchas cosas sobre qué, cuándo y cómo compartir tus creaciones, no hay ninguna regla fija, de hecho,  sobre esta cuestión, todavía no tengo y creo que nunca tendré claro cuál es la mejor manera de proceder, así es que solo me pongo delante del ordenador y empiezo a escribir sobre mis reflexiones diarias, hasta que encuentro algo que me gusta y que creo que puede aportar algo a alguien.

¡Que se me olvida lo más importante! ¿De dónde sacas la inspiración para crear contenidos?

4º) ¿Dónde están los contenidos que necesitas para mantener vivo tú Blog? Están en todas partes, ahora mismo, si observas bien, tienes a mano cuatro o cinco “diamantes en bruto” con los que poder construir algo interesante, así es que, a trabajar tu capacidad de reflexión continua.

Si ya te has envalentonado para empezar con tu Blog, que no te de miedo, solo déjate llevar y disfruta con el placer de intentar hacerlo cada vez mejor.

Igual te estás preguntando que tiene que ver la foto de arriba (sí, soy yo) con este post, pero es que no he encontrado ninguna apropiada y aunque no lo parezca, tiene mucho que ver, porque la practica del ciclismo tal y como a mi me gusta es la mayor lección de constancia que conozco y de eso, de constancia, vas a necesitar mucho con tu blog.

Saludos, se feliz y disfruta.

¿Qué tienen de especial las personas fuertes?

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

descarga (1)

Esta mañana, durante los minutos de descanso de mis estudios preparatorios a las oposiciones de Celador Conductor que ha convocado el SAS,  he ido a hacer unas gestiones a las oficinas del INEM y al banco y aquí, que me conocen bien desde hace tiempo y que saben de todo lo que estoy haciendo para salir del desempleo, una de sus empleadas, de la cual su marido también lleva un tiempo en el desempleo,  me decía con respecto a como estoy gestionando mi desempleo:

“Gustavo, es que tú eres muy fuerte”.

Verás, no es que no me guste recibir piropos, te mentiría si te dijese lo contrario, pero cuando los recibo no me siento muy cómodo y siempre les quito importancia, porque realmente no sé donde está el mérito de eso que hago y que algún@s me reconocen como muy meritorio.

Esto me ha hecho reflexionar… pero ahora mismo, sí, sí, en este mismo instante, acabo de caer en la cuenta de que puede que una buena y frecuente reflexión sobre nuestra situación, ayude a las personas a aumentar su fortaleza emocional ¿no crees?

Como te decía, esto, mientras me dirigía a las oficinas del INEM, me ha hecho reflexionar unos minutos sobre qué es eso que puedo tener y que algún@s, bueno, much@s, valoran como condiciones de una persona muy fuerte:

  1. Aceptar mis limitaciones físicas y psicológicas y encontrar el equilibrio entre cuerpo y mente, y este no es un pensamiento filosófico sin más, es un objetivo a cumplir tan, o incluso más importante que cualquier objetivo profesional.
  2. Tener claro que la felicidad es la consecuencia de un enorme y continuo esfuerzo del que debo sacar la máxima energía para alimentar mi autoestima, sin perder la perspectiva.
  3. No hay nada ni nadie más importante que la familia y debo asumir la responsabilidad de que de mi ejemplo, en gran medida, dependerá su equilibrio y todo lo que me devuelvan.
  4. ¿Cómo se puede vivir equilibradamente y feliz creyendo que los demás son inferiores a ti por su distinta raza o lugar de nacimiento, condición social, sexual o religión? No se puede.
  5. Estamos en la sociedad del conocimiento, que nadie me manipule para que pueda sacar mis propias conclusiones, sobre todo, siendo capaz de compartir con los demás, independientemente de su raza o lugar de nacimiento, condición social, sexual o religión.
  6. Y para terminar, aunque se podrían incluir alguna cosilla más, he de reconocer que realmente “no tengo ni idea que es eso de ser fuerte”, lo que sí tengo claro es que cada segundo de mi vida que me lo pase lamentándome, o no centrado en lo verdaderamente importante, es un tiempo de valor incalculable que estoy tirando a la basura, porque, por si no lo sabes, nuestra vida es un “bono de tiempo de valor incierto” que en cualquier momento podemos perder de forma inmediata.

Saludos y se feliz.

Mi peor día en el desempleo.

