50 años dan para una gran reflexión y esta es la mía.

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

descarga (10)

Hoy 31 de diciembre de 2015 cumplo 50 años y atendiendo a las estadísticas ,hace unos cuantos que superé el ecuador de mi vida pero, por lo vivido desde esa fecha hasta hoy, ahora soy consciente de que en ese momento aún no estaba preparado para hacer una gran reflexión en forma de historia que poder compartir con quien la quiera leer y si te interesa, aquí la tienes.

Nací y me crié en una familia típica de los años 60 del siglo pasado, es decir: numerosa y machista y tristemente no puedo hablarte de una infancia feliz.

Recuerdo una niñez y corta adolescencia llena de miedos hacia mí padre y que con 16 años y una corta formación, tras la segunda separación de mis padres, hubo algunas más, me obligo a salir “de casa” con el objetivo de seguir los pasos de mis hermano mayor para hacerme militar, pero pronto comprendí que ese no era mi camino.

Regrese del ejercito con 18 años mucho más seguro de mí mismo, bueno, realmente lo que ocurrió fue que me liberé de aquellos miedos por el alejamiento que disfrute de los continuos menosprecios que recibía de quien en todo momento tuvo que haber sido mi principal apoyo, sumado a que, aun siendo muy joven, tuve que dar órdenes con criterio a hombres mucho más mayores que yo, aceptar responsabilidades y tomar decisiones de cierta magnitud en mis tareas diarias.

Poco tiempo después de mi vuelta me reencontré con una chica que había conocido unos años atrás y a la que yo no le preste atención, ni ella a mí; sin embargo, por esos caprichos del destino y sin saber aún muy bien porque, el reencuentro provoco el flechazo que tras casi 32 años de relación todavía se mantiene.

Pero no solo tuve la oportunidad de conocer a la mujer de mi vida, también pude disfrutar, desde dentro, de la armonía de una familia normal en la que hay momentos buenos y malos, pero en las que sobre todo se mastica el amor, aunque les de vergüenza usar ese sustantivo tan hermoso y decirse te quiero, y de los que aprendí que una familia bien estructurada y cimentada desde el amor y el respeto puede superar cualquier cosa.

No obstante en mi interior rondaba ese “demonio” de temor e inseguridad que fue creciendo a lo largo de mi desarrollo y poco a poco, junto con el incremento de las responsabilidades: trabajo, compromiso, hipoteca, familia, hijos, jefes, empresa… que te voy a contar que no sepas… iba notando como se iba asomando cada vez más, hasta que llego a ocultar casi por completo, de nuevo, mi autentica personalidad.

Tendría unos 38 años cuando llego el día en el que no podía más y en el que empecé a comprender que todos nuestros males, al menos los míos, estaban provocados por otras personas, personas que pueden estar en tu entorno familiar, personal o profesional, pero personas a fin de cuentas y de las que tienes que alejarte porque su capacidad de autocrítica es nula y por lo tanto, todo lo que intentes  acordar con ellas para evolucionar no va a tener éxito y solo te va a provocar más dolor y tal agotamiento, que no te quedará nada para esas otras personas que tanto te necesitan y necesitas.

Pero lo más triste es que cuando investigas un poco sobre el origen de la actitud de esas personas tóxicas, te das cuenta de que la mayoría lo son no porque sean mala gente, sino porque en su día fueron incapaces de detenerse un momento a reflexionar sobre su manera de interpretar el entorno que a ellos, como a cualquiera, tanto les afectaba, así es que aunque tuve que tomar decisiones difíciles para alejarme de estas personas tóxicas que tanto daño me hicieron, en ningún momento les guardé rencor y poco a poco me fui olvidando de ellas.

Sin embargo, lo más difícil no fue actuar y ejecutar mis decisiones, que lo hice con unos 40 años, realmente hace muy poco, no, lo más difícil fue gestionar todo lo que vino después hasta que poco a poco fueron pasando cosas muy curiosas, como dormir de un tirón, dejar de fumar, de buscar alternar con amigos fuera de lo normal para un comercial y padre de familia… y sobre todo, dejar de comer compulsivamente hasta el punto de pasar de 120Kg a los 83Kg que ahora tengo.

