No se puede ser feliz sin confiar.

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

descarga (1)

Llevamos unos años descubriendo, lo que para mí es la punta de un iceberg, una buena cantidad de las grandes mentiras que envuelven a nuestra vida:

  • Políticos corruptos.
  • Empresas que consiguen sus “éxitos” a través de los favores de esos políticos corruptos.
  • Leyes que se crean para proteger a grupos minoritarios muy poderosos de nuestra sociedad.
  • Manipulación continua de datos con el objetivo de tapar la incompetencia de much@s y cuyas consecuencia pagamos otr@s.

Y son noticias que consiguen que, poco a poco, se vayan minando nuestras esperanzas e ilusiones, afectando y perjudicando nuestras relaciones personales y profesionales (desde las más íntimas y familiares, hasta las más alejadas con personas que solo coincidiremos una vez en la vida y durante unos segundos de nuestros, con suerte, cortos 80 años de existencia) repercutiendo directamente en la línea de flotación de nuestro equilibrio emocional, tan necesario para nuestra tranquilidad y felicidad.

Sin embargo, hay algo que me preocupa aún más: nuestra incapacidad de reflexión para saber apreciar y valorar, con la misma intensidad de positivismo que lo anterior de negativismo, aquellas buenas noticias que, entre líneas, acompañan a las malas y que nos deben hacer confiar en que las cosas pueden cambiar.

Porque y desde mi modesta opinión, es imposible ser feliz sin confiar en que las cosas pueden cambiar a mejor, a ver:

  • Yo confío en que hay personas interesadas (que pueden, quieren y lo están demostrando) en acabar con la corrupción política, así es que me despreocupo y me centro en cumplir, con responsabilidad, con mi parte de la tarea para que nuestra convivencia sea la mejor: seguir cumpliendo con mi derecho a votar.
  • Yo confío en que hay personas interesadas (que pueden, quieren y lo están demostrando) en perseguir a esas “empresas” que pretenden conseguir sus éxitos con trampas, así es que me despreocupo y me centro en cumplir, con responsabilidad, con mi parte de la tarea para que nuestra convivencia sea la mejor: dar una segunda oportunidad a aquellos trabajadores que no tenían ni idea de lo que ocurría y que serán los que al final cargarán con las consecuencias.
  • Yo confío en que hay personas interesadas (que pueden, quieren y lo están demostrando) en conseguir las leyes más justas, así es que me despreocupo y me centro en cumplir, con responsabilidad, con mi parte de la tarea para que nuestra convivencia sea la mejor: utilizar mis humildes recursos de comunicación y sumar fuerzas con quien quiera, para que nuestra convivencia esté regulada por leyes más justas para tod@s.
  • Yo confío en que hay personas interesadas (que pueden, quieren y lo están demostrando) en denunciar la manipulación de los datos con los que se toman decisiones de futuro, así es que me despreocupo y me centro en cumplir, con responsabilidad, con mi parte de la tarea para que nuestra convivencia sea la mejor: no hacer nunca juicios de valor con aquellos datos que nos presentan, sin antes hacer un buen trabajo de investigación, para evitar que nos puedan llevar a la discusión.
    • Yo confío en que hay personas…

En definitiva:

  • ¿Cómo se puede ser feliz si con cada nueva mala noticia aumentamos nuestra desconfianza hacia nuestro entorno?
  • ¿No es mejor para tod@s interpretar la parte positiva de cada mala noticia comprendiendo que l@s buen@s somos mayoría y que siempre vamos a perseguir a l@s mal@s?

Eso sí, hay una parte en todo esto que es muy difícil aceptar:

“Los daños colaterales que otras personas sufren por esas grandes mentiras, o que cualquiera de nosotros podemos sufrir, pero que debemos aceptar como parte del proceso evolutivo natural de cada nuevo avance de la humanidad, así lo dice la historia y así será siempre, por eso, confía y piensa que no es solo por tu salud mental, es por el bien de tod@s”

Saludos, se feliz y confía, pero siempre alerta.

Anuncios

Ser Visitador Médico (Vendedor) y que te felicite un Bombero.

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

descarga

El sábado pasado quedé con dos amigos, uno Bombero y el otro desempleado de larga duración, para dar una vuelta en bici por las montañas de Jaén y el desempleado, que me advirtió hace unas semanas de que pasados unos días, tendría que hablar conmigo para pedirme consejo sobre una oferta de empleo relacionada con mi profesión actual y la que vengo ejerciendo desde hace ya muchos años: Visitador Médico y de Farmacias; cuando ya estábamos los tres dispuestos para salir a pedalear, se mostraba ansioso por que empezamos el paseo para iniciar la charla pendiente mientras.

