¿Qué preguntas te has hecho antes de emprender?

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

question-479660_960_720

Afortunadamente para Jaén cada vez se organizan más actividades relacionadas con el Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE), que a todos los interesados en este maravilloso producto nos dan la oportunidad de poder hacer un Networking de mucha calidad y ayer, tuve la fortuna de asistir a otro gran evento y lo más importante, de disfrutar del enorme privilegio de tener para mí casi casi en exclusiva, a unos cuantos/as reputados profesionales de este sector que tuvieron a bien compartir conmigo  sus experiencias, consejos y reflexiones.

Y de entre todos estos profesionales hay uno al que sigo, se enteró ayer, desde que tuve conocimiento de su influencia en las opiniones de otros muchos profesionales del sector oleícola, sin embargo y a los largo de este tiempo, lo que me he ido encontrando ha sido mucho más de lo que me esperaba y es que es alguien fuera de lo común… a ver cómo te lo explico: imagínate a un alto ejecutivo, por su cargo, de una multinacional alemana a la que llego desde un pueblo pequeño, humilde y perdido en la inmensidad de la provincia de Jaén a base de demostrar, con humildad y sencillez, todo lo que tiene dentro ¡este tío es inagotable!

La actividad de ayer me ha dado, además de muchas lecciones y puede que futuras oportunidades de empleo o de negocio, para escribir dos artículos en mi Blog y otros dos a través de mis colaboraciones con Torredonjimeno Directo, la prensa digital de mi pueblo, que ya iré compartiendo.

Y en este, como bien has leído en el título e inspirado por varias conversaciones mantenidas con este alto ejecutivo,  voy a intentar plasmar las preguntas que me han ido surgiendo desde el día que me plantee emprender para salir del desempleo, las cuales, se hacen más necesarias cuando continuamente leemos que el 90% de los intentos de emprendimiento fracasan.

Pero antes de pasar a esas “preguntillas”, quiero proponerte cambiar lo de emprendedor por autónomo, ya sé que es menos molón pero es más realista, vamos a las preguntas:

  • ¿Tengo carácter para ser autónomo? Es decir, ¿podré vivir con esa continua inestabilidad y temor a cómo se me va a dar mañana sin que afecte mucho a mi salud mental, personal y por ende, a la física?
  • ¿Tengo las condiciones necesarias para ser vendedor? Porque a ver, tendrás que ofrecer tu producto y salvo que en tu presupuesto inicial quepa contratar a un buen vendedor profesional, cosa que me extrañaría y que no te recomendaría que hicieses en un principio, antes de contratar a cualquiera mejor que lo hagas tu ¿no crees?
  • ¿Por qué, dónde, en qué o con qué y cuando voy a emprender? Hay muchos que recomiendan emprender en algo que nos apasione y estoy de acuerdo con ellos pero ¿es lo que más nos interesa? Desde mi modesta opinión hay que hacer un gran análisis de por qué, donde, en qué o con qué y cuándo hacerlo.
  • ¿Cómo ando de “pasta”? ¡Tate, ya empiezan las cosas serias! La mayoría de autónomos que conozco que aún aguantan la crisis y no creas que van sobrados, son aquellos que en los tiempos de bonanza fueron previsores y pueden tirar de sus ahorros para mantener su negocio y familias y también los hay que pueden reinvertir en sus negocios lo poco que ingresan hasta tiempos mejores, porque en casa entra otro sueldo y de los que lo han intentado durante la crisis, solo sobreviven y ahora mismo tengo en mente a tres, aquellos que tenían y tienen el local en propiedad y el apoyo financiero de la familia, porque si tienes que ponerte en manos de los bancos…
  • ¿Con cuántos clientes potenciales cuento? Verás, puedes que pienses que conoces a la gente suficiente como para tener un número de clientes garantizados que te permitan sobrevivir el primer año, de forma que los puedas hacer crecer pero permíteme una advertencia, mucha de esa gente “te va a dar la espalda”, bueno, mejor dicho, es lo que tu creerás pero debes comprender que esa gente tiene derecho a elegir qué servicio o producto compra y a quién, es su dinero y su futuro, tu trabajo será hacerles comprender que tu eres la mejor opción pero antes, busca la manera de asegurarte de que el primer palo que recibe un autónomo no te haga ir pensando en abandonar.
  • ¿Tengo los conocimientos suficientes como para manejar una empresa? Esto no es menor, hay mucha gestión con la que trabajar y mucho conocimiento de producto o servicio que argumentar, porque sin lo primero no tendrás el control de tus números y sin lo segundo perderás oportunidades de venta.

Estas preguntas me las he ido haciendo a lo largo del tiempo que llevo trabajando para encontrar empleo por cuenta ajena, mientras a la vez voy desarrollando un plan de empresa que me ha ido llevando a buscar los mejores consejos y el peor que hoy en día puedes recibir es: “Ponte por tu cuenta que tu vales mucho”.

Seguro que vales mucho pero nuestras capacidades son muy vulnerables cuando las cosas se tuercen y hoy en día y no lo digo yo, lo dicen las estadísticas y lo que más me fío: la calle, la cosa está para que antes de lanzarnos nos hagamos como mínimo estas preguntas básicas.