Pero a lo largo toda esta historia que yo quería que fuese de superación y que te he comprimido al máximo, siempre había como una doble personalidad que me perseguía y es que cuando tenía que tomar decisiones que no requerían la aprobación de nadie, salvo la de mi familia, salía mi personalidad de hombre seguro y decidido; sin embargo, cuando eso lo tenía que hacer recibiendo la aprobación de otros, ya fuese de mi entorno personal o profesional, surgía mi personalidad insegura, lo que me hacía vivir en un continuo estado de inquietud que tampoco me dejaba disfrutar plenamente de mi vida y de mis relaciones sociales.

¿Qué en que situación me encuentro ahora? Ahora soy yo en estado puro: sensible, empático, inteligente, luchador, creativo, familiar, cariñoso… ¡y si hombre sí! Claro que tengo defectos y no creas que he dejado de luchar contra ellos, aunque algunas veces pienso que es como el picor y el amargor en el Aceite de Oliva Virgen Extra, que parecen defectos pero que sin ellos no hablaríamos de Aceite de Oliva Virgen Extra.

¿Qué que ha sido eso que ha provocado el empujón final para ser yo en estado puro? Pues mira, algunas veces las personas como yo y con una historia parecida a la mía, tenemos que pagar un precio muy alto para alejarnos de todas esas cosas que no nos permiten darnos la oportunidad de descubrir nuestro verdadero potencial y en mi caso, ha sido el desempleo y lo que trabajar para salir de él implica.

Así es que si te sirve de algo:

  1. Lo tienes dentro, solo necesitas encontrar ese momento de reflexión que te permita descubrirte.
  2. Somos emociones y según las trates, las tuyas y las de los demás, imagínate si se trata de tus hijos, así te tratarán.
  3. Que no te de vergüenza el amor y decir te quiero, si tienes mi edad y no lo has dicho nunca, no creas que ya es tarde, hazlo y comprobarás toda su fuerza.
  4. El tiempo pasa muy rápido, no des lugar a que en algún momento puedas pensar que lo has desperdiciado y ten en cuenta que el dinero es un invento nuestro y no una emoción creada por nuestra evolución para hacernos más fuertes, sociables y cuidadosos de los nuestros.

De todo corazón deseo que el año 2016 te sea mucho mejor que el 2015 y no me refiero solo a lo profesional, porque si eres un profesional de éxito que no sabe decir te quiero, que no disfrutas del amor, que no compartes tu éxito y que no eres consciente del poder de las emociones, lo siento por ti, no puedes ser feliz; así es que te invito a que te replantees tus prioridades, porque el tictac de tu tiempo nunca se va a detener para que puedas volver atrás.

Lo dicho, saludos y se feliz.

Anuncios

Si te cuesta mostrar tus emociones, hazte un favor ¡corrígelo! Se puede y te conviene.

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

www.fresh99.com-2

Ayer se emitió un especial del programa “En la tuya o en la mía” (por cierto, de lo mejorcito de la televisión que se hace ahora para mi gusto) en el que Bertín Osborne y su mujer Fabiola, daban un repaso, segmentándolo por temas, a lo que ha dado de sí el programa en esta primera temporada; es decir, hablaron de lo que suponen las madres, los padres, historias de amor, hijos… reír y también, como no, de como compartimos nuestras confidencias cuando estamos cómodos, en fin, de emociones.

Tristemente compruebo con mucha frecuencia el enorme desconocimiento que tenemos sobre lo que somos; de hecho, la mayoría de las personas con las que interactúo no dan mucha importancia a esa parte de “nuestra composición”: nuestras emociones, que tanto poder tiene sobre nuestra salud física y mental y por lo tanto, en la construcción de nuestra felicidad.

“Porque si lo piensas con calma, caerás en la cuenta de que somos un compendio de complejas emociones encerradas en envoltorio al que debemos cuidar”

Durante la emisión del programa de ayer hubo un momento muy especial para mí, y ocurrió cuando Ana Obregón dijo que cuando veía a sus padres viendo la tele en el sofá dándose la mano, era cuando comprobaba que el amor real existe y fue especial para mí, porque era lo que mi mujer y yo estábamos haciendo en ese momento, que quieres que te diga: lloré.

¿Por qué me gusta tanto este programa? Si lo ves lo entenderás y si no lo entiendes, te invito a que reflexiones sobre como manejas y compartes tus emociones.

Y para empezar, te invito a que busques un poquito de información sobre el tema y  te encontrarás con que hay ocho emociones básicas que podemos dividir en dos grupos:

Primarias:

  • Cólera: impide aprender y se remedia cuando se libera: comparte y aprende.
  • Alegría: aumenta la energía, el disfrute, el aprendizaje, la creatividad y la empatía: comparte y disfruta.
  • Tristeza: disminuye la energía, la actividad, el apetito y las ganas de vivir: comparte y supera.
  • Miedo: focaliza la atención en lo temido y no deja pensar: comparte y libera.