Durante muchos años él trabajo como responsable de una gran tienda de una importante cadena de electrodomésticos y desconozco la cantidad de empleados que tenía que dirigir, muchos, demasiados para una persona, presupuesto que manejar y objetivos que cumplir, pero cuando yo iba por allí a hacer alguna compra o a quedar para organizar alguna salida de BTT, me llamaba la atención la tensión que mostraba su cara, no lo reconocía, veía a mi amigo pero no a sus verdaderas emociones.

Afortunadamente para él y para su familia, no pasan apreturas; su mujer tiene un buen empleo y durante su desempleo, ha aprendido a valorar el tiempo en familia hasta el punto de decidir de que no volvería a buscar un empleo similar al que tenía.

Es licenciado y se sacó el CAP intentado buscarse la vida en la enseñanza, pero la cosa no pinta bien y ha decidido buscar en otros sectores.

El caso es que entre unas cosas y otras y entre un contacto y otro, está negociando su incorporación con una empresa externa para representar algunos productos farmacéuticos a comisión y como te decía, afortunadamente para él y su familia, sus necesidades básicas y un poquito más, están bien cubiertas, por lo que se puede permitir el lujazo… repito: el lujazo, de poder empezar una aventura así solo con el objetivo de aprender de sus propios errores.

Bueno, pues una vez que empezamos nuestro paseo en bici por las montañas de Jaén y mientras pedaleábamos, él empezó a contarme como le había ido la entrevista para ese nuevo proyecto, lo que había dicho y preguntado, lo que su entrevistador le había dicho y preguntado y las condiciones económicas que le ofrecieron, que como te puedes imaginar, dejan mucho que desear, en fin, que me contó todo el proceso.

A falta de conocer más detalles de los productos que podrá representar, lo primero que le advertí fue que con esas condiciones y tal y como está la cosa aquí en Andalucía, no debía esperar grandes ingresos, a lo que me respondió que ese no era el problema. Ya te he comentado que afortunadamente se puede permitir invertir tiempo y dinero en aprender una profesión, así es que entramos la materia que a él más le interesa conocer con esta pregunta:

“Gustavo ¿pero cómo debe actuar un Visitador Médico profesional ante sus clientes?”

Se fue al grano porque para un profesional de su nivel no es necesario aconsejarle sobre la importancia de una buena planificación, conocimiento de producto, propio y ajeno, manejo de presupuestos, etc.

Y por lo que puede suponer recomendar mal un medicamento, él tenía claro que no se vende lo mismo que una lavadora, pero no entendía como se puede a llegar a conseguir ese “cierre de venta” si en este caso no existen descuentos, campañas con ofertas, financiaciones sin intereses… es decir, todas esas herramientas que suelen usar la mayoría de marcas y que tan acostumbrados estamos los consumidores.

Por su lenguaje corporal deduje que él esperaba una serie de consejos tipo mandamientos del 1 al 10 o algo así, sobre que técnica es la mejor para llegar al cierre y no es que no la haya, es más, se deben cumplir, pero en este caso hay algo más que la mayoría solemos obviar: las emociones.

Le dije lo siguiente:

“Amigo mío, este es un trabajo para gente empática, reflexiva y sobre todo inteligente, porque cuando termines tu jornada no tendrás un dato de venta directa que te permita valorar si has tenido o no un buen día, salvo que poseas:

  • La suficiente empatía como para detectar, a través de lenguaje corporal de tu cliente, si vas bien o no.
  • Una capacidad de reflexión suficiente como para trazar tu plan personal de mejora profesional.
  • La inteligencia suficiente que te permita entender y aceptar en que mercado estás y, por tu buena salud mental, cómo se miden los datos.

Y en cuanto a tus clientes, volvemos de nuevo a la empatía y utilizándola, quiero pedirte que cuando estés delante de ell@s y al mismo tiempo que haces tu exposición, te l@s imagines como cuando tenían más o menos 16 años y que intentes pensar en que fue lo que les hizo tomar la determinación de querer ser Médico.

Puede que te equivoques en algún@s casos, porque lo has hay que tomaron la decisión creyendo que se podían hacer ricos, que los habrá, también l@s hay que lo son por tradición familiar, etc., pero en la mayoría de los casos ten en cuenta que lo decidieron porque querían ayudar a los demás ¿qué te dice eso?

Pues a mí solo me dice una cosa: que son muy buenas personas y que como tales, llevan muy mal que les presionen, máxime cuando su alta responsabilidad y compromiso les presiona por si solo y si por no fuese suficiente, l@s pacientes y el sistema también les presionan, por lo tanto:

¿No te parece que suficiente presión como para que nosotr@s también les presionemos por encima de lo que nuestra empatía y sensibilidad se haya ganado? No sé si me explico.

