¿Condenados a no entendernos?

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

descarga

Es maravilloso comprobar como ante la misma situación cada cual reacciona de una forma distinta; sin embargo y por una enorme falta de empatía y de educación emocional, esa maravillosa disparidad en los planteamientos que, bajo mi modesta opinión, nos deberían invitar a descubrir por qué ocurren (te sorprendería lo que descubrirías), compruebo que solo sirven para alejarnos cada vez más los unos de los otros.

Nadie tiene la razón absoluta, es más, nunca nadie la ha tenido ni nunca nadie la tendrá jamás; sin embargo, ahí estamos cada cual intentando imponer la nuestra por no se sabe qué interés.

Por dinero, placer, comodidad… por el simple hecho de que place que las cosas sean como yo digo…da igual, ya puedes tener el interés que quieras que si lo que consigues lo haces por egoísmo y a través del temor o falta de coraje del otro, tu razón y objetivos conseguidos son papel mojado y solo tienen un final: tu infelicidad y la de tu entorno.

Ya que estamos en esa época del año en la que parece ser que casi todos estamos más predispuestos a ello, quiero pedirte que lo pienses un poco.

Con más de medio siglo de vida superado creo que ya puedo opinar sobre algunas cosas y hasta creo que se me podría escuchar y tener cuenta, aunque evidentemente solo lo harán aquellos que se acerquen a mi forma de pensar y no es porque los demás no puedan o no quieran, es que no hemos sido educados y sí manipulados, para mejor alejarnos a través de la competición que unirnos a través de la empatía y la inteligencia emocional.

He pasado más de la mitad de mi vida intentando entender porque somos como somos y porque hacemos lo que hacemos, lo que me llevo a un estado insoportable de ansiedad continuo, cansancio crónico y obesidad, entre otras cosas y lo digo tan abiertamente, porque ahora que he superado todo eso y que puedo ver la vida con otra perspectiva… digamos, que más limpia… tristemente compruebo que es algo generalizado.

Verás, lo que más daño te va a hacer siempre es la actitud “negativa o tóxica” que otra persona tiene y sinceramente, reconozco que es muy difícil manejar el dolor que te provoca su impacto pero algo tienes que hacer porque en ello va tu salud mental…  y física y también la de tu entorno más cercano.

Lo primero que tienes que interiorizar es que, aunque no te lo parezca, las demás personas no son muy distintas a ti; es decir, les preocupan las mismas cosas que a ti solo que se las plantean de otra manera, la cual, no es ni mejor ni peor que la tuya, simplemente son distintas y el resultado será positivo, si se ha conseguido desde el amor, el placer por las cosas bien hechas y el respeto, porque aunque hagamos las cosas desde la mejor de nuestras intenciones, cada uno de nosotros, aun siendo muy buenos en lo nuestro, podemos ser tóxicos para otros muchos pero ojo, cuidado con esto, porque si eres tóxico para una mala persona, que no te remuerda la conciencia, vas por buen camino, sigue.

Y con todo este rollo de final de año a donde quiero llegar, pues a invitarte a que en el próximo año, si no lo haces ya, te tomes las cosas con más calma, a que abras tu mente al aprendizaje que otros te pueden ofrecer y a que escuches mirando a los ojos de quienes te hablan, porque en ellos descubrirás cosas que te demostrarán que la vida es más simple de lo que crees.

La vida va de emociones y estas son únicas en cada persona, conclusión: la vida va de personas y está no será la que necesitamos sin empatía e inteligencia emocional, ya que solo así podremos llegar algún día a entendernos como debemos y se merecen nuestros hijos.

Saludos, se feliz y vamos a por el 2017.

¿Y si se hubiesen rendido los soñadores?

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

7-inventos-de-leonardo-da-vinci-1200x700

Soy persona de reflexión continua pero llegadas estas fechas… será el ambiente o que se acerca mi cumpleaños, el próximo 31 cumplo 51… no lo sé, el caso es que siempre doy un repaso más profundo a lo que he vivido hasta este momento, visualizando así mi trayectoria y creándome escenarios imaginaros posibles de lo que me queda por vivir y descubrir, si la salud me lo permite, partiendo siempre con la idea muy clara de que cualquier parecido con la realidad que me encontraré sobre aquello que me imaginé será pura casualidad.

Así es, no tengo ni p… idea de cómo va a terminar aquello en los que me vaya a embarcar pero solo lo sabré si me atrevo ¿o conoces otra forma de descubrirlo?

La idea de escribir este artículo y como con casi todos, se me ocurrió dando un buen paseo en bici y surgió cuando durante un momento miré a mi rodilla izquierda solo por casualidad y no para comprobar si su rehabilitación estaba permitiendo que su posición durante el pedaleo fuese el correcto.