Secundarias:

  • Sorpresa: concentra la atención para procesar informaciones novedosas: comparte y aprende.
  • Amor: favorece todos los procesos cognitivos, la empatía, la comunicación y el bienestar: comparte y disfruta.
  • Vergüenza: limitación, real o figurada, que te desvaloriza y te hace temer la burla: comparte y supera.
  • Aversión: es el odio a algo o a alguien que provoca displacer y que conduce a la ira o a la tristeza: comparte y libera.

Compartir, ese es el secreto para crecer y sin embargo es lo que más cuesta.

A ver, mi consejo es que te olvides de que nunca lo has hecho, lo de compartir quiero decir, olvídate del ridículo, no pienses en que quizás corres el riesgo de ser rechazado… olvídate de todo lo que te limita, eso solo está en tu manera de interpretar tu entorno, es decir: en tu mente, mejor piensa en todo lo que aún no has disfrutado y que todavía estás a tiempo de disfrutar si compartes.

Verás, no cambio nada de lo que me puedas ofrecer por ese momento que, tras más de 31 años juntos, vivimos mi mujer y yo cada noche cuando estamos juntos en casa y en nuestro sofá.

¿Qué cómo se consigue?

Pues compartiéndolo todo, pero todo, todo, todo… de forma que cada noche tus emociones no tengan nada pendiente que resolver 

Saludos y se feliz, pero recuerda que para conseguirlo no tienes más remedio que conocer y compartir tus emociones.

Vuelvo al desempleo pero mucho más rico.

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

2519_1.mente

Así es, ayer recibí la noticia de que mi empresa, porque así es como siento a icon outsourcing, desgraciadamente se ve obligada a prescindir del gran equipo que creo para hacer frente a un proyecto muy difícil y del que se puede sentir muy orgulloso de sus resultados; con lo que, si no lo remedio antes, volveré al desempleo el día 01/01/16 (justo el día siguiente de mi 50 cumpleaños) y lo curioso del tema es que no tengo miedo.

Recuerdo que cuando la empresa para la que trabajé durante tanto años nos informó de que, a través de un ERE, despediría  a cientos de grandes profesionales, sentí pavor y eso que era más joven y tenía más recursos con los que hacer frente a la situación; sin embargo, como te decía, cuando mi empresa actual nos comunicó la triste noticia, no sentí ningún temor y mi reacción fue de búsqueda inmediata de soluciones, actitud que me hizo darme cuenta de cuanto me había enriquecido desde aquél fatídico marzo de 2013 hasta este diciembre de 2015.

Cuando volví, gracias a icon outsourcing, de nuevo a la Visita Médica, me di cuenta de que durante mi primera etapa en el desempleo me había desintoxicado de todos aquellos contaminantes emocionales acumulados a lo largo de tantos años y provocados por verme obligado a trabajar bajo criterios “irracionales”, impuestos a través de terceros, por personas que viven muy alejadas de la realidad; es decir, empezar de nuevo en mi profesión con la experiencia acumulada durante tantos años pero habiendo pasado por un periodo (aunque muy duro por estar desempleado) de limpieza emocional, me ha permitido comprobar cuál es mi valía real, ya que he podido hacer una valoración más limpia de mi actitud y aptitud en el desempeño de mi labor.

He titulado este post: “Vuelvo al desempleo pero mucho más rico” porque es así, es decir:

  1. Vuelvo sin miedo porque sé a qué me enfrento.
  2. Vuelvo más formado.
  3. Vuelvo siendo más conocido y respetado.
  4. Vuelvo estando más seguro de mí mismo.
  5. Vuelvo más sano física y mentalmente.
  6. Vuelvo con más ideas.
  7. Vuelvo sabiendo que no quiero.

Y sobre todo:

  1. Vuelvo más admirado por mi familia, mi mayor tesoro.

Ya sé lo que estas palabras pueden implicar pero como te digo, ya no tengo miedo, porque ahora ya sé que como quiero que sea mi camino profesional y este, irremediablemente, tiene que ir ligado a un proyecto que resuelva problemas reales y acompañado de personas que entiendan y acepten, que hacer negocios para ganar dinero tiene que ser una actividad que, aunque dura y retadora, sobre todo sea divertida.