Otra cosa en la quiero que pongas tu empatía al máximo es en el evidente detalle de que son Médicos y que por lo tanto, les permite saber escuchar, buscar información y por supuesto, estudiar, así es que:

  • No utilices verdades a medias en tus argumentos, porque si te detectan, que lo harán, nunca más tendrás su confianza.
  • Respeta su inteligencia, recuerda que son Médicos, y no pretendas darles clases magistrales, usa su lenguaje corporal para detectar cuando les interesa lo que dices y cuando no.
  • Recuerda que no tienen obligación de atendernos y sin embargo, la mayoría lo hacen, por eso, cuando no se paren a atenderte, no fuerces la situación y gánate el derecho a que en la próxima visita te atiendan correctamente, recuerda, son Médicos y aunque algunos no lo crean, tienen muy buena memoria, sobre todo para lo negativo, como cualquiera.

En resumen, tu tarea consiste en conseguir que a través de unas buenas e inteligentes visitas emocionales, al final de la misma, tengan interés por saber más de tu producto, para que, a posteriori y normalmente en su intimidad, tomen la decisión de usar tu producto y no otro”.

A todo esto nuestro amigo el Bombero veterano, al que la vida le ha enseñado lo suficiente como para saber valorar, muy por encima de la media, lo que merece o no la pena en esta vida (a saber cuántas cosas puede ver un Bombero a lo largo de su carrera), iba muy atento a la conversación pero si decir ni pio, sin embargo, va y me dice:

“Gustavo, te he estado escuchando con mucha atención con el objetivo de intentar aportar algo, pero solo me cabe felicitarte y no solo por tu profesionalidad, lo hago por tu sensibilidad, no es normal escuchar a alguien hablar así”

No sé si estarás de acuerdo o no con lo que has leído, sinceramente, no me importa si no lo estás, tengo la suficiente experiencia vital como para saber que eso funciona y en cualquier actividad profesional, ya que me ha demostrado que ofrece resultados equilibrados y a largo plazo, pero sobre todo los ofrece para mi salud mental, así es que, quizás, deberías ser tu quien revise sus principios, valores y prioridades.

Saludos y se feliz, si sabes y puedes.

Si vives solo para ti no tenemos futuro.

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

559d3b99bf796.r_1436367821757.0-0-1915-1080

¿Cuántas más cosas tienen que pasar en este mundo para que reaccione la humanidad?

Seguramente somos millones los que nos hacemos esta pregunta continuamente y
seguramente, solo con echar un vistazo a nuestro alrededor más cercano, comprendemos que esto no va a cambiar nunca; de hecho, llevamos unos cuantos milenios en esta misma situación, es decir:

“Un@s cuant@s list@s muy confundid@s sobre cuáles deben ser sus prioridades, pero dispuest@s a hacer lo que sea por llevar la vida que ell@s creen que es la mejor”

Además, me da pena ver cada día como muchas personas siguen el ejemplo de semejantes personajes, envidiando la vida que llevan como si esa fuese la única opción posible y por si fuera poco, riéndose de aquell@s que optamos por otro tipo de vida, para mí, mucho más equilibrada.

A ver criaturas, sé que vuestra capacidad de reflexión es nula y que cuando os ponéis a pensar, solo siento pánico por cuales pueden ser vuestras conclusiones pero ¿de verdad os cuesta tanto llevar una vida tranquila, equilibrada y capaz de aportar cosas a los demás? ¿De verdad creéis que la vida de los elegidos es aquella que solo aporta placer y poder? ¡ME DAIS PENA!

Humillar, mentir, manipular, traicionar, sobornar… y por supuesto, en muchos casos, matar ¿esa es la vida que has elegido? ¿Y para qué?

  • ¿Conoces la sensación que se siente cuando alguien te da las gracias por algo que has hecho de corazón y sin pedir nada a cambio?
  • ¿Conoces la sensación de un abrazo sincero?
  • ¿Sabes lo que significa compartir tu vida con la misma persona y sentir que cada día que pasáis juntos es mejor que el anterior?
  • ¿Has disfrutado, si es el caso, del crecimiento de tus hij@s hasta el punto de no haberte perdido ninguna de sus alegrías y tristezas?
  • ¿Eres tan pobre que todo lo que estás disfrutando en tu vida solo se consigue con dinero?

No sé… ¡bah, que tontería! Seguramente aún no te has enterado de que vives pendiente de un hilo y de que en cualquier momento todo eso que haces para crearte la vida que quieres se puede volver en tu contra y que, además, todo lo que estás consiguiendo está rodeado de una enorme mentira de la que solo quedará el daño que hagas con tu tarea.