¿Tienes alguna pregunta básica más que incluir a esta lista?

¡Ah! Puede que caigas en la tentación de pensar en que como me atrevo a hablar de esto si no sé que significa ser autónomo pero te equivocas, lo sé y aunque hace años de aquello, tengo muy presente lo que es y lo que implica.

Nota: recuerda que si recomiendas este artículo en Linkedin y no estás entre mis contactos, te lo solicitaré porque no sé si algún tendrás una oportunidad para mí o de mí para ti o porque no, porque puede que algún día seas mi cliente.  

Saludos y se feliz.

Anuncios

¿Cómo se forja un vendedor? (Primera parte)

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

blacksmith-1174956_960_720

Tras entrevistar para mi programa de radio “Paseando entre Olivos” (puedes escucharlo aquí) al profesor  de la Universidad de Jaén D. José Juan Gaforío Martínez, posiblemente uno de los médicos que más sabe de grasas comestibles del mundo, probablemente el que más de las de origen vegetal y  sin duda el que más de aceites de oliva.

Mantuvimos una amena charla y entre otras cosas, hablamos sobre el constante crecimiento de las universitarias frente a los universitarios y además, de que se confirmaba con los resultados, generalizando claro está, el mayor compromiso de las chicas frente a los chicos con los estudios y concluía, que probablemente este motivado porque a los chicos nos aburre mucho más que a ellas estudiar y que como mejor aprendemos es con la actividad.

Esta introducción no la quiero usar para justificar el que fuese un mal estudiante, que lo era y mucho y tampoco, para excusarme con que me aburría muchísimo y que me desesperaban la mala actitud y, aunque no era consciente de ello, la falta de empatía de la mayoría de los profesores (de hecho acabo de terminar un ciclo de FP con notable alto) sino para explicar cuál fue mi proceso de aprendizaje hasta convertirme en vendedor profesional por necesidad, que como bien sabes, no tiene una formación específica y si la tiene, o algo así, es relativamente reciente, por lo que la única posibilidad entonces era aprender de la mejor manera posible: ensayo / error.

Se puede decir que mi aprendizaje empezó siendo muy joven, casi un niño, pero realmente no era un acto de venta lo que hacía, más bien me buscaba la vida vendiendo a la chatarra los hierros y cartones que iba encontrando y pidiendo, para sacar algún dinero que no me daban en casa… que no es que no me diesen lo suficiente, es que no me daban nada.

Así y casi sin darme cuenta, creo que fue como supere la timidez propia de la edad y quizás también de mi personalidad.

  • Lección nº 1: La timidez y en cualquier actividad de nuestras vidas, es muy mala compañera de viaje.

Terminé más mal que bien mis estudios, ya olvidados, de electricista y decidí seguir los pasos de mi hermano mayor para hacer carrera militar pero cumplido el periodo firmado lo deje porque sentía que no era lo mío; sin embargo, aparte de aprender con 16 años a tener que sacarme las castañas del fuego entre hombres mucho más mayores que yo, me buscaba la vida, porque de casa no llegaba dinero, ofreciendo servicios de costura, limpieza, lavado y porque no decirlo, con alguna que otra negociación usando mi graduación y posición, para determinar quién y cuando hacía las guardias atendiendo las necesidades de los implicados, no sé si me explico pero quizás lo más importante y sin ser muy consciente de ello, es que aprendí el poder de la negociación y del win – win, aunque esta expresión es muy reciente y en aquella época, junto con otras como empatía, resiliencia, etc. no se conocían o en todo caso se empezaba a hablar de ellas.

  • Lección nº 2: se respetuoso pero no te dejes intimidar por la posición u ocupación de nadie, son personas como tú y por lo tanto con tus mismos miedos, inquietudes y preocupaciones, escucha sus emociones, eso te allanará el camino hacia su confianza o te ayudará a alejarte de quien no te aporte.

  • Lección nº 3: provoca la negociación y cuando estés en ella, piensa siempre en que deben ganar todos, crea equilibrio, el equilibrio es el pilar que sustentará tu futuro profesional y personal.

Me licencie y desde que me buscaba la vida con los hierros y cartones, hasta los 18 años que lo hice, habían pasado seis, seis años aprendiendo y a forjarme, sin ser muy consciente de ello, como vendedor profesional, mientras muchos de mis amigos y compañeros seguían con sus estudios, algunos ya universitarios.

Es decir, ¿6 años para aprender solo tres lecciones? O yo soy muy torpe o esta “carrera” es muy difícil.

Continuará…

Nota: si recomiendas este artículo en Linkedin y no estas entre mis contactos, te lo solicitaré por varios motivos: que podamos colaborar en el futuro, que me tengas presente para alguna oportunidad de empleo o negocio, nunca multinivel, que en esta vida nunca se sabe.

Saludos y se feliz.

¡Claro que tengo un plan de emprendimiento!