Saludos, se feliz y disfruta de los tuyos, son tu mayor logro ¡¡felices fiestas!!

¿Quieres saber si eres un vendedor nato? Hazte el test.

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

recien-nacido-3

En uno de mis últimos artículos compartido en Linkedin titulado: Si temes a la competencia dedícate a otra cosa, vender no es lo tuyo., se generó un gran debate  sobre si el vendedor nace o se hace y, desde mi modesta opinión, me mantengo en decir que, aunque no lo sepa, el vendedor nace, pero por supuesto también hay que reconocer que hay grandes profesionales que, por circunstancias de la vida y al igual que l@s natos, se han introducido en esta durísima profesión, para mí la que más, con unos resultados excepcionales.

Todo esa gran fuente de opiniones me hizo plantearme la posibilidad de crear un test, o algo así, para que aquellos que quieran introducirse en este mundo descubran si tienen esa condición de vendedor nato y también, por qué no, para que los que ya llevamos un tiempo, algúnos muchísimo, nos demos la oportunidad de reflexionar sobre si hacemos todo lo que está en nuestras manos para ser mejores cada día.

Pero antes me gustaría definir lo que para mí es un vendedor:

Profesional que ejerce de imagen e intermediario entre un producto o servicio y aquellas personas que lo demandan o pudieran demandarlos, haciendo de su gestión una transacción económica capaz  de resolver la necesidad de ambos, construyendo una relación de confianza mutua en la que la negociación económica no sea lo que determine el acuerdo y colaboración  final”.    

Vamos al test y por supuesto, si se te ocurre alguna pregunta más, apórtala en los comentarios.

Test para descubrir si eres un/a vendedor/a nat@:

  1. ¿Te sientes cómodo conociendo gente nueva?
  2. ¿Te sientes cómodo conociendo gente nueva siendo tú quien tome la iniciativa?
  3. Ante una situación de frustración ¿reaccionas con el coraje suficiente para superarlo o te afecta tanto que te contamina durante demasiado tiempo?
  4. ¿Tienes un nivel de empatía lo suficientemente aceptable como para detectar las emociones de tus clientes sin que afecte a tus objetivos?
  5. ¿Sabes cuándo decir que sí o que no?
  6. ¿Haces de las críticas una ofensa o un punto de mejora?
  7. ¿Necesitas que te marquen las pautas o eres capaz de hacer tu propio análisis para encontrar las mejores opciones?
  8. ¿Necesitas retos o temes los cambios?
  9. ¿Tienes visión a largo plazo o vives en el cortoplacismo?
  10. ¿Sientes curiosidad por saber y no paras hasta resolver tus dudas?

Evidentemente lo normal sería contestar a algunas que no, al menos en mi caso fallaba en la 4 y en la 5 y tras unos cuantos fracasos que me hicieron sentirme mal, tuve que hacer todo lo que estuvo en mi mano para revertir la situación si quería divertirme y mantenerme en esta bonita aunque dura profesión, lo que conseguí  pasados unos años; sin embargo y como con cualquier modificación que hagamos de nuestros hábitos, debo estar atento a este detalle porque ambos forman parte de mi personalidad  y “tienden a salir solos”, así es que cada vez que me veo en una situación emocionalmente contagiosa, mentalmente, me repito varias veces que ayudar en lo que pueda a la persona en cuestión no implica perder la oportunidad de hacer una venta y también, que cuando siento que el sí me quiere “salir solo” para evitar una situación incómoda porque lo que debo decir es no, hago una rápida reflexión sobre los problemas que me puede generar un sí que no corresponde y también, sobre como lo puedo gestionar para que sea claramente entendido sin generar conflicto.

En conclusión, opino que antes de que decidas optar por la venta como un camino profesional en el que construir tu futuro, debes hacer una reflexión sincera sobre tus capacidades natas, porque de todos es sabido que cambiar hábitos es muy complicado y si además estás bajo presión, tal y como ocurre en la venta, los cambios aún son mucho más complicados, por lo que por el bien de la profesión y sobre todo por el tuyo, haz este test u otro, pero hazlo teniendo en cuenta, o eso te recomiendo, que si contestas más de 3 cuestiones de forma negativa igual te tienes que replantear tu decisión, porque te garantizo que modificar, mejor dicho, reeducar dos me ha costado años siendo muy constante en la tarea.

Saludos, se feliz y mucha suerte.

