Reinventarse a los 50: análisis, proceso, tiempo y principios (III)

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

descarga (2)

¡¡Ayer fue un gran día!!

Si, así es, porque tras años de empeño, ya soy alguien allí donde pretendía y ahora mi figura se pasea por los eventos con nombre propio y siendo reconocidas mis actividades y esfuerzos.

“El momento está cada vez más cerca, suéñalo y ve a por él”

No puedo empezar esta serie de artículos de otra forma que manteniendo el párrafo anterior, porque realmente ese momento fue determinante y no solo para que visualice con ilusión y no con tantas dudas como tenía, la creación de un proyecto que me permita continuar con mi desarrollo personal y profesional.

En los artículos anteriores a esta serie, que puedes leer pinchando aquí, te explicaba el  análisis que hice y que siempre debe ser obligatorio hacer y el proceso que, irremediablemente, necesita el nuestro reciclado o reinvención profesional en los tiempos que corren.

Hoy quiero terminar con lo que considero, si cabe, mucho más importante, ya que de la gestión emocional que hagas, si has emprendido con la idea de reinventarte, va a depender y muy mucho, el éxito que te mereces tener en el proyecto que has iniciado porque emocionalmente se te van a juntar muchas cosas y casi todas negativas, que te golpearan constantemente y que te animarán a abandonar porque te parecerá que nunca llega el momento de ver algo de luz.

Tiempo

Puede que tu caso sea parecido al mío:

  • Tener 50 años.
  • Haberte desarrollado en una tarea que cada vez va a menos.
  • Tener una formación que nunca has usado y que actualmente no sirve de nada.
  • Vivir en una provincia con un nivel de desempleo altísimo y con pocas posibilidades de encontrarlo.
  • Tener grandes responsabilidades familiares.
  • No tener opciones de emigrar, entre otras cosas, por esas responsabilidades familiares.

En fin, son muchas cosas las que te irán presionando constantemente y que más de una noche no te dejarán dormir, por eso, es muy importante que, teniendo en cuenta tus posibilidades, sobre todo económicas, te marques un plazo de tiempo para que en tu día a día, no pienses más de lo debido en los problemas anteriores y te centres prioritariamente en el proyecto de reciclaje profesional y personal que acabas de iniciar, porque ya te digo que dé como gestiones todo esto va a depender mucho tu éxito y sobre todo, disfrutar mientras te lo “curras”.

Para calcular el tiempo solo tienes que aplicar la fórmula:

Tiempo = capacidad económica disponible / necesidades económicas básicas

Principios

Evidentemente durante este periodo tu prioridad será resolver tu situación profesional y por ende la personal, por eso, deberás renunciar a muchas cosas que antes disfrutabas pero las deberás compensar con otras que, además, ahora necesitarás más que nunca:

Disfrutar del tiempo con tu familia.

Pero te advierto que no es fácil mantenerse fuerte en esta situación de enormes dudas, por eso, debes crearte una serie de principios que nunca deberás romper, ya que te serán imprescindibles no solo para resolver tu problema de empleo, sino que y puede que sea aún más importante, te permitirá crecer personalmente porque aprenderás a decir que no a muchas cosas, te ayudará a mantener alta tu autoestima y evitaras malgastar tiempo y dinero:

  1. Rechazarás todas aquellas ofertas empleo que tu sentido común te diga que no debes aceptar, hoy en día hay mucho listo intentando aprovecharse de nuestra situación.
  2. Trabajar en tu reciclaje te va a invitar a soñar con tu proyecto pero debes ser flexible y por supuesto, aceptarás aquella oferta y hablo en singular porque con suerte tendrás una oportunidad; como digo, aceptarás aquella oferta que tu sentido común te diga que debes aceptar aunque luego pueda ser un error, hay que asumir riesgos pero sensatos.
  3. De ninguna manera dejaras de lado la formación que has iniciado para conseguir el reciclaje profesional que pretendías, en todo caso, si no lo puedes ejecutar en el tiempo que te marcaste porque tu nueva situación se va consolidando, lo terminarás poco a poco y si tu estado de inicio de proyecto estaba cerca, mira a ver si puedes continuar con la idea, porque hoy en día lo que parece estable deja de serlo de inmediato.
  4. Muy importante, no caigas en el desánimo y no dejes de luchar hasta el último momento, de verdad, no pares aunque duela mucho. Por mi experiencia y tomando como ejemplo mi afición a hacer maratones de Bicicleta de Montaña, sé que a veces ese dolor es el paso previo a la superación de un reto que hará de mí un hombre mucho más fuerte y feliz.

Saludos, se feliz y disfruta de tu proceso de reinvención.

Anuncios

¿Qué le falta a un Catedrático en Marketing y Ventas para ser Vendedor?

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

descarga

Yo no fui un buen estudiante y aunque no viene al caso los motivos de por qué, no fue porque no valiese para ello, de hecho, este año termino un ciclo de FP de grado medio y de nota media rozaré el sobresaliente.

El caso es que desde muy joven, siendo prácticamente un niño, me vi obligado a buscarme la vida y como ejemplo, puede valer que con 12 años y durante los meses previos a la feria de Jaén, buscaba hierros y cartones por la calle para venderlos y así poder permitirme una feria más o menos digna junto con mis amigos.

A los 16 me fui al ejército con el objetivo de intentar hacer carrera militar siguiendo los pasos de mi hermano mayor y también, porque no decirlo, de quitarme de en medio, pero pronto comprendí que aquello no era lo mío y que tendría que pasar aquellos meses de la mejor manera posible, y teniendo en cuenta que de casa no llegaría ni un duro, busque las posibilidades de buscarme la vida encontrándolas, entre otras cosas: haciendo de costurero, ya que hacíamos muchas maniobras y la ropa se estropeaba mucho, de limpiabotas, zapatos y abrillantador de cinturones y botones; imagina un traje de paseo de Infante de Marina puesto en un joven cabo 2º antes de pasar revista para salir un sábado de paseo.

A los 18 terminé mi compromiso con el ejército y volví “a casa” con el único objetivo de encontrar empleo y no sé porque, se me ocurrió la idea de prepararme unas oposiciones de cartero, pero pasadas unas semanas la necesidad me obligo a trabajar de agente de seguros.

A todo esto, a mi vuelta del ejército,  me encontré con algunos amigos que estaban a punto de entrar a la Universidad y a otros, que aunque ya trabajaban en otras cosas, aún tendrían que hacer la mili, algo que ahora le vendría muy bien a muchos y muchas, siento ser políticamente incorrecto.

Luego y con 19 años, una vez que formalice la relación con mi novia, mi mujer hoy 31 años después, mi suegro me propuso aprender el oficio de transportista autónomo, es decir: camionero, lo que acepte y que pasados casi tres años, con 22, deje por lo que veía que supondría en mi vida mantenerme en esa actividad y es que no sería ni padre, ni marido, ni siquiera persona, sería un “ganapán” y poco más.

Con 22 Me reincorporé a la compañía de seguros en la que estuve pero en este caso como Inspector durante 6 meses, luego, trabajando en la calle, recibí una oferta de vendedor de coches, labor que desarrolle durante más menos 3 años y también en la calle, me enteré de que existía la profesión de Visitador Médico, la que conseguí con 26 años y que he desarrollado hasta hace dos meses.