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

aceitedeoliva

Mucha gente se sorprende de que aún no haya hecho nada teniendo en cuenta mi experiencia comercial, la ya acumulada en RRSS y claro está, mi nueva formación como Técnico en Aceites de Oliva, que te recuerdo que por orden de calidad son:

  1. Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE): zumo de aceituna extraído solo por procesos mecánicos a bajas temperaturas, con una acidez libre inferior a 0´8º, frutado y sin defectos.
  2. Aceite de Oliva Virgen (AOV): zumo de aceituna extraído solo por procesos mecánicos a bajas temperaturas, con una acidez libre inferior a 2º,frutado y sin defectos o con alguno leve.
  3. Aceite de Oliva (AO): es el resultado de mezclar un lampante refinado por procesos físico/químicos con uno virgen, en una proporción, siendo espléndidos, del 80% para el refinado, que es una grasa plana sin color, sabor, ni olor y el 20% para el virgen, con el que se le dará algo de color, sabor y olor. No obstante siempre será mejor que cualquiera de semilla.
  4. Aceite de Orujo de Oliva: es el resultado de mezclar la grasa que aún queda y que se extraen con hexano, de los orujos que resultan de la extracción de los zumos vírgenes, a la cual se le somete a un tratamiento similar de refinado que sufre al del lampante, para que luego sea mezclados con uno virgen y en la misma proporción que el oliva. No obstante siempre será mejor que cualquiera de semilla, ten en cuenta que todos los de semilla reciben un tratamiento similar con hexano.

Hecha esta importante aclaración paso al tema en cuestión ¡pues claro que tengo un plan!

Pero lo de emprender no es una decisión que se deba tomar a la ligera; de hecho, si preguntásemos cuántos han fracasado por lanzarse en un calentón provocado por esa incómoda situación de tener que gestionar sus emociones por sentirte inútil en el desempleo, saldrían miles.

No tarde mucho tiempo tras mí caída, no provocada, que todo hay que aclararlo, en el desempleo, en ser consciente de que mi más que probable salida profesional estaría en el emprendimiento… bueno, miento, fue antes, concretamente cuando ya teníamos más o menos claro que el proyecto llegaba a su fin y que por muchas promesas que nos hacían de repescarnos en un futuro, también tenía claro que en mí caso, como en el de muchos, por nuestra edad y sin formación universitaria, nuestras posibilidades serían nulas.

¿Por qué crees que mi Blog se llama como se llama? Cuando trazo un plan siempre lo hago a muy largo plazo, para que te hagas una idea, el próximo 14/09 se cumplen 25 años de mi matrimonio, 25 maravillosos años y antes de casarme ya los visualizaba observando y estudiando a los matrimonios de mi familia, conocidos, amistades y sobre todo, haciendo un esfuerzo por comprender mejor a las mujeres y más a la que sería la mía.

Mira, en lo primero que pensé fue en montar una tienda de bicis… mi hobby y mi pasión, montar en bici para mí es ese momento único en el que las ideas fluyen y se ordenan a gran velocidad, pero las exigencias de unos proveedores a los que no les importa en absoluto cual pueda ser tu futuro, los grandísimos costes fijos y la enorme competencia que hay a través de las tiendas online, me hizo desestimar la idea; de hecho, una amigo la cogió y pasado algo más de dos años tuvo que cerrar y lo peor, habiendo perdido bastante dinero.

Luego, por mi “olvidada” formación como electricista, pensé en montar una tienda de electrodomésticos, pero tras consultar a un amigo que fue gerente de una gran tienda y comprobar que los requisitos de proveedores y burocráticos eran los mismo que con lo de las bicis, también lo desestime.

¿Qué me queda? A ver, tengo todos los carnets de conducir pero para trabajar por cuenta ajena necesito el CAP y para ser autónomo la titulación de transportista, por cierto, otra forma que sacar dinero por parte de la administración. Me saco el CAP y compruebo que conductores con experiencia y más jóvenes que yo hay a miles, por lo que entonces me queda ver qué posibilidades hay de hacerme autónomo. En este sector, porque en el pasado fue una de mis actividades, tengo amigos y conocidos a los que fácilmente puedo localizar; de hecho, fue en una salida a cenar de parejas cuando dos de ellos me explicaron como estaba el patio y el patio estaba y está para salir corriendo.

Te decía que todo lo hago con una amplia visión a largo plazo y llegados a este punto, no me quedo más remedio que retomar aquella idea que un día surgió y que se quedó como olvidada en un cajón, aunque cada vez que escribía un artículo en mi Blog me daba un toque de atención.

¡Ah! Y a todo esto y como comprenderás, estudiando, trabajando con mi blog, dándole vueltas al coco para encontrar otras soluciones y por supuesto, buscando empleo activamente, lo que sin embargo ahora se ha transformado en casi un: “el que me quiera que me busque”, ¿chulería? No, aburrimiento, desengaño y discriminación injustificada por mi edad.

Bueno, ahora es cuando muchos me dicen: ¡Gus, ya lo tienes casi todo, ya mismo ¿no?!

Me decía una compañera del ciclo de Técnico en Aceites de Oliva y Vinos: ¡Joer Gustavo! Es que lo que buscas es tan difícil…

Lo sé pero ¿soy uno más de los muchos que hay o me empeño en algo diferente para conseguir darle forma a mi idea?