¿No mostrarse es garantía de éxito y estabilidad?

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

8201295446_bb1645a75f

Hace unas semanas alguien en quien confío mucho me dijo que mi mayor problema, por ejemplo  en las entrevistas de trabajo, era mi incapacidad para ocultar aquello de mi personalidad que podía hacer a mi entrevistador/a que se decantase por descartarme.

Pero ¿qué es eso de mi personalidad que puede hacer que alguien decida descartarme de un proceso de selección?

Bueno, pues según mi amigo mi gran problema es mi franqueza y “seguridad en mí mismo”, algo que según él no está bien visto en según qué sectores y menos aún para según qué cargos.

¡¡Joder!! ¿Y puede ser verdad que ser una persona franca y segur@ de sí mism@ dispuest@ a escuchar y a aprender con el objetivo de ayudar, tenga más problemas que otra que actúe de forma contraria?

Pues parece ser que sí, de hecho, teniendo en cuenta esta teoría, puedo entender muchas de las cosas que me han pasado en estos casi 50 años que estoy a punto de cumplir y más aún en los últimos tres, sobre todo en los transcurridos durante mi periodo de desempleado.

Pero, por otra parte, también tengo que decirte que siendo así me han pasado y me están pasando cosas fantásticas, entonces ¿cómo debo actuar en el futuro?

Bueno, yo lo tengo claro, una vez alguien muy respetado dijo de mí y ante más de 200 personas, que me admiraba por ser una persona que dice lo que piensa y que hace lo que dice y claro está, escuchar esto de alguien y más hoy en día, hace que otr@s no se sientas totalmente segur@s con su compañía; sin embargo, sobre todo aquellas personas que quieren ser mejores aceptando que para conseguirlo solo vale el esfuerzo, quieren tenerlas cerca para contagiarse de su seguridad y disponer de su franqueza, porque saben que siempre encontraran una opinión sincera y un ejemplo que seguir.

¿Qué emociones te han provocado lo que acabas de leer?

  • Rabia.
  • Indiferencia.
  • Admiración.
  • Temor.
  • Odio.
  • Envidia

Está claro que siendo como soy y escribiendo lo que escribo es imposible agradar al todo el mundo, por lo que si tengo la mala suerte de dar con alguien a quien no le guste lo que lee o escucha,  tengo claro cuál será mi futuro con esa persona: ninguno, pero al menos tendrá claro cuál será su actitud durante nuestra interacción.

Pero y si por mi interés aprendo a mostrarme de una forma distinta y más interesada ¿me irá mejor?

En primer lugar he de reconocer que soy incapaz de hacerlo y además el resultado sería mucho peor por lo evidente y ridículo que me quedaría; sin embargo, siempre que se me plantea esta cuestión pienso en cómo les irá a esas personas, parece ser que muchas, que sí son capaces de hacerlo:

  • ¿Serán felices?
  • ¿Tendrán éxito en su trabajo?
  • ¿Se garantizan un futuro laboral estable?
  • ¿Disfrutaran con lo que hacen?
  • ¿Son un ejemplo a seguir y alguien en quien confiar?

Hace unos días conocía a una persona y cuando llego la hora de comer, me pidió compartir  mesa, a lo que evidentemente acepte encantado, y durante su desarrollo y aunque a mí no me suele agradar, hablamos de otras personas; sin embargo y en esta ocasión, el tema si me interesaba, de hecho, no es con la primera persona con la que hablo de esas mismas personas.

Evidentemente habrás sacado la conclusión que lo que yo estaba haciendo era aumentar mi información para tener más datos con los que poder tomar una decisión lo más acertada posible.

El caso es que esta persona me hablo bien, mal y con el mismo tono, de las mismas personas que se citaron en las conversaciones anteriores que provoque sobre el tema y al igual que en esas conversaciones anteriores, se citó a una persona que yo tuve que recordar y de la que se  dijo más o menos lo mismo: “Gustavo, de esa persona lo que te puedo decir es que no se muestra nunca, realmente no sabemos mucho de ella y además, tiene el Don de ser capaz de poner la misma cara en un sitio que en otro, lo que nos hace pensar que su “éxito y estabilidad” se basa en esa estrategia”

A lo largo de mi carrera profesional y por supuesto en mis relaciones personales, siempre he conocido a personas que no se muestran, por lo que de ellas no puedo decir si son buenas o malas o si son felices o no, pero lo que sí sé es que no me transmiten confianza.