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

forum deficiencia_1287425343

Momentos malos durante mi desempleo he tenido tantos como días llevo en esta situación multiplicados por tres, principalmente estos:

  • Cuando justo al despertarme mi subconsciente negativo tiene esos segundos de control sobre mis emociones, que me hacen sentir un estado de leve ansiedad por mi situación, aunque, en breve, soy yo el que toma el control haciendo un repaso de mi estado real para mantenerme fuerte en la búsqueda de soluciones.
  • Cuando al abrir el correo y repasar mis solicitudes de empleo, compruebo que aún no he recibido respuestas a los CV enviados o que, de nuevo, he sido descartado, mayormente por mi edad, en los diversos empleos a los que me postulo, pero pronto y por mi salud mental, vuelvo a tomar el control, porque sé que, si lo pierdo, mis posibilidades de sufrir problemas emocionales aumentan y por ende, aumentan mis dificultades para encontrar soluciones.
  • Cuando al comprobar mis recursos y veo como poco a poco y de forma constante, mis ahorros van menguando para atender las necesidades de mi familia, pero pronto vuelvo a tomar el control para decirme que aun y tristemente, sigo siendo un privilegiado porque tengo margen para llegar a tiempo a una buena solución.

Días malos, me refiero a esos que cuando llegan a su fin pareciese que todo te sale mal y que nunca llegarás a nada, bueno, pues de esos también he tenido unos cuantos, afortunadamente no muchos y además, con el apoyo de mi mujer y mi hijas, pronto hemos llegado a la conclusión de que estamos juntos y sanos y que eso, por sí mismo, ya es una motivación más que suficiente para empezar el día siguiente con mucha ilusión.

Pero lo que me paso el otro día ha sido para mí un punto de inflexión en el que a partir de ahora, no voy a permitir momentos malos y mucho menos días malos, ya que esta situación me llevo a perder mis valores, esos que con tanto celo intento transmitir a mis hijas.

Me propusieron mis hijas, teniendo en cuenta que su presupuesto es muy justo, ir a una tienda de ropa muy barata en la que, por poco dinero, se podían hacer con la ropa que necesitaban para el verano, seguramente no es de muy buena calidad, pero es lo que ahora se pueden permitir.

Todo fue genial, se ajustaron al presupuesto haciendo una compra inteligente y práctica y cuando llego la hora de pagar, mi hija menor me pidió que le acompañase a la caja.

Nos tocó una en la que había una chica muy guapa, muy diligente y educada; de hecho, mientras trabajaba, yo disfrutaba viendo lo eficiente que era, ya que me encanta ver a la gente que hace que con su trabajo los demás se sientan cómodos.

Sin embargo, en sus movimientos había algo que me llamaba la atención por lo atípico, no obstante, por discreción, no quise reparar más en ello, hasta que por si solo se descubrió que tenía una minusvalía.

Nuestro subconsciente negativo puede ser muy traicionero y si además estamos atravesando por un momento difícil, puede sacar lo peor de cada uno de nosotros y en este caso, al comprobar la minusvalía de esta grandísima profesional, a mí me llevo, durante un breve tiempo, a hacer reflexiones totalmente discriminatorias sobre porque ella y otros como ella, sí tienen empleo y yo no.

No te puedes imaginar la enorme sensación de desasosiego que me quedo cuando fui consciente de a qué punto de inhumanidad nos puede llevar la situación de inestabilidad por la estoy, junto con otros cuantos millones, atravesando, así es que, como te decía, este ha sido el punto de inflexión en el que a partir de ahora ya no voy a permitir más momentos ni días malos y menos, cuando no soy culpable de nada y como otros muchos millones de buenas personas, estoy trabajando para salir de esta.

Saludos, ánimo y se feliz.

Más de 800 días en Linkedin ¿para qué me han servido?

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

descarga

Hace unos días mantuve “una conversación” con un nuevo contacto de Linkedin, en la que ella, usando el mío como ejemplo, me consultaba la mejor manera de redactar un extracto, a lo que yo le he respondí que, desde mi modesta opinión, lo mejor es que se dejase llevar por su sentido común y que pusiese aquello que ella crea que mejor la describe, sin pararse mucho a pensar si gustará o no, porque como se pare en eso, nada de lo que escriba le va a gustar.

También le recomendé que no se obsesionase mucho con Linkedin porque, en la búsqueda de empleo, tampoco es tanto como algunos nos lo quieren vender, ya que, al menos de mis contactos y son unos cuantos, veo que muy pocos (los podría contar con los dedos de una mano y me sobran algunos) consiguen empleo o mejoran el que tienen.