Soy consciente de que hay que trabajar y estudiar no mucho, muchísimo a lo largo de una vida, como para poder llegar a ser Catedrático y Profesor Universitario de Marketing y Ventas, pero los acontecimientos que estoy disfrutando durante el proceso de construcción del proyecto de vida profesional que deseo para mi futuro (en el caso de que no llegue en el tiempo que me he marcado esa oferta de empleo que todos los que estamos en el desempleo deseamos), estoy conociendo a muchos grandes profesionales en lo suyo que reconocen que lo más difícil de aplicar del marketing y las ventas es trabajar en la calle, así es que vuelvo a reivindicar la labor del VENDEDOR PROFESIONAL, el cual, debe, además de requerir unas condiciones personales y emocionales únicas para la tarea, necesita una formación de campo que le haga comprender la enorme tolerancia a la frustración de debe adquirir si quiere desarrollarse disfrutando de esta dura y hermosa profesión, a la que entre todos debemos dignificar no aceptando cualquier cosa como las muchas de las que ahora nos ofrecen, porque ni siquiera un Catedrático en Marketing y Ventas tiene la formación de campo que muchos profesionales tenemos.

Así es que siéntete orgulloso de ser VENDEDOR PROFESIONAL, porque puedes aportar cosas que incluso a una Cátedra Universitaria no tiene: experiencia de campo, mucha calle y formación en primera persona para manejar la frustración, pero hay algo muy importante que nosotros debemos adoptar y que aprender de estos grandes profesionales: su enorme capacidad de análisis.

Saludos y se feliz Sr/a Vendedor/a.

Reinventarse a los 50: análisis, proceso, tiempo y principios (II).

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

mejora-procesos

¡¡Ayer fue un gran día!!

Si, así es, porque tras años de empeño, ya soy alguien allí donde pretendía y ahora mi figura se pasea por los eventos con nombre propio y siendo reconocidas mis actividades y esfuerzos.

“El momento está cada vez más cerca, suéñalo y ve a por él”

Con el texto anterior empecé el primer post de esta serie con la que pretendo compartir contigo la experiencia que estoy viviendo hasta hoy, con el objetivo de encontrar una salida, más menos viable, al hecho cierto de que la tarea profesional en la que me he desarrollado en estos últimos más de 20 años, no tiene un futuro estable y por lo tanto, hace que plantearme mi retorno a él, sea un objetivo cada vez más alejado, por no decir imposible, de conseguir.

Y claro, cuando inicias una nueva aventura y sobre todo si es de índole profesional y con el objetivo de emprender para encontrar una salida laboral y económica en la que te puedas encontrar más o menos seguro de tener éxito y además divertirte, lo primero que descubres es que no tienes ni idea de que se trata, que debes abrir tu mente y poner en alerta todos tus sentidos como nunca lo habías hecho antes, para ir aprendiendo mientras construyes tu camino

Y una vez hecho el análisis y aunque seguramente se parecerá al de cualquiera que lo haya intentado, paso a contarte cual ha sido el proceso que me ha traído hasta hoy pero básicamente se divide en dos aspectos: aceptación y estrategia.

Proceso

Aceptación:

¿Te has quedado en el desempleo tras muchos años dedicados a la misma empresa y con una edad peligrosa? ¿y…? ¿Se le ha acabado el sentido de tu vida? Bueno, si  piensas algo así es normal que ocurra, yo no llegue a tanto porque mi personalidad me impide permitir que cualquier atisbo de negativismo me invada mucho tiempo, pero es muy humano pensar de forma negativa en esos momentos, así es que no te sientas mal por ello, eso sí, es el momento de empezar a creer en ti más que nunca y de levantar la cabeza para mirar a tu alrededor pero no como antes para solo ver por donde caminas ¡levántala, levántala todo lo que puedas! Y descubrirás un mundo lleno de matices y de personas que te pueden aportar mucho, siempre y cuando tú les aportes algo ¿el qué?

Espera un poco, porque antes de descubrir que puedes aportar o hacia donde puedes ir te debes preguntar si has aceptado tu nueva situación, es decir, has aceptado que eres un desempleado y que acabas de iniciarte en un trabajo: la búsqueda de empleo,  que posiblemente será el más difícil de gestionar de los que hasta ahora hayas hecho

¡Sí! Pues entonces vuelve al primer post de esta serie y haz el análisis para luego crear tu estrategia.

