¿Eres de l@s que siempre cede?

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

descarga

Verás, reconozco que durante muchos años he cometido el gravísimo error de ser el que siempre cedía ante cualquier conflicto y todo ,por creer que de esa manera podría evitar un conflicto aún mayor… ¡que ingenuo!

Menos mal que con el paso de los años fui aprendiendo que lo que estaba consiguiendo con esa actitud era el efecto totalmente contrario y que, además y siendo aún peor, me afectaba enormemente a nivel emocional impidiendo que el verdadero Gustavo saliese y afrontase cada día con la ilusión, vitalidad y seguridad con que lo hago ahora.

Todo este aprendizaje vital, junto con mi gran sensibilidad y empatía, me han dotado de una buena capacidad de observación y análisis, que me permiten detectar que personas son las que suelen ceder con más frecuencia, y no sé si te sorprenderá, pero son muchas más de las que parecen, sobre todo en nuestras relaciones sociales, porque en las personales y sobre todo en las familiares, solemos y además cabreados por lo vivido en las sociales, ser menos transigentes a la hora de ceder en nuestras posturas.

Qué perfil podemos darles a esas personas que ceden en sus posturas “con facilidad”:

  • Son inteligentes: ¡sí! ¿Te sorprendes? Pues no lo hagas, porque es así, son personas muy inteligentes, tanto como para no entender cómo es posible que la otra persona no vea lo que se pierde con su actitud cerrada y el daño que puede provocar.
  • Son muy sensibles: he comprobado y no hablo por mí, que un alto nivel inteligencia y sensibilidad juntas en una misma persona, puede ser un cóctel capaz de envenenarle de tristeza hasta la peor de las enfermedades y todo, porque no entiende lo que ocurre en su entorno, así es que, cree que la mejor solución es evadirse y salir de él cuanto antes no planteando una discusión..
  • Son muy educadas: ¡claro que sí! ¿Cómo no va a ser educada una persona inteligente y sensible? Es de Perogrullo. Saben perfectamente que para evitar conflictos e iniciar un debate que les pueda llevar a un acuerdo requiere de mucha educación, pero cuando no la reciben en las mismas dosis, prefieren ceder para evitar el sufrimiento que le provoca esa absurda situación.
  • Suelen estar bien formadas: a ver, si son inteligentes, sensibles y educadas, lo más probable es que tengan una buena formación, ya sea reglada o no, salvo que el daño recibido por verse obligad@s a ceder les impida crecer.
  • Suelen ser tímid@s: esto de la timidez es un problema mayor de lo que parece por lo limitante que puede llegar a ser, y por la necesidad que tienen estas personas de que sean los demás los que les faciliten sus relaciones, ya que esto le obliga a ceder a cambio de servirse de la extroversión del otro/a.
  • …: esto lo dejo para que añadas lo que quieras, si lo consideras oportuno.

Ahora lo que te pido es que reflexiones para que descubras si eres de l@s que cede siempre y sin recibir nada a cambio, o peor aún, recibiendo el comentario de alguien diciendo que eres tont@ y sin que te aporte solución alguna a tu problema, vamos a utilizar un ejemplo:

  • ¿Eres de los que cede cuando tienes ilusión por ir a ver una peli al cine y cuando lo propones, alguien, el o la de siempre, dice que no y aceptas su propuesta sin discutir
  • ¿Eres de l@s que está dispuesto siempre para los demás sin rechistar y te entristece ver como no valoran lo que hacer por ell@s?
  • ¿Eres de l@s que quiere agradar siempre porque crees que así nadie te planteará problemas?

Bueno, pues si te identificas más o menos con el perfil descrito y además lo confirmas con alguno de los ejemplos expuestos, que si quieres puedes aportar alguno más, no hace falta que te diga que tienes un gran problema, pero no te preocupes, que con paciencia y constancia se puede resolver.

¿Sabes por qué se puede resolver?

¡Porque eres muy grande!