Como ocurre con la mayoría de la gente que se mueve en esta red social, ella también es una mujer muy educada y como no podía ser de otra manera, me respondió, cuando pudo, para agradecerme mi respuesta y a la vez, contarme un poco su historia, la cual, desgraciadamente, se parece a muchas otras, la mía entre ellas: ella en el desempleo y su marido también.

Me contaba que su marido, que se quedó en el desempleo recientemente, pasa mucho tiempo pegado al ordenador y sobre todo en Linkedin, haciendo contactos y enviando CV a diestro y siniestro y que ella, es más de trabajarse los contactos personales, los de toda la vida, y de darse una vuelta por Linkedin de vez en cuando. También me decía que había hablado con su marido de mí y que, como yo, también se están planteando formarse para abrir sus posibilidades de encontrar empleo. A esto animo a todo el mundo y no solo por las salidas laborales que pueda ofrecer, es por nuestra salud mental.

Todo esto, como estás comprobando, ha despertado mi capacidad de reflexión para dar un repaso a todo lo que he hecho en Linkedin y sobre cual está siendo su resultado.

Bueno, en resumidas cuentas y si nos atenemos al objetivo que buscaba cuando me inicié en esta red social, está siendo un fracaso absoluto ya que sigo en el desempleo.

Pero ¿es ese al análisis correcto?

¡Rotundamente no! Porque:

  • He conocido a grandes personas y sé que si pueden echarme una mano, hasta donde sus límites se lo permitan, lo harán.
  • Sentir el compromiso de mantenerme activo en esta Red Social con el objetivo de encontrar empleo, me llevo a investigar y a desarrollar la manera que mejor se adapta a mí: mi Blog y con él, he descubierto cosas sobre mí que nunca me imaginaba que tenía.
  • No haber encontrado empleo a través de la dedicación que empleo en Linkedin, de momento, no quiere decir que no me haya llevado a estar en las quinielas de alguien, por ello, no dejaré de aportar mi granito de arena cada día.
  • Creo que me he creado una buena imagen personal y profesional ¿y quién sabe? Igual en un futuro me autoempleo y sin querer, me he hecho de una buena cartera de clientes.

Con todo esto, solo me queda y en base a mi experiencia, ofrecerte estos consejos:

  1. Linkedin no es la solución a tu desempleo, solo es una de las herramientas que debes usar en la búsqueda de soluciones y como tal, tiene un uso concreto: “no debes golpear con una llave inglesa, con ella solo debes apretar”
  2. Dedícale un tiempo limitado, si lo calculas bien, más de una hora al día ya es demasiado, salvo que tengas un grupo o un Blog con más o menos éxito, entonces te exigirá más pero la motivación será otra y no te quemará.
  3. Si has encontrado una estrategia con la que te sientas cómod@ ¡dosifícate! He visto como much@s empezaron muy fuertes y poco a poco han ido abandonando ¡no lo hagas, no abandones! La búsqueda de empleo es una carrera en la que sabes cuando empiezas pero no donde está la meta.
  4. Luego está el comportamiento, a ver, aquí hay gustos para todos, pero como te decía, en esta Red Social, salvo algún caso, la educación es una garantía y solo te has de preocupar de alejarte de aquell@s que no te aporten, o al menos que no te resten y perder el miedo a participar por temor a comentarios inapropiados o contrarios a tus aportaciones, no te preocupes, no pasa nada, porque si ese comentario contrario viene por alguna aportación tuya mal interpretada, se aclara y si es necesario, se piden disculpas y si es inapropiado, gestiónalo y si al final te lleva a una espiral sin salida, corta por lo sano y no muevas más la…

No obstante hay muchísimo publicado sobre el tema, pero sobre todo quédate con esto:

Linkedin no es el remedio a tu desempleo, es solo una herramienta y de estas, para salir del desempleo, necesitamos una caja muy completita”.

Saludos, suerte, ánimo y se feliz.

“Mi primera entrevista de trabajo”

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

Antonio-JImenez-Manuel-Oleicola-Francisco_EDIIMA20141112_0844_14

Ayer tuve el enorme placer de ser entrevistado “por primera vez” ¡sí, sí, por primera vez, como te lo cuento y a mis casi 50 tacos!