Estrategia:

  1. Calcula tu margen de maniobra: se trata de que adaptes tu estilo de vida a tus nuevas circunstancias económicas, es decir, presupuesta lo que vas a necesitar mensualmente para vivir, por supuesto sin caprichos, para calcular cuánto tiempo tienes de margen para conseguir tu nuevo objetivo.
  2. Protege tus emociones: En estos momentos tu prioridad absoluta no es conseguir un nuevo camino profesional o económico, de hecho, conozco a gente que no tendrá nunca problemas para llevar un plato de comida a sus hijos y que hasta incluso que se podrán dar algún capricho, porque alguien de la familia aporta lo suficiente como para salir adelante sin tener que pensar en eso y sin embargo, viven y contagian la mayor de las amarguras por estar en el desempleo. Solo piensa en cómo resolver el hoy porque el mañana dependerá de ello.
  3. Fórmate: si tras tu análisis descubres que necesitas formación para adentrarte en ese nuevo sector al que te quieres dirigir, búscala y a ser posible pública y claro está, gratuita, ya que la hay y buenísima, porque no sabes el tiempo que vas a necesitar para ponerte en marcha y es muy importante que hagas que tu margen de maniobra se prolongue al máximo.
  4. Créate un perfil nuevo que aportar: si has hecho un buen análisis, puede que hayas descubierto que tu experiencia junto con esa nueva formación que vas a adquirir, puedes crear un nuevo e interesante perfil profesional que poder aportar a ese nuevo sector al que te vas a dirigir, porque como comprenderás no puedes ser uno más de lo que ya existe.
  5. Promociónate: una de tus principales tareas será promocionarte ¿cómo? Busca actividades que se organicen offline en ese nuevo sector al que te quieres dirigir y hazte notar en ellos, pero claro, con estilo, profesionalidad; busca personas de referencia en él y con esa misma profesionalidad y estilo, pídeles consejo y a la vez, haz que te conozcan como para que te puedan recomendar y porque no, hasta contratar y por supuesto, usa las RRSS, pero con el mismo estilo y profesionalidad.
  6. Buscar empleo en “lo tuyo”: aunque hayas tomado la decisión de reinventarte para crearte un proyecto propio o para buscar empleo en un sector nuevo para ti, no quiere decir que renuncies a seguir buscando empleo en aquello a lo que te has dedicado durante toda tu vida, es decir y porque tienes tiempo de sobra, te recomiendo trabajar las dos opciones porque y sin esperártelo, te puede surgir un proyecto por cuenta ajena interesante y capaz de llenarte y satisfacerte.

Esta está siendo mi estrategia de trabajo hasta hoy y solo te puedo decir que, con la dificultad intrínseca que tiene, me está funcionando muy bien, ya que, como te decía, ya soy alguien dentro del, para mí, nuevo sector al que decidí dirigirme y además, volví a trabajar en lo mío: Visitador Médico, dejando las puertas abiertas en la empresa que me contrato para proyectos futuros.

Así es que ánimo y piensa que nunca es tarde para reinventarse a los 50, en el próximo post de esta serie, escribiré sobre el tiempo necesario y muy importante, con que principios voy a desarrollar esta tarea porque no todo vale.

Saludos y se feliz

Reinventarse a los 50: análisis, proceso, tiempo y principios (I).

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

Reinventarse

¡¡Ayer fue un gran día!!

Si, así es, porque tras años de empeño, ya soy alguien allí donde pretendía y ahora mi figura se pasea por los eventos con nombre propio y siendo reconocidas mis actividades y esfuerzos.