Mi idea necesita primero dar un empujón a esa parte del sector oleícola que está investigando o mejor dicho, asomándose a otras formas de hacer las cosas y te garantizo que no es fácil, muchas cosas de las que propongo a la mayoría les suena a chino, aunque reconozco que hay alguno por ahí que pregunta y que quiere saber más.

Pero la cosa no queda ahí, en mi búsqueda de colaboración, porque solo no voy a poder hacer, tengo muy definido el tipo de persona con la quiero crear sinergias y te garantizo que no es tan fácil, por que hablamos de empresarios y como requisito, quiero alejarme de aquellos que tengan como única prioridad ganar dinero, a lo que por supuesto no renuncio pero que nunca haré si para ello tengo que engañar o aprovecharme de otros; sin embargo y aunque a están escondidas en ese enorme mundo de novedades por descubrir, esas personas van saliendo a la luz.

¡¡Mama mía como me he enrollao!! Bueno corto ya que me emociono y a todo esto ¿tengo alguna seguridad de que al final pueda salir? Pues no, pero que nadie me diga que no estoy en ello.

Saludos, se feliz y consume AOVE, tu salud va en ello.

Nota: si recomiendas este artículo en Linkedin y no estás entre mis contactos, te lo solicitaré porque puede que te necesite o que me necesitas ¿quien sabe?

¿Dónde está el límite de la prudencia?

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

320327_407417025991978_688518322_n

Tengo 50 años y me he pasado toda mi vida escuchando: “ten mucho cuidado con lo que dices y con lo que haces”, algo que para mí siempre ha sido muy “estresante” y bueno, puede que te parezca un ingenuo, pero siempre me he preguntado ¿por qué? Porque debo tener cuidado con lo que digo y con lo que hago si todo lo que pretendo es aportar para avanzar.

¿Qué me puedo equivocar? Pues claro ¿dónde está el problema, no se trata de eso, no se trata de cometer errores atreviéndonos a hacer para avanzar? Y si te molesta lo que digo o lo que hago ¡Dímelo cojones, que no muerdo! Pero no te des la vuelta  y te calles refunfuñando mentalmente robándome el derecho a mejorar, porque puede que me haya equivocado ¡claro que sí ¿y qué?!

Pero ¿y si eres tú el equivocado o confundido y actuando así te pierdes la oportunidad de que pueda ofrecerte los argumentos que necesitas para entenderme y avanzar en tu mejora? Porque puede ser solo que tus emociones también estén manipuladas por una educación que nunca ha tenido en cuenta las emociones de nadie ¿no crees?

Me he pasado muchos años reprimiendo mis emociones, emociones puras de verdad ¡que no es coña! Que me he pasado gran parte de mi vida sin entender todo lo que ocurría a mi alrededor , no es que ahora lo entienda mucho pero ya se moverme entre él y sé cómo funciona

¿Y sabes cuál ha sido el resultado? Pues que salí de mi obesidad y encontré la felicidad, sí, esa que aunque las cosas se pongan muy jodidas impide que vivas con un nudo continuo en la boca del estómago, sí, también sé muy bien que es eso.

Por eso he concluido que el problema no soy yo o mi manera, para algunos, impulsiva de actuar, el problema es precisamente mi nulo temor a errar, porque además he aprendido que cuando tienes más o menos ordenadas las ideas si te piensas mucho lanzarte, por la bloqueante educación que hemos recibido y que recibimos, al final no te atreves a nada y te arrepientes toda la vida.

Triste pero no tenemos tiempo que perder o al menos a mí no me da la gana perderlo ¿a qué tengo que esperar, cómo sé cuál es el momento y la forma de actuar, dónde está el límite de la prudencia?

Por ejemplo:

  1. ¿Cuándo he de decir que no? Pues siempre que te lo parezca
  2. ¿Cuándo he de alejar de mi vida a alguien que me hace daño? Cuanto antes
  3. ¿Cuándo he de denunciar moving laboral? En cuanto lo notes, porque ya llevarás un recorrido.
  4. ¿Cuándo le pongo disciplina a mis hijos? Desde el primer día.
  5. ¿Cuándo le propongo a mi pareja disfrutar del sexo de otra manera? Todos los días.

Recuerdo que cuando mi hija sufrió Bullyng mucha gente, incluso algún familiar, por prudencia, vivimos en un pueblo, me aconsejaron no denunciar porque eso era cosa de críos, evidentemente no les hice caso y algunas veces me pregunto

¿Si no lo hubiese hecho, qué pensaría mi hija hoy de mí?

Los ensayos en la vida no los hacemos con la protección y seguridad que nos ofrece un laboratorio, porque si fallamos en un ensayo de laboratorio y se rompe una bureta, pues nada, tomamos nota, lo tenemos en cuenta para el siguiente paso y anotamos que se ha roto una bureta ¿Pero en la vida? ¿Qué pasa cuando cometemos un fallo o peor, que no lo sea y que a alguien se lo parezca por la educación que ha recibido o por yo que sé qué cosa?

He visto que mucha gente ha dejado de intentarlo para siempre porque alguien, equivocadamente o porque ese día no había hecho popo ¡qué sé yo! No le permitió avanzar en su progreso robándole el derecho de recibir su crítica constructiva y también como otros lo hacen por sus propios miedos e inseguridades.

