¿Qué haces para conseguir el futuro que deseas?

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

runcorn_-_jubilee_bridge_at_night

Afortunadamente y por motivos laborales, ya tocaba, estas últimas tres semanas he tenido un poco “abandonado” mi Blog en cuanto a publicaciones se refiere, porque en cuanto a la creación esto es un no parar, ya que estoy muy atento a ver que provecho le puedo sacar a todas las experiencias que disfruto, positivas o negativas, para favorecer mi crecimiento personal y profesional; por supuesto, sin olvidar que debo compartir mis reflexiones con quien las quiera leer, porque entiendo que así crecemos ambos, por una parte porque a mí escribir me ayuda a interiorizar para continuar puliendo errores y por otra, porque a ti te pueden ayudar a iniciar un cambio de actitud, aunque sea para decidir si seguirme o no.

Como has podido leer en el título de este artículo, te pregunto qué haces para conseguir el futuro que deseas y fíjate que curioso, durante estas semanas se me habían ocurrido otros contenidos, que ya publicaré; sin embargo, este me ha surgido hoy dando una vuelta en bici, que como siempre me ocurre, es donde mejor reflexiono.

Ayer mi esposa y yo celebramos nuestras bodas de plata, que se cumplieron el día 14/09. Fue algo sencillo, ya que tres años luchando por salir del desempleo dejan muy tocada una economía familiar; así es que hicimos una humilde cena y disfrutamos de una película en el cine, a la que nos invitaron nuestras hijas no sin esfuerzos para sus economías.

Terminamos de cenar y antes de entrar en el cine, se me acerca un chico de unos 40 años que no terminaba de reconocer: alto, con una frondosa barba y una barriga que empezaba a notarse demasiado me despistaron.

Era alguien con quien montaban en bici hacía unos años y al que le perdí el contacto, hasta que un día me solicito amistad en Facebook y enterándome con las cosas que compartía, de que se había separado y que mantenía una dura cruzada para poder disponer de más tiempo para estar con su hijo.

Le acompañaba una chica algo más joven que él y mientras ambos charlábamos interesándonos por nuestras vidas, mi mujer mantuvo una charla con su acompañante en la que le dijo, que ella también estaba divorciada y que todos los problemas surgieron cuando su ex marido se quedó en el desempleo pero que no fue este el motivo de su distanciamiento, sino el que se pasaba los días sin hacer nada para salir de ese estado, lo que llevo la relación a un punto que se hizo insoportable y sin opciones de retorno.

Esta fue la dedicatoria que le envié a mi mujer el día de nuestro 25 aniversario de bodas:

“Tener la capacidad de imaginarte el futuro que deseas y a la vez de aprender de cada uno de los errores y aciertos que vamos cometiendo, desde mi modesta opinión, te ofrece como resultado una vida, complicada, claro que sí, pero completa y feliz.

Esa “estrategia” es la que aplicamos a nuestro matrimonio Teresa y ambos, apoyándonos el uno en la otra y viceversa, hemos ido creciendo a la par y hoy que se cumplen 25 años de nuestro compromiso, solo te puedo decir que para mí esto acaba de empezar.

Gracias por ser como eres y por haberme elegido a mí. Te quiero.”

Aun en mis peores momentos nunca he dejado de soñar y de imaginarme un futuro mejor que el presente que disfruto y por esto, mejor dicho, por compartirlo, muchos me han llamado ingenuo y me han criticado por aplicar estrategias distintas a las “aceptadas” por la mayoría, pero hoy y muchos años después de no perder nunca la ilusión, tener fe en mí mismo y siendo muy fuerte ante todo aquello o aquellos que, principalmente por egoísmo, querían obligarme a desviarme de mis sueños, he cumplido muchos pero hay tres con los que me siento muy satisfecho:

  1. Ser parte y participar en la creación de una gran familia que en los momentos más difíciles es cuando más unida ha estado y estará.
  2. Superar con un recorrido que ha durado más de 35 años (voy a cumplir 51) una obesidad desde lo más profundo de mis emociones, que me acompañaba desde mi niñez y que estaba provocada por comer compulsivamente debido a la ansiedad que me creaba mi entorno familiar y social.
  3. Haber encontrado, mejor dicho, que gracias a la actividad generada por mi Blog y tras algo más de tres años en el desempleo (salvo el periodo de 6 meses en icon outsourcing que nunca olvidaré), me haya encontrado un proyecto de futuro en una buena empresa.

Ahora y dicho todo esto, ¿eres capaz de imaginar cuantos momentos de dudas y de ganas tirar la toalla he tenido, sobre todo en estos últimos tres años?

La vida me ha vuelto a demostrar que el camino se hace andando y que tras el esfuerzo siempre hay recompensa y que si tienes recompensa sin esfuerzo, antes o después, la vida te ajustará las cuentas y será implacable.

Saludos y se feliz.

 

Anuncios