¿Y tú qué opinas, acierto con mi actitud o estoy cometiendo un grave error estratégico?

Saludos y se feliz.

La simple complejidad de nuestras emociones.

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

rubik-cube-802889_640

Te prometo que antes de ponerme delante del ordenador con la intención de escribir este artículo, tenía más o menos claro como lo iba a desarrollar; sin embargo, me he quedado en blanco y al pensar por qué, he caído en la cuenta de lo complejo e intimidante que es el tema y más aún, para alguien que no tiene ningún tipo de formación sobre la materia.

La cuestión es que cuando desde muy joven tienes que abrirte camino en la vida y sin el consejo y guía de alguien más expert@ y bien intencionad@, no tienes más remedio que aprender a recibir un palo detrás de otro y a comprender que tras la actitud que muestran hacia ti cada una de las personas que se cruzan en tu vida, hay algo que hace que esa actitud sea distinta entre ell@s y que como mejor estrategia para evitar que afecte de manera negativa a tu salud mental, tanto si su actitud es de adulación o crítica destructiva o no, tienes que descubrir que es esa cosa que los diferencia ; lo cual, con el paso de los años y la autoformación, descubres que “solo” se trata de sus emociones.

Y tras ese descubrimiento es entonces cuando empieza el juego y claro, como todo juego, tiene sus reglas, la cuales, al principio son generales:

  1. No son las mismas emociones para hombres y mujeres.
  2. No son las mismas emociones para guap@s o fe@s.
  3. No son las mismas emociones para alt@s o baj@s.
  4. No son las mismas emociones para calvos o con pelo.
  5. No son las mismas emociones para enferm@ o sanos.

Por ejemplo, pongamos que eres vendedor y que te vas a encontrar con un nuevo cliente y que cuando lo conoces, compruebas que es una persona llena de tatuajes ¿qué conclusión sacarías?

  1. Menudas pintas cualquiera se fía, yo de este paso.
  2. Es una buena y sensible persona que muestra así sus emociones.

Ahí lo dejo, tu mism@.

Luego, tras descubrir las principales diferencias entre las emociones de unos grupos u otros, haces otro descubrimiento y es que compruebas que entre los componentes de esos numerosos grupos también hay grandes diferencias etre sus emociones; por ejemplo, hay guap@s amargados y fe@s felices.

Fíjate que actividad más emocionante porque, conforme vas acumulando experiencia en el juego, descubres que además las emociones que se dan en un grupo u otro, se mezclan creando otros grupos nuevos y complicándolo todo un poco más, pero por otra parte haciéndolo más divertido; a ver, por ejemplo y lo lamento por l@s aludid@s:

  1. Hombres guapos bien situados pero bajitos que no disfrutan de su estatus por sus complejos.
  2. Mujeres feas con buen humor que las hacen guapas.
  3. Hombres enfermos que no tiene miedo y que transmiten ganas de vivir.

Pero a donde quiero llegar a parar, pues verás, lo más importante y que menos te debe preocupar de este aparente complejo sistema de interacciones emocionales, no son las emociones de los demás sino que reacciones provocan su interacción con las tuyas; es decir, si quieres tener una vida normal, no tienes más remedio que relacionarte y esta actividad, relacionarse, nos va a llevar a vivir en una continua montaña rusa emocional, pero si llegas a dominar el juego viendo con claridad su simpleza, podrás conseguir dominar la partida y estar preparad@ a cada momento para subir y bajar, aunque sea con mucha intensidad, por esa montaña rusa emocional sin alterar tu ritmo y mejor aún, permitiéndote elegir con facilidad que personas merecen la pena y cuáles no; no obstante, de salida, ten presente que la mayoría de las personas con las que interacciones son buena gente y que quizás el único problema que pueda surgir, sea el de saber crear una comunicación paciente en el que prime la escucha activa de lo que se dice y sobre todo, de lo que no se dice.

Realmente no sé si me he explicado bien, no obstante, entrénate para este juego, merece la pena.

Saludos, se feliz

Los planes B funcionan ¿has encontrado el tuyo?

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

Plan A und Plan B

Si me sigues, sabes que he sufrido el desempleo durante más de dos años y que también, hace unos meses tuve la fortuna de ser contratado por icon outsourcing pero si me preguntases cual fue mi peor error durante aquellos años previos de feliz trabajo en la que fue mi empresa durante 19, te respondería que no haber tenido previsto un plan B.