¡Sí! Lo tienes todo y no tienes que sacrificar nada:

  • Inteligencia: para reeducarte emocionalmente y si lo necesitas, busca ayuda.
  • Sensibilidad: siéntela y cuando te duela, es el momento de decir no.
  • Formación: si la tienes perfecto y si no, consíguela, te dará seguridad.
  • Timidez: que bien educada, es ideal para conseguir ese punto de prudencia tan necesario.

Yo no soy profesional del tema emocional, solo soy un hombre que un día decidió, sin perder su esencia, dejar de sufrir por aquellas cosas por las que la mayoría lo hace, pero lo hice “a lo bruto” y por eso no me canso de recomendar para ganar tiempo, que si no sientes que eres feliz o que no dominas tu emociones, que busques la mejor ayuda que puedas encontrar y si es profesional mejor ¿sabes por qué?

¡Porque te lo mereces!

Saludos, no lo permitas y se feliz.

Anuncios

Ha llegado el momento de l@s grandes vendedor@s.

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

images

Este Post, “aunque la cabra tira pal monte”, no nace desde mi condición de vendedor, lo hago como cliente, porque, como tal, últimamente me han pasado algunas cosas que me hacen preguntarme cómo es posible que haya gente que presuman de que son vendedor@s, o como quieras llamarle.

Resulta que tras ser durante muchos… muchos años, un fiel y buen cliente de un comercio al que durante la época de bonanza las cosas, como a casi todos, le fueron muy bien, de pronto dejé de entrar y pasado un tiempo, casi dos años, he caído en la cuenta de ese detalle pero no es eso lo que más me ha llamado la atención, lo que más he ha sorprendido es comprobar que nadie se ha preocupado por saber por qué.

Y no digo que si se preocupasen por conocer el origen de mi actitud hacia ellos me fuesen a recuperar como cliente, porque ahora no sería así, aunque también es cierto que lo que ahora me parece imposible puede que más adelante se suavice, pero para que eso ocurra alguien se tendría que “molestar” en conocer las circunstancias que me empujaron y sin motivos aparentes, a cambiar de comercio.

Pero para ellos el problema no soy yo, porque un solo cliente no es algo preocupante para la cuenta de resultados de un pequeño comercio, incluso tampoco lo sería la influencia que pudiese tener hacia otros, porque, como mucho e insistiendo, cosa en la que no invierto energía ni tiempo y realmente creo que casi nadie lo hace, podría influir y exagerando, en otros cinco clientes más.

Bueno, ya seis clientes para un comercio pequeño puede ser un número a tener en cuenta, pero sigo diciendo que ese no sería el problema, porque y desde mi modesta opinión, su principal problema será el que vendrá si actúan con el resto de clientes que les puedan desaparecer de pronto, como me paso a mí, de la misma manera que han hecho conmigo, es decir: sin descubrir por qué un día y sin previo aviso, dejaron de entrar en su comercio.

¡No me lo explico!

Pero de esto que me ha pasado a mí y que seguro os ha pasado a much@s de vosotr@s, (eso sí, dejando de lado las compañías de telefonía que seguro que de eso no se escapa nadie) se pueden sacar muchas conclusiones:

  1. La profesión de vendedor no es esa en la que en los momentos de bonanza alguien ejerce sirviendo lo que le demandan “sus clientes”.
  2. La profesión de vendedor no es esa en la que en los momentos de bonanza alguien ejerce creyendo que es un crack porque “le va bien”.
  3. La profesión de vendedor no es esa en la que en los momentos de bonanza alguien elige porque es una “salida fácil”.

¡No! La profesión de vendedor, desde mi modesta opinión, es aquella que alguien es capaz de realizar de manera eficiente cumpliendo los siguientes requisitos:

  1. Un/a gran vendedor/a no desconecta nunca porque “no se fía” ni de él/ella mismo/a.
  2. Un/a gran vendedor/a siempre se hace preguntas y reflexiona sobre cómo realiza su labor, aprovechando cualquier experiencia para aprender algo que poder usar en su tarea.
  3. Un/a gran vendedor/a nunca se quedará con la duda de saber por qué ha perdido un cliente y siempre intentará recuperarlo.
  4. Un/a gran vendedor/a se crece ante las dificultades porque sabe que es en los momentos difíciles cuando más empeño debe poner.
  5. Un/a gran vendedor/a no necesita fingir su estado de ánimo cuando las cosas no le salen como quiere, porque sabe que, en aquello que esté en su mano hacer, pronto encontrará la solución.
  6. Un/a gran vendedor/a sabe de la importancia de las emociones propias y por supuesto, de las de sus clientes pero no necesita hacer grandes esfuerzos porque lo trae de serie, es decir: le gusta la gente.
  7. Y por supuesto: un/a gran vendedor/a se cansa pero nunca se agota, ni se aburre, porque le apasiona su trabajo.

Pero, si trabajas en el departamento comercial de una empresa, puede que tras leer este artículo opines que intervienen muchos factores que nos impiden cumplir con esos requisitos y serán tus respetables opiniones, pero antes quiero añadir una cosa más:

“Un/a gran vendedor/a no se justifica y no pierde el tiempo con lamentaciones, ya que solo invierte energías en buscar soluciones”

Ha llegado el momento de l@s grandes vendedor@s ¿lo eres tu?

Saludos y se feliz.

Role Play ¿evaluación o entrenamiento?

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

Minions

¡¡Ya tenía ganas de escribir algo!! Y es que aunque escribir en mí Blog me obliga a vivir con ese punto de tensión que genera esperar conocer, si es que surgen, las opiniones que provocan mis reflexiones y por supuesto, a aceptar las críticas constructivas con mentalidad abierta y a manejar con mano izquierda las destructivas; llega un momento en que si no escribo algo, como poco una vez a la semana, es como si me perdieses algo para mi evolución personal y profesional.

Y es que, con la experiencia, he aprendido que para evolucionar fructíferamente en lo personal y lo profesional, no hay más remedio que exponerse abiertamente ante el juicio de los demás, dándote la oportunidad de que, con sus opiniones, tengas la oportunidad de conocer, para corregir, tus defectos y sobre todo, a escuchar abiertamente aprendiendo a detectar quien te juzga con la intención de ayudarte, que son la mayoría, y quien con la de fastidiarte, que, sin duda, son la minoría.

Entonces ¿por qué pasa que cuando nos avisan en una reunión de que vamos a hacer role play con el objetivo de entrenar, sentimos que vamos a ser evaluados por nuestros superiores con el objetivo de fastidiar?

Aunque no te lo parezca y aunque por supuesto ya lo tengo superado, soy una persona muy tímida, algo que durante años me provoco muchas más penas que alegrías; si eres tímido/a sabes de que te hablo.

Pero, tal y como te decía en uno de mis últimos artículos, no se puede ser feliz sin confiar, así es que, sumándole a esto lo aprendido con lo acumulado por la experiencia en cuanto a la importancia de mostrarte abiertamente, poco a poco fui superando esa timidez y descubriendo una personalidad con la que cada vez me siento más cómodo, y que me permite ir afrontando sin temor cuantos retos me plantea la vida, ya sean de tipo personal o profesional.

Por lo tanto, ante la situación de tener que superar un Role Play, te recomiendo:

  1. Que confíes en que no vas a ser evaluad@.
  2. Que te lo plantees como un entrenamiento en el que cometer errores y mostrar tus coletillas para ser corregidas.
  3. Que confíes en que tus superiores saben que lo que en él se hace no tiene nada que ver con la realidad.
  4. Que te ofrezcas voluntari@, si es que lo piden, para ejecutarlo, porque te ayudará a conocerte mejor y a aumentar tu autoestima.
  5. Que te lo prepares bien confeccionando un guion que te permita dominar los argumentos de la manera en que más cómod@ te sientas.
  6. Que te lo estructures muy bien, es decir, si es una venta puede ser así: apertura, exposición de argumentos, sondeo, manejo de contra-argumentos, negociación y cierre.
  7. Pero sobre todo tómatelo como algo divertido, porque recuerda que en esta vida y hagas lo que hagas, es mejor pasarla haciendo que tu tiempo, ese que tienen limitado, sea divertido.

Saludos y se feliz, incluso haciendo Role Play.