Y fue una entrevista fantástica, hecha dando un paseo en el que podría ser mi lugar de trabajo y en la que, por lo tanto, se valoró in situ lo que podría aportar a un proyecto que me enamoró, un proyecto que implicará mucho trabajo y muchos días de tensión, tensión que vendrá provocada por la casi obsesiva búsqueda de la excelencia, ya que para esta pequeña gran empresa, ofrecer a sus clientes lo mejor que pueden hacer es la prioridad de cada día.

Duro en torno a dos horas y media y porque era la hora de comer, que si no…, fueron dos horas y media de amabilidad, de educación, de ilusión, de sentir el coraje de una familia que lo ha apostado todo por un sueño y que lucha duro por cumplirlo.

Hablamos y hablamos y mientras lo hacíamos, al menos yo, me divertía enormemente, porque, por primera vez en más de dos años de dura búsqueda de empleo:

  • En ningún momento “tenía miedo” a ser rechazado por mi edad.
  • En ningún momento “tenía miedo” por a la opinión negativa de alguna persona de algún departamento de RRHH que ni si siquiera se había molestado en conocerme un poco por teléfono.

Y sobre todo, como te decía y por encima de cualquier cosa:

  • Solo se valoró lo que podía aportar al proyecto.

Pero hay algo más.

Cuando hoy en día y en mi caso hace algo más de dos años, caes en el desempleo con más de 45 años habiendo empezado a trabajar muy joven abandonando los estudios, no es que tengas un problema, es que tienes un problemón que debes resolver cuanto antes.

Y tomes la decisión que tomes, es decir, si decides emprender, o si decides mantenerte en el empeño de buscar empleo, o como en mi caso, apuestas por valorar y mantener una planificación para las dos opciones, solo te puedo recomendar que no lo hagas sin la formación adecuada, porque puede que, mientras la adquieres, descubras que al enorme valor que tiene tu experiencia, le puedes añadir una formación totalmente actualizada para estos tiempos y que con sus sinergias, puedes ofrecer un perfil profesional nuevo a las empresas de tu entorno que les puede ayudar a superar estos tiempos tan difíciles, o puede que descubras que si no hubieses adquirido esa formación, lo más probable es que si hubieses emprendido habrías fracasado estrepitosamente.

Al menos en mi caso ha sido así, al hacer mi apuesta por formarme como Técnico en Aceite de Oliva y Vinos, lo primero que descubrí es que si hubiese emprendido con el negocio del Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE) cuando me lo plantee, lo más probable es que habría tenido un fracaso más que asegurado y lo segundo, es que, a lo aprendido, se le han sumado una serie de contactos y experiencias, que me han ayudado a descubrir un perfil profesional totalmente novedoso para el sector, del que muchos ya están tomando nota, y como te decía, sobre él, ayer tuve mi primera entrevista.

Salir del desempleo está siendo la carrera de fondo más dura de todas en las que he participado, pero no sé porque, algo me dice que tras aquella cima por fin voy a encontrar la meta.

Saludos, se feliz, suerte y mantén tu empeño.

¡¡Muchas gracias a  http://oleicolasanfrancisco.com/ por la oportunidad brindada, hablamos!!

Anclad@s en el: ¡es qué eso va a ser muy difícil!

¡¡Bienvenida o bienvenido a mi Blog!

d097e240-d1a5-11e2-aa6b-7054d21a8f10.gif.pagespeed.ce.F_IiIHMDTs

¿Y quién dice que nada sea fácil?

Reconozco que cuando creo en algo me apasiono con facilidad y que cuando hablo de ello la mayoría de las personas con las que interactúo me ven como un ingenuo que cree en cambios imposibles.

Pero eso es lo que creen ell@s, porque la verdad es que soy muy consciente de la realidad en la que vivo… mejor dicho, la realidad en la que vivimos la mayoría; sin embargo, hace años decidí que la mejor opción para mí es ser un “ingenuo soñador con los pies en la tierra”, y creer que los cambios son posibles si se pone el empeño necesario, porque sabes qué, que se producen, pero claro, no será mañana y posiblemente tampoco pasado mañana y quizás tampoco dentro de un par de años, pero de lo que sí puedes estar seguro es de que no se producirán nunca si te mantienes anclad@ en el: ¡es que eso va a ser muy difícil!