¡Lo que me hubiese ahorrado! No cometas el mismo error que yo y empieza a trabajar en el tuyo como si de un hobby se tratase.

Quedarme en el desempleo no me cogió por sorpresa, ya que era algo que veía venir un año antes de que ocurriera; sin embargo, no empecé a temer su llegada hasta unos meses antes y no fue hasta ese momento, en el que me plantee hacer cosas aunque realmente no tenía claro el qué, pero si sabía que algo tenía que hacer y empecé por trastear en Linkedin.

No obstante, ingenuamente, confiaba plenamente en que una vez en el desempleo, tanto mi experiencia como CV me llevarían de nuevo y en muy poco tiempo, a no más tardar pasados seis meses, a un buen empleo, pero los meses de trabajo en Linkedin previos a la llegada de ese duro momento, me permitió conocer las opiniones de profesionales de RRHH y de otros desempleados, que me hicieron empezar a temer que probablemente las cosas no se iban a desarrollar como yo pensaba, tal y como así ocurrió.

Una de las cosas que esta durísima y ni de lejos resuelta crisis nos está enseñando, es que tod@s aquell@s que tenemos la enorme fortuna de tener empleo en la empresa privada, de forma eventual en la pública y por supuesto, si desgraciadamente nuestro estado es el desempleo, es que debemos trabajar observando nuestro entorno para detectar que posibilidades son aquellas que nos puede ofrecer como alternativas profesionales viables si tenemos la desgracia de vernos en una situación tan complicada como el desempleo y aún más, si tu edad está cerca de esa que erróneamente algún@s dicen que nos impide adaptarnos: +45, no te digo nada si tienes la mía: 50, por cierto, nunca me he encontrado tan bien física y mentalmente.

El caso es que un día de esos de trabajo en Linkedin y siguiendo los consejos de profesionales del tema, tome la decisión de abrirme un Blog pero cuál, sobre qué y para quién, pero bueno, como es norma en mí, me gusta conocer “la profundidad de la piscina” asumiendo los riesgos y errores a cometer, tirándome “sin pensármelo mucho” pero con la seguridad de saber nadar muy bien, así es que… ¡vamos a ello!

Una vez que tenía más o menos pensada la temática de mi Blog, que ya ves que es muy particular, me quede con una frase de mi mujer: “niño, no te preocupes mucho que nosotros vamos a salir de esta, aunque sea viviendo un tiempo solo con pan y aceite de oliva”. Ya sabes de donde viene el título de mi blog.

“Hay que ver las casualidades que genera el movimiento continuo”

En mis primeros meses de desempleo y tras ser consciente de la dificultad que tendría mi incorporación a al mundo laboral, aun más teniendo en cuenta que mi desfasada formación, que aparte de tenerla totalmente olvidada ya no sirve para nada, me plantee como alternativas y casi na la desesperada lo siguiente:

  • Formarme como técnico en emergencias sanitarias, lo que inicié y deje por bajas probabilidades de encontrar empleo.
  • Crear una empresa de transporte, lo cual abandoné por inviable.
  • Montar una tienda de bicis, que también abandoné por imposible.
  • Prepararme las oposiciones de celador conductor.
  • Y no recuerdo que cosas más pero siempre buscando empleo como Visitador Médico y de Farmacias.

El caso es que uno de esos días que me iba con mi bici a pensar en soledad, caí en la cuenta de que estaba rodeado de olivos y que porque no podría encontrar en este sector una oportunidad, de ahí que, tras meses de investigación, encontrase la formación en la que actualmente estoy implicado: Técnico de Aceite de Oliva y Vinos.

Lo que te decía ¡qué casualidad! Mi blog hace referencia al aceite de oliva y yo encuentro un plan B sobre el aceite de oliva que me ilusiona, realmente no sabía hasta donde me podía llevar este plan B pero lo que me está pasando es algo increíblemente bonito.

Pero lo que no me podía imaginar nunca es que mi plan A: volver a la Visita Médica, se pudiese complementar creando sinergias con mi plan B: el Aceite de Oliva Virgen Extra.

Objetivo: lograr que los médicos de familia prescriban AOVE rico en Oleocanthal.

Lo dicho, tener un plan B es casi una obligación.

Saludos y se feliz.

Solo tengo una certeza y un único patrimonio ¿quieres entenderlo? Lee.