Algunos me dicen que ahora que estoy en el desempleo debería tener mucho cuidado con esto; pero es que esto también me ha permitido conseguir una carrera ejemplar y recientemente, me ha llevado matricularme en un ciclo de FP y terminarlo con sobresaliente conviviendo con adolescentes durante dos años sin ningún problema; esto me permitió atreverme a ser intervenido seriamente de una rodilla con 48 años, tolerar el dolor y recuperarme sin problemas; esto me permite levantarme todos los días sobre las 05:30 con la ilusión de que lo voy a resolver; esto me la llevado a conocer y ser conocido en un sector industrial del que hace poco más de 18 meses no sabía nada… y podría seguir…

Y ahora por favor ayúdame y respóndeme ¿dónde está el límite de la prudencia?

Saludos, se feliz y recuerda que si recomiendas este artículo en Linkedin y no estás entre mis contactos, te lo solicitaré.

¿Qué más puedo hacer para salir del desempleo?

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

13319859_1056803184386689_3438080506637716181_n

Te quedas en el desempleo y lo primero que te ocurre es que el miedo se quiere apoderar de ti, no digamos si además tienes esa edad de la que muchos intentan convencer al mundo de que casi prácticamente no vales para nada, pero vamos por partes que lo de la discriminación por la edad viene más adelante.

Como te decía, primero hay que superar el miedo porque si permites que el miedo se vaya apoderando de ti “las cagao machote”, el miedo te va a impedir ver absolutamente nada y cuanto más fuerte se hace entre tus emociones, menos posibilidades tienes de que algún día se te encienda la bombilla de las posibles soluciones.

No te confundas, el miedo no se supera creyendo que todo se va arreglar ¡no, no! O con ser y transmitir optimismo, hay que ocupar el tiempo trabajando y creando cosas que ocupen a tu mente y además cuidar tu cuerpo con actividad física, esto y si además tienes esa edad de la que muchos intentan convencer al mundo de que casi prácticamente no vales para nada, es vital para que el miedo no te gobierne, pero vamos por partes que lo de la discriminación por la edad viene más adelante.

Más o menos superado el miedo, que te recuerdo que siempre estará latente y más si tienes esa edad de la que muchos intentan convencer al mundo de que casi prácticamente no vales para nada, pero vamos por partes que lo de la discriminación por la edad viene más adelante.

Como te decía y más o menos superado el miedo, te pondrás a buscar empleo y seguramente, cosa que te recomiendo, a buscar consejos sobre cuál es la mejor forma de hacerlo y no te lo recomiendo porque te vaya a funcionar, de hecho a mí no me ha funcionado todavía, heme aquí aún en esa tarea pero si te va a ayudar a pensar para crear, recuerda la necesidad de ocupar la mente para crear alternativas.

Yo lo hice y tras leer a muchos que se dedican a esto del buen consejo, me quede con los de algunos, a los que aún hoy en día sigo, y sabes qué fue lo primero que me invitaron a crear, pues lo que lees: un Blog, del cual ya hace más de tres años de su nacimiento.

Según decían y dicen, el objetivo de crear y mantener un Blog es demostrar a los posibles contratadores tu constancia, experiencia y todo eso que se le supone a un buen profesional.

Pues lo tengo que hacer muy mal porque hasta que empecé a estudiar de nuevo para obtener un título, hace dos años, escribía a diario y desde entonces, aunque algunas semanas me salen dos artículos, fijo me sale uno por semana pero bueno, por muy mal que lo haga no está mal para ser uno de esos que tienen esa edad de la que muchos intentan convencer al mundo de que casi prácticamente no vales para nada, pero vamos por partes que lo de la discriminación por la edad viene más adelante.

También decían y dicen, que teniendo en cuenta, como en mi caso, que la formación que adquirimos esos que muchos intentan convencer al mundo de que casi prácticamente no vales para nada posiblemente estaría desfasada, pero vamos por partes que lo de la discriminación por la edad viene más adelante.

Que deberíamos plantearnos buscar otra alternativa y en mi caso y siendo de Jaén, se me ocurrió, por supuesto sin dejar de buscar empleo en lo mío u otra cosa, titularme como Técnico en Aceites de Oliva y Vinos, la cual y tras dos duros años, ya he terminado siendo la segunda mejor nota de la promoción 14/16, algo de lo que me siento muy orgulloso porque aunque muchos intentan convencer al mundo de que casi prácticamente no vales para nada, lo he conseguido “compitiendo” con chavales y chavalas, maravillosos por cierto, mucho más jóvenes que yo, pero vamos por partes que lo de la discriminación por la edad viene más adelante .

Otra cosa que nos recomiendan los que se dedican a esto del buen consejo es que emprendamos, tomo nota y además de estudiar, buscar empleo, trabajar en mí Blog, la radio y prensa local de mi pueblo, hacer deporte para mantenerme fuerte… ¡anda, que se me olvida lo más importante! Y, entre alguna que otra cosa más, hacer de buen marido y padre.

