La vida me devuelve a mi nuevo punto de partida

¡¡Hola, bienvenida o bienvenido a mi blog!!

Gustaove

Al entrar hoy en mi Facebook me recuerda que hace dos años compartí este artículo: “Mi primera entrevista de trabajo”.

La titulé así porque desde que en el 2013 caí en el desempleo, está fue la primera entrevista en la que me sentí totalmente libre de poder mostrarme como soy, ya que quien me entrevisto solo quería ver una cosa: un profesional con actitud y ganas de aprender.

“El Facebook” nos recuerda todos los días algo que compartimos en el pasado, por si lo consideramos lo suficientemente interesante como para volverlo a compartir y normalmente casi nunca, por no decir nunca, suelo hacerlo; sin embargo, en esta ocasión me ha llamado la atención una gran coincidencia.

Cuando en el 2015 me entreviste con Manuel, uno de los hermanos propietarios y responsable de elaboración y calidad de Oleícola San Francisco, mi objetivo en ese momento no era llegar a un acuerdo profesional, ya que para culminar con éxito, como así fue, mi formación de Técnico en Aceites de Oliva y Vinos, necesitaba hacer mis tres meses de prácticas y quería hacerla con ellos, porque sabía que iba a aprender mucho de lo que iba a necesitar en el futuro para desenvolverme con soltura en una Almazara; sin embargo, Manuel, no como otros muchos, no quería aprovecharse de esa coyuntura para tener mano de obra barata, Manuel quería que cobrase como cualquier otro y que no me preocupase por lo de aprender, porque sin duda él estaba seguro de que lo iba a hacer.

Sin embargo, pocos días después de mi entrevista con Manuel, recibí una oferta de empleo, que acepte, de una empresa de outosurcing de la industria farmacéutica para un proyecto que duraría un año, con lo que descarte la posibilidad de trabajar y aprender en Oleícola San Francisco pero, tristemente, este proyecto ni siquiera llego a cumplir el año prometido y a falta de seis meses y en vísperas de las navidades 15/16, se nos comunicó que, de nuevo, estábamos en la calle y por lo tanto en el desempleo.

Como puedes imaginar, aquello me sentó como una patada y pido perdón, en “los mismos cataplines” e irremediablemente, me acorde de la oportunidad perdida en Oleícola San Francisco.

Tras aquellas navidades me mantuve en el desempleo hasta finales del mes de agosto, fecha en la que me contrato una empresa de cuyo nombre no quiero acordarme, ya que cuando ni siquiera aún me había dado tiempo a visitar a los clientes adjudicados, me despidieron, juntos con algunos más, a principios de noviembre.

Afortunadamente pocos días después encontré trabajo en La COOP. Virgen de la Capilla de Jaén y en estas empresas agrícolas, el empleo dura mientras haya aceituna a la que extraerle su zumo y en este caso, se nos acabaron el  08/01/17 pero, afortunadamente, durante los días previos a esa fecha, la misma empresa de outosurcing de la que te hablaba, se puso en contacto conmigo para iniciar un proyecto ilusionante del que hace unos días fui despedido provocado por el capricho de alguien; por cierto, creo en el Karma.

Bueno, sigo con mi tema. Tras el despido sufrido, mejor dicho, desde que sospechaba que tarde o temprano mi despido de iba a producir, ya iba pensando cual debía ser el camino a emprender y claro está, mi sueño de trabajar en el mundo de los Aceites de Oliva Vírgenes Extra iba cogiendo cada vez más fuerza y ambición pero para ello, me faltaba y aún me falta, lo más importante: una empresa productora que escuche mi idea y “la compre”.

Pero la vida es muy caprichosa, inestable, traviesa y si nos lo curramos, casi siempre es justa y este pensamiento, ha sido el que me ha venido cuando esta tarde al abrir mi Facebook, este me ha recordado el artículo que escribí hace dos años y es que la oferta de empleo que acepte en aquel momento y que tampoco duró, me alejo de Oleícola San Francisco, una Almazara distinta y con ilusiones a la que y tras ser despedido por la misma empresa de entonces, mañana vuelvo a retomar aquella entrevista de trabajo en la que tanto disfrute.

No sé qué pasará mañana pero imagínate lo que supuso para mí después de todo lo que me ha pasado, que ayer hablase con José, el otro hermano propietario de Oleícola San Francisco, para retomarlo donde lo dejamos.

Por cierto, es muy probable que la imagen que acompaña a este artículo sea la de mi futura empresa y ha sido un regalo de Multitask, una empresa de Quito/Ecuador que dirige Fabián Serrano González ¡¡muchas gracias!!

Saludos, se feliz y nunca te rindas.

Anuncios

4 comentarios en “La vida me devuelve a mi nuevo punto de partida

    • ¡¡Hola José, muchas gracias!! La entrevista fue bien pero lo que les planteo se les sale de lo que habitualmente están costumbrados y se pierden un poco, necesitan asimilarlo y luego veremos ¡un abrazo!

  1. Hola.
    En ocasiones el destino nos vuelve a poner en el mismo punto de partida del camino que tuvimos que coger en ese punto.
    Solamente que ahora lo haremos más motivados y con la sabiduria y experiencia negativa del tiempo transcurrido desde el primer momento.
    Mis animos para que esa entrevista salga muy bien y si el destino te ha vuelto a poner en el mismo sitio, no lo desaproveches, por muchos cantos de sirena que tengas alrededor.
    Nada, ya nos enteraremos por aqui que todo ha ido pefecto.
    Un saludo.

    • ¡¡Hola Juan, muchas gracias!! La entrevista fue muy bien porque realmente se puede decir que iba a “mi casa”, solo que lo que pretendo se sale mucho de lo que el sector oleicola está acostumbrado y necesitan tiempo para asimilar mi idea, pero de todas formas esto la saco “palante” sí o sí ¡un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s