Cuando hablo con alguien sobre cualquier proyecto y ese alguien me pone esa excusa, me entra una “mala leche controlada” que no te puedes imaginar, porque ya sé que cualquier proyecto o cambio de actitud es muy difícil y visto lo visto a la mayoría les resulta difícil hasta pensar en ello, porque ¿para qué hacer nada? Si tal y como están las cosas ya me va bien o el esfuerzo no merece la pena.

Hace poco (como continuación de una conversación inacabada, en la que le dije que, desde mi modesta opinión, él no tenía desarrolladas la empatía y la inteligencia emocional) hablaba con un magnífico y veterano profesional sobre la importancia de la automotivación, la empatía y la inteligencia emocional en su trabajo o en cualquiera y durante el desarrollo de la misma, llegamos a un punto en el que surgió la maldita excusa y en este caso él se justificaba, en que a su edad era muy complicado cambiar y claro, “se me subió la bilirrubina” y le pregunté: ¿es que piensas morirte dentro de un rato?

Se sonrió y me dijo ¡no hombre, que exagerao eres! Continuamos la charla y en unos pocos segundos encontramos dos cosas de su personalidad que no le gustaban desde que era muy joven y que, por culpa de la maldita excusa, aún no había resuelto estando a las puertas de su jubilación, fue entonces cuando le demostré que tenía motivos suficientes y más que de sobra, para levantarse cada día con una enorme motivación para resolver aquello que no le gusta y que en ocasiones le hace perder el control de sus emociones y por ende, su empatía e inteligencia emocional.

“Pero que nadie piense que esto es exclusivo de las personas más veteranas, que ya nos vamos conociendo… ¿verdad que sí departamentos de RRHH?”

Ayer sin ir más lejos mantuve dos conversaciones muy interesantes con dos personas muy distintas y mucho más jóvenes que este veterano profesional. La primera tenía unos 20 años menos que él y la segunda, más o menos, unos 40 menos.

La primera está intentando reorientar su carrera profesional (es algo más joven que yo y por lo tanto tiene los mismo problemas que los +40 en cuanto a la búsqueda de empleo se refiere) y durante la conversación, y a cada nueva propuesta que le hacía sobre actividades a realizar para ponerse en marcha en la búsqueda de empleo, me respondía con “la maldita excusa” y claro, “se me subía la bilirrubina” y como no estaba siendo todo lo sincera que debía, se vio, empujada por mi pasión, obligada a reconocer que el verdadero problema era que estaba agotada de luchar, a lo que le propuse que, para no agotarse, dejase de esconderse tras “la maldita excusa” y simplemente se pusiese en marcha sin esperar nada a corto plazo, pero que se pusiese manos a la obra.

Unos minutos más tarde me encontré con unos veinteañeros que conozco muy bien, no puede ser de otra manera ya que son mis compñer@s de clase, y mientras esperábamos a nuestra tutora (era el día de recogida de notas, pronto te enseñaré las mías), hicimos un repaso del curso y de cuál ha sido el resultado para cada un@ (aunque aún no teníamos el documento oficial tod@s sabíamos nuestros resultados) y claro, por lo que por mi edad represento para ell@s, much@s buscan en mí el alago y el consejo y en ocasiones, demasiadas, el consuelo para justificar sus malos resultados, aunque saben que soy bastante duro e intransigente, sobre todo, en lo que se refiere a poner excusas, ya que saben perfectamente que tengo claro que los resultados son la simple consecuencia del empeño por conseguirlos y sobre todo cuando solo depende de ti.

Sin embargo, un@ de ell@s me dijo que quizás la diferencia entre mis resultados y los suyos, era que como a mí me gustaba lo que estudiamos me resultaba más fácil, a lo que yo le respondí que no debe cometer el error de compararse conmigo, porque aunque se supone que su capacidad y rapidez de aprendizaje es mayor que la mía (insisto, solo se supone), debe tener en cuenta que por mi edad y sobre todo por mis responsabilidades, mi compromiso es mucho mayor que el suyo.

Dicho esto y como si de su padre se tratase, es decir, “con bronca educativa”, le recordé algunas de las conversaciones que mantuvimos a principio de curso sobre lo que yo opinaba de lo que decía, en cuanto a la dificultad que algunas de las asignaturas que hemos cursado tenían y sobre todo, como se justificaba continuamente para no cumplir con sus responsabilidades haciendo uso de “la maldita excusa”, cada vez que algún profesor proponía alguna actividad para mejorar nuestra formación.

Moraleja:

¿Tienes algo mejor que hacer que ponerte en marcha y dejar de lamentarte?

Saludos y se feliz.