Empiezo a tomar contactos con distribuidores, profesionales, instituciones… y te das cuenta que el problema no es que yo tenga o no condiciones de emprendedor ¡no, no!

El principal problema es que vivimos en un país en el que aunque muchos se empeñan en hacernos culpables de nuestra falta de iniciativa, no se puede emprender con garantías si no tienes las espaldas muy bien cubiertas y en el que además sabes que si fracasas, lo más normal por cierto, nadie va a volver a confiar en ti.

Y ahora dime, tú ¡sí, tu! ese o esa que dice que por tener 50 años me falta actitud, ganas de emprender y no sé cuántas barbaridades más, hazte un favor porque algún día, si es que no los tienes ya, tú también los tendrás y cuídate mucho de cambiar tu forma de pensar sobre las personas, porque cada persona es una historia y esa historia no tiene nada que ver con lo que tus “pajas mentales” te hacen creer.

Descártame si quieres, porque seguramente será lo que has venido haciendo pero respóndeme a una cosa ¿lo has hecho por qué de verdad crees que a mi edad no se puede evolucionar o por qué te da miedo que alguien con experiencia descubra tu ineptitud? Sabes qué, me quedo con lo segundo.

Hoy por fin me he convencido de que no puedo hacer nada más para encontrar un empleo digno, así es que voy a dejar que, trabajando, por supuesto, y mucho, el empleo o el autoempleo me encuentren a mí.

Se acabaron las lecturas de páginas y APPS de empleo que no hacen más que ocupar espacio de la memoria de mí móvil, se acabó ver que te han preseleccionado y que pasan los días y los meses y que ahí sigues, se acabó comprobar que sin conocerte de nada te descartan por tener 50 años ¡se acabó! En ello va mi salud mental.

Ahora toca otra cosa, ya te contaré.

Saludos, se feliz y recuerda que si recomiendas este artículo en Linkedin y no estás entre mis contactos, te lo solicitaré dando por hecho que aceptarás.

Ahora sé lo potente que es hacer Networking

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

futuroliva2016-680x482

Cuando caí en el desempleo hace tres años y pico (he conseguido cotizar unos meses en este periodo, porque de trabajar no he parado) y te recuerdo que tengo 50, de entre las muchas recomendaciones que leía para encontrar empleo, había una que, junto con la de crear un Blog, sonaba con mucha fuerza: hacer Networking.

Lo del Blog era más o menos asequible ya que “solo” se trataba de atreverse, pero lo de compartir contenido de interés, aparte de acongojar un poco, solo lo podía saber con el paso del tiempo; no obstante, siempre estaba la opción de compartir contenidos de otros que lo hacen mucho mejor que yo y por supuesto, dándole siempre al Cesar lo que le corresponde porque nunca se me ocurriría apropiarme de la creación de nadie.

Pero si te soy sincero y todavía lo sigo pensando, lo de que hoy en día y a mí edad, hay que dejar que el empleo te encuentre a ti, como que no lo veo y tampoco veo que a mi edad… por lo de la discriminación y eso…  pueda tener éxito buscándolo a través de páginas de empleo especializadas, pero bueno, también he de decirte que como solo se trata de probar, pues porque no intentarlo.

El caso es que para bien o para mal, soy representante de “la moderna vieja escuela” ¡sí hombre! Esa que tiene la suficiente experiencia como para saber que debe adaptarse a cualquier novedad y lo hace sin problemas, pero que también saben que no hay nada como un abrazo o un buen apretón de manos para acercar posturas y ganarse a la gente con la que quieres trabajar o hacer negocios.

Por eso y siendo de Jaén, provincia atrasada donde las haya en cuanto a oferta de empleo o posibilidades de emprendimiento, me preocupaba mucho no poder hacer ese tipo de Networking en el que tienes… no sé si llamarlo el reto u oportunidad, de poder venderte tal cual con el objetivo de encontrar un empleo y muy importante hoy en día para los veteranos… por lo de la discriminación y eso… coger ideas y crear contactos que nos indiquen el camino adecuado hacia el emprendimiento, advirtiéndonos de sus riesgos e informarnos de cuales puedes ser esos puntos de apoyo con los que construir una buena estructura de partida.

Porque a ver ¿Qué Networking hay en Jaén o alrededores relacionado con la Industria Farmacéutica, que era donde yo quería volver? Pues ninguno y por eso en un par de ocasiones me desplace a Madrid para participar en alguna que otra actividad, pero me quedo muy claro y aunque aún sigo probando, que las posibilidades de volver a este sector eran y son muy bajas, por eso deje de asistir a estos eventos y además su desarrollo y resultado me llevaron a la conclusión de que quizás lo del Networking era otra moda que ya veríamos como terminaba.

Así es que para buscar alternativas profesionales opte por introducirme en el sector de los Aceites de Oliva Vírgenes Extra (AOVE.)

A ver, puede parecer de Perogrullo porque puedes suponer que si eres de Jaén lo más lógico es que sepas de AOVE, pero es que aunque estemos rodeados de olivos y de almazaras la mayoría de los habitantes de esta provincia no sabemos mucho de este maravilloso producto, por lo que y aunque parezca mentira, es un mundo en el que caes casi de casualidad, al menos y tras darle muchas vueltas al coco, eso fue lo que me paso a mí.