Recordar los meses previos a su intervención, hace poco más de dos años y las dudas que me generaban las muchas opiniones que recibía en contra de una intervención integral: cruzado, menisco, condromalacia y artrosis, a favor de una parcial: menisco y artrosis o ninguna, como algunos otros me recomendaban, principalmente por mi edad de entonces, 48 años y las consecuencias que pudo haber tenido para mi futuro haber hecho caso a aquellas recomendaciones “más conservadoras”, me hizo comprender que en la vida no hay buenos resultados sin un sueño por cumplir.

Mi sueño de entonces era poder caminar sin dolor, montar en bici sin temor a una recaída… en definitiva: tener una salud que me permitiese hacer frente a cualquier reto que la vida te plantease, como por ejemplo, poder trabajar en una Almazara a pleno rendimiento.

Trabajar en una Almazara con la responsabilidad de elaborar AOVE de calidad sabiendo sacarle el máximo partido al fruto que nos entra, haciendo además que todas las maquinas, que además son muchas, que intervienen en el proceso (que para los que no lo conocéis y aunque no os lo imaginéis, “es muy violento) trabajen en buena armonía para evitar paradas en la producción, requiere de una buena forma física, al menos en cuanto a movilidad, porque en ocasiones las carreras son auténticos esprines y sin saber muy bien porque, hay días en los que  las máquinas y su “mala relación” con la transformación a la que sometemos al  fruto que nos entra, hacen que termines exhausto.

Por ejemplo ayer fue terrible, averías que reparar, carreras, subidas y bajadas por escaleras imposibles… parecía un bombero en plena tarea y todo ello, pensando en el origen del problema y su posible consecuencia con la intención de minimizar o evitar esta, con el objetivo de que la producción no se detenga, porque la capacidad de almacenaje de fruto de una Almazara tiene un límite y además, la calidad requiere moler la aceituna antes de las 24 horas de su recepción.

La reflexión es ¿podría desarrollar con garantías el empleo que ahora tengo si en el momento de decidirme por una intervención integral, parcial o ninguna, no hubiese soñado con que algún día podría disfrutar de una vida normal aun con los límites que algunos se empeñaban en ponerle a mi edad? Pues ya te digo que no, sería imposible.

Antes de lanzarme a escribir este artículo he “gugleado” buscando grandes soñadores de la historia de la humanidad y cuando lees sobre algunos/as de ellos/as, comprendes que, no sé si mejor o peor, este mundo no sería el que conocemos pero y sus vidas ¿cómo habrían sido sus vidas si se hubiesen rendido y abandonado sus sueños por conseguir?

En unos días nos felicitaremos por la entrada del nuevo año y nos desearemos felicidad, suerte y salud pero sabes qué, yo te deseo el que seas consciente de que los sueños no se consiguen, “se sufren”.

Saludos y se feliz.

Se el profesional que necesitas ser y disfruta del proceso

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

descarga-1

Ya han pasado 15 días desde que empecé a trabajar como Técnico de elaboración de Aceites de Oliva Vírgenes en la S. C. A. Virgen de la Capilla de Jaén, donde elaboramos Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE) Puente Sierra.

Aunque tengo la mejor formación posible para elaborar AOVEs de calidad, posiblemente han sido los 15 días más “estresantes” de toda mi carrera profesional y mira que cuando con 21 años cogí por primera vez el trailer, una mole que con su carga pesaba 40.000Kg, “los lleve puestos de corbata” hasta que llegue a San Sebastián desde Jaén y entonces las carreteras no eran como las de ahora.

Aunque profesionalmente me he desarrollado como Visitador Médico y de Farmacias, que también estresa lo suyo, durante más de 20 años y ya veremos si alguno más, a lo largo de mi trayectoria profesional he hecho un poco de todo, como has leído, desde conducir camiones de gran tonelaje a manejar el cuerpo de fábrica de una Almazara con 5 líneas de elaboración y su bodega, pero pasado el tiempo y ya con la capacidad que nos da la experiencia para hacer un análisis de nuestra trayectoria, he comprendido que sin darme cuenta supe hacer las cosas como se deben.

¡No, claro que no! Claro que no nací con el don de saberlo todo pero si con el de aceptar que todo puede pasar y que de todo se puede aprender.

Afrontar cada nueva actividad con una actitud que te permita liberar a tus emociones de esa tensión adicional que muchas veces acumulamos por miedo al error o a no sé qué cosa y que nos impide disfrutar del proceso de aprendizaje, es la mejor manera de avanzar a gran velocidad y en continuo progreso hacia ese punto de placer que el trabajo bien hecho nos debe aportar.

Ese placer que nos hace disfrutar de lo que hacemos, sea lo que sea, porque ya ves que la vida nos puede llevar a no se sabe dónde, es lo que nos permite llegar a casa cada día con la suficiente energía para afrontar esos otros y ni de lejos menos importantes objetivos a los que nos hemos comprometido a cumplir: sacar a una familia adelante, sobre todo en cuento a sus valores se refiere.

Puede y seguramente así te ocurrirá, que económicamente pases por momentos mejores o peores, o que incluso, como en mi caso, el desempleo “te abrace” durante mucho tiempo consumiendo tus ahorros hasta el punto de “acojonarte” mucho pero incluso en esos difíciles momentos, solo cabe una cosa: disfrutar de la tarea.