Aunque que sé que piensas que soy un tonto soñador, por no decir un gilipollas, voy a intentar ayudarte un poco a que encuentres el camino hacia la felicidad, porque no sé si sabes que la felicidad no está en esas cosas que crees que debes conseguir a cualquier precio, bueno, en el fondo tu y yo sabemos que algo sospechas ¿verdad? Esa cosilla que sientes con frecuencia en la boca del estómago sabes que no debería estar ahí.

¿Quieres tener una vida plena? Te invito a que sigas estos pasos:

  1. Acepta que tu vida no es tuya, ya que tu vida es el relevo que alguien te dio para que continuases con la evolución de la especie humana.
  2. La familia no la elegimos nosotros y puede que no hayas sido afortunda@ con la que te ha tocado, pero eso no justifica que continúes con su ejemplo, pide ayuda si lo necesitas y plantéate la vida desde cero buscando esas sensaciones que te ayuden a ser feliz.
  3. Tú, yo y tod@s, tenemos una misión: hacer que las generaciones futuras tengan una vida mejor que la nuestra y claro, me refiero a que hagas que las personas de tu alrededor consigan lo mejor para ell@s, siempre teniendo en cuenta el respeto a todas las personas independientemente de su condición sexual, raza, minusvalía, capacidad de aprendizaje, cultura…
  4. Consigue todo aquello que te merezcas por tu esfuerzo: una buena casa, la mejor despensa, un gran coche, viajar y lo que sea que se te ocurra, pero no sin dar prioridad a las personas, a los animales con quienes compartes planeta y por supuesto, al medio ambiente.

Vivimos de prestado en un planeta que nos proporciona recursos para todos y sin embargo y por la avaricia de much@s como tú, seguimos sufriendo innecesariamente de situaciones que no nos convienen a ningún@ ¡sí, sí, a ningún@, a ti tampoco!

Tenía que llegar el momento en el que estamos y acaba de empezar, la cuestión es:

¿Hasta dónde vais a permitir que llegue?

Saludos y se feliz.

“Forever Young”.

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

descarga

Este Post nace inspirado por una conversación mantenida esta mañana con una persona algo mayor que yo, una persona de la que nunca me esperaba que tuviésemos una conversación así y que me ha recordado otra mantenida, en el mismo tono, hace algo más de un mes con otra persona de su misma edad.

“Solo te diré que es muy triste llegar en ese estado a esa magnífica edad de los 50, porque en su momento no se supo crear la estrategia de vida adecuada”.

Ya muy cerca de cumplir los 50, compruebo cada día como todo aquello que, durante mi juventud, me decía mi sentido común sobre cómo debía llevar mi vida estaba bien orientado, aunque no sin sufrir una dura lucha emocional contra lo que otr@s me querían hacer creer que debía hacer.

Viajaba este lunes muy temprano escuchando RNE hacia el pueblo que sería la cabecera de la ruta que había planificado para esta jornada, cuando insistían con frecuencia que durante la mañana presentarían a sus oyentes las novedades de la nueva temporada.

Bueno, ya sabes cómo son estas cosas de las promociones, de unas cosas te enteras y de otras no; sin embargo y con una voz envolvente, alguien dice algo más o menos así:

“La filosofía no es ni más ni menos que la capacidad para trabajar la reflexión, con el objetivo de tener claro quién y porque te está utilizando, para que adoptes las mejores soluciones posibles”

Los que me conocen bien me han escuchado decir muchas veces que:

“Esto es una gran mentira manejada por unos cuantos listos que se saben aprovechar de muchos inteligentes”.

Digamos que esta reflexión es la que nos permite descubrir el quien y el por qué, pero también los que me conocen bien, me escuchan decir con mucha frecuencia que solo tengo un objetivo para cada día:

“Vivir activo pero dosificando y reflexionando, para mantener la suficiente energía física y mental como para cortejar a mi mujer cada día, de forma que sea ella quien decida si sí o si no”

Por cierto, son muy poc@s personas las que entienden lo que este pensamiento significa.

Porque eso no es así de simple, ya que para conseguir que mi mujer diga sí con la frecuencia que a cualquier hombre le gusta, he de cumplir con todos esos objetivos, aparentemente menores, que un padre y marido tiene como tal, y que hacen que una mujer se sienta tranquila y segura, como para sentirse atraída por el hombre que se lo provoca de forma continua y, sinceramente, solo conozco un camino:

“Encontrar el equilibrio entre la realidad y la ficción y entre mi cuerpo y mi mente para que aun cumpliendo años no tenga consciencia de ello”

Te suena a muy animal, pues no te equivocas, observo mucho el comportamiento animal para aprender de ellos, porque del humano, estoy aprendiendo muy poco y desaprendiendo mucho.

Saludos y se feliz.