“El momento está cada  vez más cerca, suéñalo y ve a por él”

Se van a cumplir tres años del día del que me desligué, mejor dicho, me desligaron definitivamente de la empresa para la que trabajé durante casi 20; un momento duro que requirió de un particular proceso de duelo, ya que estaba muy identificado y seguro de poder completar mi carrera profesional en ella, pero…

Bueno, una vez que acepté que las cosas son como son y que no tienen vuelta atrás, vienen los palos siguientes:

  1. El mercado laboral en mi zona está muerto y lo que hay es basura.
  2. Aunque mi CV y experiencia es muy interesante, mi edad me descarta por no se sabe que justificación.
  3. Soy de aquellos que dejaron de estudiar para trabajar, aunque me he desarrollado profesionalmente sin problemas y en continua evolución, pero se ha impuesto la “titulitis” y yo no tengo títulos.

Como lees, la cosa se complicaba cada vez más pero no tenía más remedio que “tirar palante” con ilusión y optimismo, porque si de algo nos sirve la experiencia es para aportarnos calma en cada momento difícil, con el objetivo de realizar el mejor análisis de cada paso que vamos dando y de cada error que de seguro sabemos que vamos a cometer.

Pero todo camino a recorrer necesita de un punto de partida, que cómo no, debe ser:

El análisis

1º) ¿Quién soy y qué puedo ofrecer profesionalmente a mí entorno?

  1. No sé a ti, pero y aunque sé que es de vital importancia y sobre todo en una entrevista, a mí me cuesta mucho describirme personal y profesionalmente, así es que lo resumo con dos palabras: compromiso y constancia.
  2. Lo que podía ofrecer profesionalmente era y es: un vendedor que se divierte con su profesión y un conductor en posesión de todos los carnets de conducir y el CAP que me autoriza a usarlos profesionalmente.

2º) ¿Qué posibilidades profesionales ofrece mi entorno?

  1. Emprender una vez que sepa en qué pero en mi caso y tras buscar el consejo de profesionales expertos en cada idea que se me ocurrió, lo de emprender, en aquel momento, lo descarté; así es que vamos a ver qué pasa con la segunda alternativa.
  2. Hay una gran fábrica ¿tengo opciones de encontrar empleo en ella? aquí las dudas se disiparon pronto cuando varios conocidos y amigos empleados allí, me preguntaron ¿tienes a alguien con poder de decisión que te enchufe? Pues no, a ver qué pasa con la tercera opción.
  3. Estoy rodeado de olivos ¿puede que encuentre mi sitio en el sector oleícola? Aunque luego se me ocurrió prepararme unas oposiciones, esta era la última opción antes de verme obligado a no sé qué cosa, posiblemente emigrar; así es que tenía que hilar fino y descubrir todas sus posibilidades, el caso es que al final tome la decisión de optar por este proyecto.

3º) ¿Qué conocimientos tengo sobre eso que he elegido de mi entorno para reinventarme?

  1. Ninguno: así es, esta fue la primera piedra en el camino que me encontré y el primer objetivo que me marqué a cumplir, porque ¿cómo puedo aportar algo a alguien si no tengo ni idea sobre lo que debo trabajar? Por lo que lo primero que debía hacer era buscar la mejor formación posible en el tiempo que tenía disponible, máximo: dos años.

4º) ¿Qué puedo aportar a ese sector que mi entorno me ofrece?

  1. Experiencia en ventas: desde siempre he escuchado que el gran problema del sector oleícola es la comercialización pero y aunque en aquel momento no tenía ni idea del tema, confiaba en que  mi experiencia en ventas podía ser un valor seguro.
  2. Contactos: otra consecuencia de mi amplia experiencia es haber acumulado un gran número de buenos contactos y porque no, de potenciales clientes, así es que debía mantenerlos y aumentarlos.

Este post es muy extenso y lo voy a dividir en alguno más para que no se te haga muy pesado, así es que, si te interesa, el próximo lo tendrás en una semana.

Saludos y se feliz.