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

descarga (1)

Algunas veces tengo la impresión, motivado por mi sensibilidad ,empatía e interés por no molestar, de que hay gente que se puede incomodar al leer los artículos de mi Blog, porque creo que quizás piensen que muestro demasiada seguridad en mí mismo; de hecho, es algo que me ocurre con personas de mi entorno de segundo nivel, es decir, con esas personas que saben que existo y que conocen el resultado positivo de mis propósitos pero que, por la distancia en el trato, no son totalmente conscientes de mis andanzas para superar aquellos retos que la vida me va planteando.

Ya hace años que aprendí a manejar estas cuestiones para que no me afecten pero de alguna manera, soy humano y llorón cuando toca, aún queda un poso de incomprensión hacia su actitud ante mí y sobre todo, a porque sin tener todos los datos que han hecho que consiga determinados y difíciles objetivos, se limitan a criticar sin más perdiéndose la oportunidad de tener como ejemplo a una persona que ha superado situaciones muy difíciles en el ámbito de la salud, en el personal y por supuesto en lo profesional.

Bueno, por si acaso, que te quede claro que no existen las personas seguras de sí mismas, es decir, esas que nunca dudan de que lo que están haciendo es lo correcto y único posible para llegar a conseguir sus objetivos ¡repito! No existen.

Otra cosa son aquellas personas que aceptan la única certeza y con total naturalidad, de que la vida son “tres días” y que como mejor opción para vivir, solo les queda aprovechar el único patrimonio por el que de verdad merece la pena luchar: el tiempo.

¡Es que esto es curiosísimo!

Actualmente sé que hay “dos personas” recabando información sobre mí trayectoria, una de ellas ya me ha confirmado su total admiración, aunque he de reconocer que juega con ventaja porque aunque me conoce desde hace muy poco, sabe del resultado positivo de mis propósitos habiendo seguido muy de cerca mi evolución, durante un año, de primera mano; es decir, no ha mediado intermediario y tiene una personalidad muy similar a la mía en cuanto a optimismo, coraje y superación, porque en esta vida ambos coincidimos en que no hay tiempo para lamentaciones.

Sin embargo, también sé que la otra persona que actualmente está recabando información sobre mí tiene dudas, porque por un lado recibe cometarios muy favorables pero por otro y además con mucha influencia de quien los hace, no los recibe tan favorables y además, sé que los comentarios que de mi hace esta persona, que me conoce desde hace mucho tiempo, van en la línea de acusarme de ser una persona muy directa.

En cierta forma tiene razón, porque cuando alguien que lo tiene todo: salud y trabajo, me plantea algún problema con el objetivo de encontrar algún consejo que le ayude a resolverlo, encantando le planteo, no una, sino varias alternativas, que él o ella deben poner en marcha para resolverlos, pero cuando esa misma persona, pasado un tiempo, me vuelve a plantear el mismo problema, algo incómodo por su inmovilismo, le recuerdo de nuevo las opciones que le propuse y además, le insisto en que debe ponerse en marcha para que funcionen, porque solo con la intención no basta, pero si esa misma persona, pasado otro buen espacio de tiempo, me vuelve con el mismo problema y sin haber puesto nada de su parte, la verdad es que ya si me “irrito” un poco pero con el objetivo de hacerle reaccionar, sin embargo, lo que escucha es algo que no quiere porque le recuerda su conformismo y además, sin tener en cuenta todo lo hablado con anterioridad, con lo que para él o ella, ese comentario hecho por mí de forma más directa, es como si fuese el primero, es decir, el de una persona muy directa y no comprensiva.

Porque ¿sabes qué? Las personas que parecemos muy seguras de nosotras mismas lo único que hacemos es ponernos en marcha a cada momento sin temor ni opción de reproche por el error, el error forma parte de nuestra evolución y a cuantos más errores cometemos, más aprendemos y cuanto más aprendemos, más seguros de nosotros parecemos ¿qué tenemos que hacer para caer bien, cambiar?

¡Lo siento! Eso nunca va a ocurrir y me refiero al hecho de que nunca cambiaré mi forma de ser, es decir, esa que me dice que mañana puedo aprender cualquier cosa nueva que me puede empujar a hacer las cosas de otra forma totalmente distinta a como las vengo haciendo y además procuraré que me divierta, porque mi forma de ser me permite aceptar que puedo morir en cualquier momento y mi deseo es que si eso ocurre, sea con una sonrisa y sabiendo que he hecho felices a mis chicas ¿me he explicado con claridad?

Saludos y se feliz.