Evidentemente como puedes suponer, actividades de Networking en Jaén relacionados con los Aceites de Oliva Vírgenes Extra (AOVE) hay cada vez más y creo que en estos dos últimos años me resultaría más fácil contar a los que no he asistido que a los que sí, porque de estos ya he perdido la cuenta y el resultado está siendo lento, por las características del sector, pero espectacular.

Por lo que como conclusión, opino que el problema no es tanto si creer o no en el Networking, el problema, desde mi modesta opinión, está primero en hacer una profunda reflexión de cuáles son nuestras posibilidades reales a la hora de elegir dónde hacer Networking, es decir:

1º) ¿Lo que he hecho hasta ahora tiene futuro? Si la respuesta es que sí tienes que hacerte otra pregunta ¿Y yo, tengo futuro en ese sector? Sí la respuesta es sí otra vez, pues “palante” y a por todas, pero si es que no y por supuesto también lo es en la anterior, no te queda otra que levantar la cabeza y “mirar por encima de los árboles para descubrir que hay detrás del bosque” y fíjate, en mi caso he descubierto algo con lo que llevo conviviendo 50 años: El Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE) y los olivos.

2º) La experiencia en los veteranos o la formación en los jóvenes no puede caer en saco roto, así es que tenemos que pensar que es lo que podemos aportar a eso que hemos descubierto tras “el bosque que nos impedía ver” el nuevo y arriesgado, por desconocido, camino que debemos plantearnos emprender.

3º) Hecho lo anterior, que será un batiburrillo de ideas, cógelas, ordénalas y muy importante, compártelas, que no te de miedo, es tu idea, está diseñada para ser ejecutada por ti y aunque puede que otros la intenten copiar, no la han madurado como tú, por lo que será una mala copia de la tuya. Te digo que la compartas porque te ayudará a perfeccionarlo, encontrarás nuevas ideas para que cuando llegue el momento del Networking, ese que estabas esperando, puedas comunicarlo con orden y pasión, porque es el momento de convencer o al menos de hacer pensar, a aquellos que tienen el poder de darte el empujón que necesitas, pero ten paciencia y más si lo que planteas es algo totalmente novedoso.

Eso sí, cuando llegue el momento de la acción te recomiendo tener en cuenta estos consejos:

  • Primero escucha y luego selecciona con quien quieres compartir.
  • Ve muy bien preparado, te van a someter a muchas pruebas sin que te des ni cuenta.
  • Ten paciencia, puede que la cosa se retrase y una queja por tu parte te puede marcar negativamente.
  • Pierde la vergüenza que no el respeto y toma la iniciativa.
  • Céntrate en cada contacto con el que estés en ese momento y si por cualquier circunstancia no has podido compartir con alguno/a de los que habías elegido, no pasa nada, ya tienes una excusa para enviarle un e-mail o mejor, para hacerle una visita.
  • Y muy importante, ve planificando tu siguiente actividad, que seguro que algo te aportará.

Espero haberte ayudado un poco, saludos y se feliz.

Nota: si no estás entre mis contactos de Linkedin y recomiendas este artículo, te lo solicitaré pero si consideras que podemos aportarnos cosas, solicítamelo tú pero te advierto que no acepto ofertas multinivel o similares.

¿Con que quieres ser Visitador Médico, no?

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

person-with-yes-and-no-symbols

A ver, he leído por ahí los impulsivos comentarios de algunos jóvenes graduados en ciencias que reclaman para ellos el derecho de ser Visitadores Médicos, porque su formación les acredita mejor que a nadie para desarrollar esa profesión por encima de cualquier otro perfil.

La verdad es que tiene sentido, eso hay que reconocerlo, pero antes de plantearse si quieren ser Visitador/a Medico y/o de Farmacias porque tienes una u otra formación, opino que deberían valorar alguna que otra cosilla y en base a mi experiencia, me voy a permitir el lujo de darles algunos consejillos, que quizás les ayuden a entender mejor que es la Visita Médica y de Farmacias para que así puedan decidir si es esa su mejor opción profesional.

Pero antes de continuar me gustaría que reflexionasen en primera persona sobre las siguientes cuestiones:

  1. ¿Deseo ser Visitador Médico porque me encanta hablar de mecanismos de acción, farmacocinética, farmacología…?
  2. ¿Deseo ser Visitador Médico porque pienso que con esa labor puedo ayudar a las personas que necesiten los fármacos que promociono?
  3. ¿O lo deseo por las supuestas buenas condiciones económicas que me voy a encontrar?

Lo reconozco, hace 25 años ni siquiera sabía que existía la Visita Médica y fue un cliente Visitador Médico, al que le vendí un coche, quien me informo de que se trataba y sinceramente, lo que más me llamó la atención fueron sus inmejorables condiciones económicas.

Mis estudios en aquel momento eran los de una humilde F.P de Electricista y mi experiencia profesional la de un vendedor de seguros, coches y conductor de camión en la empresa familiar. Sin embargo me marque como objetivo llegar a ser Visitador Médico y lo repito, básicamente por sus condiciones ¿Qué otra cosa me podía llamar la atención si no conocía la profesión?