E. N. A. M. O. R. A. D. O. S.

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

images (25)
Tengo dos hijas que son la noche y el día, por ejemplo: una se muestra más abierta en casa que fuera de ella y la otra, todo lo contrario, más abierta fuera de casa que en ella, por lo que es muy fácil que mi hija mayor (23 años y la pequeña 19) cuente casi todo lo que le pasa en la calle y un día llego provocando la siguiente conversación

  • Mi hija: ¡papa! hoy me ha dicho una compañera de clase que con el paso del tiempo las parejas pierden la pasión
  • Yo: pues sí hija, es lo habitual.
  • Mi hija: pero papa, entonces si mama y tú lleváis más de 30 años juntos ¿la habéis perdido? Porque no es eso lo que nosotras vemos.
  • Yo: no hija, nosotros no la hemos perdido pero no creas que somos especiales, o sí, según se mire, solo que un momento determinado decidimos “apartar el romanticismo” y tomar las riendas de nuestra relación destacando los siguientes puntos:
  1. Empatía: que la testosterona y los estrógenos conozcan sus efectos emocionales.
  2. Negociación: estrógenos y testosterona llegando a acuerdos.
  3. Actitud: estrógenos y testosterona juntos afrontando retos son más fuertes.
  4. Maternidad: que la testosterona comprenda a los estrógenos.
  5. Organización: estrógenos y testosterona juntos simplificando tareas.
  6. Reflexión: siendo tan distintos ¿por qué testosterona y estrógenos se buscan?
  7. Aptitud: formación en, por ejemplo: dietética, nutrición, psicología y sexo.
  8. Debate: testosterona y estrógenos discutiendo nunca llegan a nada.
  9. Oído: que ambos aprendan a escuchar y a hablar en el mejor momento.
  10. Sexo: si lo anterior funciona esto también, de lo contrario, se degrada.

Ayer una chica (que está a punto de cumplir los 40, separada y madre de una hija) me preguntaba que qué le iba a regalar a mi mujer el día de los enamorados, yo le respondí que lo mismo que todos los días: amor verdadero, me miro sorprendida y me dijo que con esa actitud no se explicaba como llevábamos tantos años juntos, evidentemente no entré en ningún debate y volví de nuevo a mi vida, porque su reacción me volvió a confirmar que nos queda mucho camino para entender que es eso del amor y qué objetivos tiene, mejor dicho, qué objetivo tiene.

Te decía que tengo dos hijas que son la noche y el día, dos personas de las cuales somos, mi mujer y yo, totalmente responsables y que desde que llegaron al mundo, aceptamos que nuestras prioridades debían pasar a un segundo plano y sobre todo, que por ellas debíamos mantenernos siempre E.N.A.M.O.R.A.D.O.S.

Pasados los años y por supuesto analizando el resultado, puedo afirmar que el amor y la pasión son el resultado del pragmático trabajo aplicado bajo el estricto cumplimiento de estos puntos, así es que os invito a trabajar  E. N. A. M. O. R. A. D. O. S. porque el amor verdadero es premio más que suficiente para aceptar el esfuerzo.

Saludos, se feliz y vive E.N.A.M.O.R.A.D.O.S.

 

Ilusiónate creando sinergias

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

labani_sev_left

Uno de las principales cuestiones que debemos gestionar durante el desempleo es la incertidumbre y por lo tanto, el miedo que nos provoca el futuro que al que nos enfrentamos y que debemos resolver.

Puede que en tu caso tengas claro el camino elegido para salir de esa situación pero, al menos es lo que a mí me pasa, puede ocurrir que no lo tengas tan claro porque quizás la formación que obtuviste ya no sirve de mucho, o porque durante años te has dedicado a una profesión o mejor dicho, a un sector productivo que ha pasado su ciclo o se encuentra atravesando tantos cambios que casi tiene el mismo temor por el futuro que tú.