Saber disfrutar de lo que estés haciendo y ahora mismo aunque sea estresante, este mal pagado o no te guste, es lo único que te puede hacer conseguir mejorar, porque entrar en una espiral de negación y apatía, no solo te afectará en lo emocional y personal, sino que te impedirá ser el profesional que necesitas ser para salir de donde estas y lo que es peor, disfrutar del proceso para que te ayude a ser la persona que necesitas ser.

Así es que no desperdicies ni un segundo del tiempo de tu vida, porque recuerda que estés en lo que estés ahora mismo y hagas lo que hagas en el futuro, todo el tiempo que inviertas en la tarea es el tuyo y no hay vuelta atrás ¡aprovéchalo!

Saludos y se feliz.

¿Sientes que algunos se aprovechan de tu predisposición?

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

guille5

Hemos llegado a un punto en nuestra convivencia que a cada paso que damos, sea en el ámbito personal o profesional, lo hacemos siempre mirando con el rabillo del ojo no vaya ser que me nos den un palo por la espalda que nos deje en el sitio sin capacidad de levantarnos.

Y la verdad es que si lo piensas es fácilmente comprensible, porque en estos tiempos que corren del sálvese quien pueda, estos “leñazos”, que tanto daño hacen a nuestras emociones, están a la orden del día.

Aunque te recomiendo que no me metas la mano en la boca, reconozco que puedo parecer un poco tonto e ingenuo y que algunas veces te puede hacer pensar que es muy fácil engañarme y aprovecharse de mí pero verás, si eres de los que piensas eso, tengo una mala noticia para ti: eres tú el engañado y es de ti de quien yo saco provecho en forma de aprendizaje vital.

Cuando era más joven e inexperto me irritaba y por lo tanto me agotaba emocionalmente, comprobar como darlo todo a cada instante solo me servía para que se me exigiese más y además, viendo como mi trabajo, siendo más productivo y comprometido, estuviese muchas veces menos valorado que el de otros.

Sin embargo y como no podía ser de otra manera con el paso de los años, bendita experiencia, comprendí que luchar contra mi condición natural (que era y es la de esta siempre dispuesto para hacer que las cosas funcionen bien con el objetivo de que nuestro tiempo, sin duda el patrimonio de mayor valor de que disponemos y que te recuerdo que tenemos limitado, sea de provecho) para estar dentro de la media, me suponía un enorme perjuicio emocional.

Así es que tome la decisión de no tener en cuenta ciertas cosas que muy claramente iba a ver para aceptarme y actuar tal y como soy, de modo que me permitiese ser yo mismo en esta gran mentira que entre todos hemos creado y aceptado.

Pero para ello tienes que hacer un enorme trabajo de auto-convencimiento y asumir un alto riesgo, ya que hoy en día ser tú mismo supone una amenaza para muchos de los que en cualquier momento pueden decidir sobre tu futuro profesional, lo que, si tenemos en cuenta los tiempos que corren, puede acojonar bastante.

Pero tienes que elegir entre esconderte para ir con la corriente o ser tú mismo para marcar tu camino.

Esconderte e ir a favor de la corriente puede que te haga creer que vas a disponer de cierta estabilidad laboral y oye, hay quien lo está consiguiendo pero te invito a que les observes y a que luego valores si merece la pena.

Y por otra parte, está la opción de ser tú mismo y cuando digo esto, me refiero a ser alguien que quiere ser el ejemplo que todo niño/a quiere tener y que ante todo, da prioridad a las personas.

Es decir, tendrás que elegir entre buscar estabilidad laboral a toda costa o tu salud mental, sabiendo que lo primero te hace mirar con mucha frecuencia hacia atrás, corriendo por lo tanto el riesgo de tropezar y caer y que lo segundo, te invita a mirar siempre hacia delante perdiendo por lo tanto la visión de aquellos que te quieren alcanzar, adelantar y pueden que hasta zancadillear.

Es decir ¿hago lo que debo para no salirme del tiesto aun a riesgo de no disfrutar con ello o hago lo que siento para sentirme y ser cada día mejor?

Difícil decisión para estos tiempos pero recuerda que irremediablemente la tendrás que hacer, así es que te deseo mucha suerte.

Si te sirve y aún a riesgo de que en muchas ocasiones mi predisposición me haga parecer tonto, yo opte por la segunda y sabes qué, es la decisión más equilibrada que nunca he tomado porque me ha funcionado tanto para encontrar empleo, generar proyectos y ser un profesional reconocido, como para hacer de mi una mejor persona.

Una aclaración, puede que hayas pensado que de forma indirecta me estoy refiriendo a aquellos que han sido mis jefes y “haberlos haylos”, pero esa intención de querer detener mi predisposición a hacer las cosas divertidas y de provecho emocional, la he encontrado más entre colegas que entre Jefes ¡cuidadin!

Saludos y se feliz.