No tarde mucho en conseguirlo y hecho esto, tuve que hacer un curso de un mes que me introdujo a través de una muy buena formación, en el manejo de los argumentos que los productos que iba promocionar necesitaban; es decir, al igual que para vender seguros no necesite ser abogado ni economista y para vender coches tampoco necesite ser ingeniero, para promocionar medicamentos durante más de 20 años no he necesitado ser licenciado o graduado en ciencias ¡ah! Y lo puedes confirmar en las recomendaciones que encontrarás en mi perfil de Linkedin, mis clientes siempre han quedado encantados con mis presentaciones, argumentaciones y contra-argumentaciones.

Lo “único” que he necesitado es mantener una constante predisposición por el aprendizaje continuo y afortunadamente hoy en día es mucho más fácil.

Por supuesto no quiero que nadie piense que estoy desmereciendo el haber conseguido graduación superior, soy padre de una graduada universitaria y de otra que está en camino; de hecho, yo mismo acabo de terminar un grado medio de FP, es decir, que sé lo que cuesta estudiar, pero con confundamos, hasta hoy y he hecho de todo, no hay nada tan difícil como vender y no os equivoquéis, promocionar medicamentos es vender medicamentos.

Y ahora, con algunas cosillas, voy a intentar situarte en la dura realidad que supone ser Visitador Médico:

1º) Te equivocas si piensan que lo más importante en esta profesión es la argumentación:

Por supuesto que debes conocer tus productos y los de la competencia como la palma de tu mano, pero lo que importa no es lo que sabes o como te lo sabes, lo que importa es como lo transmites y para ello, en esta dura profesión, debes mantener tu actitud intacta en cada uno de los días que salgas de tu casa a realizar tu tarea y te garantizo que es muy difícil.

2º) Bájate del burro, serás un vendedor y punto, otra cosa es como lo quieran adornar o como te lo quieras creer:

Por eso tu humildad debe ser exquisita, porque además de que no hay cosa que le guste menos a un médico que un Visitador Médico subido, vas a estar en contacto con pacientes que te van a observar y no te imaginas como.

3º) ¿Qué tal andas resiliencia?

Verás, te decía que mantener una buena actitud es fundamental para poder desarrollar esta tarea o cualquiera que hagas todos los días; sin embargo, en esta profesión te vas a encontrar (y hoy en día más y precisamente por lo mal que se han hecho las cosas por aquellos que se han desarrollado en esta profesión sin tener las aptitudes comerciales adecuadas) que la mayoría de los Médicos tienen muy poco interés por lo que les podamos aportar, es decir:

  1. Te pondrán pegas para que los visites y hasta en muchos centros prohibirán la entrada a los visitadores.
  2. Te darán unos segundos para desarrollar tus argumentos y si no eres capaz de respetar su tiempo, su inteligencia y formación, se callarán debido a su gran educación pero habrán dejado de escucharte hace tiempo, aunque tienes la alternativa de muchos: bajar la cabeza y decir lo que tienes que decir sin preocuparte de lo que esa persona piensa o siente, pero…
  3. Trabajarás bajo objetivos y no imaginas cuantos y con cada nuevo ejercicio serán mayores y más difíciles de conseguir y por lo tanto, pondrán nerviosos a muchos que te acusarán de ser el responsable si no se consiguen, llegando incluso a amenazarte con perder el empleo en breve ¿acojona o qué?
  4. En esta industria tener un buen Jefe es casi una lotería, la mayoría lo quieren ser por el cargo, las condiciones y porque se quitan del medio de la vorágine que es la Visita Médica y esto significa que cuando la cosa se complica lo tienen fácil, te presionarán sin importarles la realidad del mercado y mucho menos tu estado anímico y de salud.
  5. … si alguno se atreve a añadir que lo haga pero dudo que así sea.

Como nota curiosa te diré que aun habiendo trabajado sectores tan complicados como la de los seguros, los coches, o conducir un camión de día y de noche; pasados un par de años desarrollándome en esta profesión, estuve a punto de abandonar porque no la comprendía, solo la ayuda de otro profesional con una gran perfil comercial me hizo comprender que mi éxito no lo iba a encontrar a través de mis preparadas argumentaciones, sino a través de la gestión de mis emociones y de la empatía hacia mis clientes ¿lo pillas?

Sin embargo y si tienes las condiciones emocionales adecuadas, te animo a que lo intentes, porque  ahora y con una gran experiencia acumulada en ella, puedo decir que es una de la profesiones más gratificantes que existen, y ya no lo digo porque sea de las que mejores condiciones económicas ofrecían, lo digo porque estar y saber escuchar a los pacientes, estar y saber escuchar a nuestros clientes, para mí ha sido la mejor oportunidad para crecer como persona, pero claro, para eso tienes que saber trabajar “sin que te importe” el dinero, los objetivos, la empresa, el jefe y todos esos factores que existen en esta dura profesión capaces de ser el origen de las desgracias de muchos de sus profesionales.

Saludos y se feliz.

Nota: si recomiendas este artículo en Linkedin y no estás entre mis contactos, te lo solicitaré.