El caso es que cuando te encuentras en esta situación está claro que tienes que hacer algo, por ejemplo:

  • Evidentemente buscar empleo y sin rendirte.
  • Prepararte unas oposiciones para ver si entras en alguna bolsa de empleo público.
  • Adquirir una nueva formación que, además de mantenerte ocupado y ampliar tus capacidades, te pueda aportar ideas para futuros negocios propios.
  • Trabajar las RRSS aportando algo de valor.
  • … y lo que se te ocurra que te pueda ayudar a crecer.

Todo eso está muy bien y además considero que es el paso previo de algo que considero mucho más importante, voy a intentar explicarme.

Uno de los principales problemas a los que nos enfrentamos los desempleados (aún más si tienes mi edad (50), vives en una provincia pequeña con un nivel de desempleo altísimo y el sector productivo en el que te has desarrollado profesionalmente esta, por varios motivos, en horas bajas), es que las empresas de selección o departamentos de RRHH se ciñen en buscar exclusivamente los perfiles solicitados, por lo que incluso aun habiendo una oferta empleo en una empresa de tu preferencia y teniendo un contacto solido en ella, puede que no pueda hacer nada por ti por ser la empresa de selección o departamento de RRHH la que se encargue de toda la gestión.

A donde nos lleva esto, bueno, aunque solo el final de tu camino te dirá si has elegido el correcto o no, algo hay que hacer y en esa labor de hacer para crear, “no se sabe qué cosa”, ten por seguro que la mayoría de las sensaciones que tendrás van a ser de que no vas a ningún sitio; sin embargo y por supuesto si insistes, de vez en cuando te encontrarás sorpresas que te devolverán la ilusión haciéndote ver el futuro con más optimismo y hasta con éxito, pero ya te adelanto que tu ritmo va a ser lento, bueno, siempre y cuando quieras madurar bien cada paso, porque cada paso es vital.

El caso es que en ese proyecto familiar que andamos madurando, me estoy encontrando con las opiniones de muchos amigos y conocidos… ¿imaginas cuáles son las mayoritarias, no? Algunos incluso me han dicho que por mi bien van a hacer todo lo posible por quitarme la ilusión y debo tener mucho cuidado, porque en muchas ocasiones me hacen dudar y mucho.

De hecho, en algunas ocasiones me he planteado la posibilidad de “eliminar de mi lista” a esos “amigos” y  en algunos casos así ha sido pero al igual que en cualquier actividad social o empresarial, tengo claro que hay que buscar compensar lo que se pierde o eliminas para mantener y mejorar lo que pretendes; así es que en el desarrollo de esta aventura, estoy conociendo a nuevas personas y junto con el apoyo de los buenos amigos, con algunas de ellas estoy desarrollando actividades sinérgicas que nos hacen confiar en el futuro e ilusionarnos cada vez más con el hecho de que lo vamos a conseguir.

¿En qué consisten esas actividades sinérgicas?

Es muy fácil: en el planteamiento de cada proyecto intervienen dos o más personas y se supone, que todas tienen el interés de aportar lo que mejor saben hacer, ya que lo que pretenden, aunque sean con objetivos distintos, es construir un proyecto común.

Por ejemplo: si uno tiene los contactos y el otro los conocimientos, ambos crean una oferta de servicios común para las empresas o particulares que los demandan, consiguiendo el primero los conocimientos que necesita para completar los servicios que ofrece  y el segundo, ampliar su número de contactos para consolidar el proyecto que pretende, teniendo en cuenta que ambos proyectos son complementarios y no competencia.

Un ejemplo más claro: mi proyecto necesitaba un logo y por su diseño me cobraban un pico, además no me confirmaban fecha de entrega, así es que se me ocurrió pedirle el favor a un amigo aficionado a la pintura y que expone al público, este acepto el reto y me ha hecho algo chulo, sencillo y “gratis”, que transmite perfectamente lo que pretendo y a cambio, yo promocionaré sus exposiciones.

Algo simple, rápido, barato y humano, sobre todo humano.

Saludos, se feliz y haz lo que sea siempre con la mejor intención, que algo bueno traerá.