Si piensas, hazlo en positivo o de lo contrario, te agotarás.

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

fotos-de-flores-paisajes-naturales-imagenes-de-pantalla-3

Antes de introducirte en el artículo, es conveniente que te aclaré cuales son las diferencias que para mí tienen estar cansad@ o agotad@, porque no es lo mismo:

Cansad@: es ese estado físico del que te recuperas con un buen sueño, con una buena dieta mediterránea, deporte y una buena planificación de tu jornada, sea la que sea.

Agotad@: es ese estado emocional que te impide encontrar motivos para sonreír, compartir, que te hace creer que nada tiene solución y que no merecen la pena los esfuerzos, es el que te cabrea al ver que hay otras personas felices vreyendo que lo son por su fortuna y no por sus esfuerzos…, en fin, te lo provoca todas esas cosas que surgen por una falta empatía y sobre todo, de inteligencia emocional.

Vamos al artículo:

Tengo un amigo que dice que es “muy vago” y que para ponerse en marcha, necesita de motivaciones especiales y bien estructuradas que le ayuden a superar ese momento en el que “l@s vag@s” lo dejan todo para luego.

Y cuando le oigo decir eso, mi reacción suele ser algo así: ¿Motivaciones especiales y estructuradas, eso que es lo que es? No pienses tanto ¡carajo! Vive, ponte en acción, comete errores y disfruta del momento, porque no eres un vago, solo estás agotado”.

Y claro, como cuando hablamos de estos temas el lo hace de manera negativa, eso sí, utilizando términos muy bien documentados y estructurados, yo no le doy la razón, se suele “cabrear”porque no comparto sus argumentos y sobre todo, porque no encuentra en mí el apoyo que necesita para confirmar y encajar sus justificaciones en sus negativas emociones, o lo que es lo mismo, no entiende como no me paso el día lamentándome por mi situación, pero la explicación es muy simple:

1º) No voy a resolver nada lamentándome.

2º) Lamentándome crearé a mi alrededor un estado de tristeza que multiplicará mis problemas.

3º) Y el que más miedo me da: me agotaré mentalmente hasta el punto de abandonar mis sueños:

  • Encontrar donde aprovechar todo mi potencial.
  • Viajar a la toscana con mi mujer.
  • Ver a mis hijas sanas, felices, graduarse en la Universidad (por cierto, el próximo 07/05/15 se cumplirá con la mayor) y disfrutar plenamente de cada momento bueno y de haber superado los malos.
  • Y el que más miedo me da: que la muerte me llegue cargado de tristeza y agotamiento, que como te he dicho, no es lo mismo que cansancio, porque si me llega, prefiero que sea con una sonrisa y sabiendo que he dejado alegría a quien he podido.

No obstante, he de reconocer que a mi amigo no le faltan motivos para vivir en un estado de continuo negativismo, hasta el punto de que pueda afectarle a sus estado de ánimo, ya que, tras ser despedido de su empresa de toda la vida, decidió emprender arriesgando todos sus ahorros y como a la mayoría de es@s grandes valientes, al menos de l@s que conozco, las cosas no le van muy bien.

Pero ¿qué pasa con es@s que no tienen problemas económicos (algún@s incluso con dos sueldos de funcionari@s en casa) para qué les lleve a esos agotadores pensamientos? Bueno, quizás estos casos merezcan un post propio.

Pero no pienses que yo soy de ese tipo de persona que vive al día, pasando de todo y dejando que las cosas pasen sin hacer nada porque ocurran ¡no te equivoques! No se vivir sin una buena planificación resuelta tras una buena reflexión, eso sí, siempre en positivo.

Volviendo a mi amigo y siguiendo la misma estrategia que he utilizado y utilizo en la educación de mis hijas: el ejemplo real, hoy he tenido la oportunidad de demostrarle, con un buen paseo en bici, lo que nos limitan nuestros pensamientos negativos y lo que nos ayudan los positivos para superar los retos que la vida nos plantea.

“Los beneficios de vivir con pensamientos positivos no son conseguir un estado de ingenua felicidad que te haga creer que todo va a salir bien porque sí” 

Debemos hacer muchas cosas y generar una gran cantidad de actividad para que las cosas pasen, pero si hay algo que necesitamos para poder ejecutar esa gran cantidad de actividad es energía; la cual, solo conservaremos en cantidades suficientes si mantenemos una buena actitud y pensamientos positivos que nos empujen y ayuden a hacer frente a los retos que la vida nos plantea.

No me olvido de nadie y sé que actualmente hay much@s miles, millones de personas que lo están pasando muy mal por la mala situación económica, y mi familia y yo estamos en ese grupo pero si hemos de seguir luchando por encontrar una salida:

  •  ¿Qué alternativas nos quedan para mantener la energía que nos permita mantener la ilusión que no sea pensar en positivo?
  • ¿No te parece que gestionar nuestros pensamientos para que no sean nuestras barreras puede ser la mejor opción?

Saludos, piensa en positivo y se feliz.

Requisitos y estrategia para ser feliz.

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

906624_785842888149388_8496464606186277233_o

Mucho se ha escrito, se escribe y se escribirá sobre la felicidad y claro está, de cómo llegar a conseguirla pero te recuerdo que la felicidad no es un estado que te llega porque sí, sino que se consigue con mucho esfuerzo y constancia y para el que se necesita una estrategia muy bien definida, por lo que, para empezar, debes tener una idea muy clara de que es para ti la felicidad.

Para mí la felicidad es un estado de equilibrio físico y emocional total, aceptando como total el que lo pueda conseguir en un 80%, ya que hay muchas variables (enfermedades, desilusiones, desempleo, perdida de seres queridos…) que van a suponer un impacto negativo o no (matrimonio, hij@s, un empleo…), para mi cuerpo y mi mente; a los cuales, deberé poner remedio para mantener constante ese 80% de equilibrio físico y mental total del que te hablo.

Todo lo que voy a exponer es de Perogrullo y estás hart@ de leerlo pero es que, desde mi modesta opinión, no hay otro camino hacia la felicidad y para empezar, tres requisitos esenciales:

1º) ¿Aceptas esto?: “Tu vida no existiría sin los demás”; es decir, lo que tu llamas “tu vida” es una siete mil millonésima parte de un todo que acumula “unos cuantos” miles de años de existencia y tu misión, en el corto espacio de tiempo que vas a estar por aquí, debería ser ofrecer un buen tránsito a las siguientes generaciones para que la vida de la especie humana en el planeta tierra avance adecuadamente y no como hasta ahora; y esto solo lo puedes hacer siendo un ejemplo para l@s más jóvenes, sean tus hij@s o no.

Si no aceptas lo que acabas de leer es mejor que no sigas leyendo este Post, porque está muy claro que para ti solo importas tú y lo siento por ti, porque podrás disfrutar del placer que tus recursos económicos te permitan, pero nunca conocerás la felicidad.

2º) Conócete y descubre cuáles son tus emociones: no has elegido ser hombre o mujer; heterosexual u homosexual; blanco, negro u oriental…; no has elegido donde has nacido ni que educación has recibido y si sientes que no ha sido la más adecuada, haz lo que esté en tu mano para cambiarla sin perder tiempo con lamentaciones.

Estudia que relevancia tiene tu química sobre tus emociones, porque recuerda que somos química, tenlo en cuenta porque no se ve pero afecta mucho a nuestra felicidad, por ejemplo: ¿verdad que en líneas generales no sentimos igual hombres y mujeres? Repito, estudia tu química y empatiza con la de l@s demás, te ayudará mucho a ser feliz.

3º) Acepta tus límites y tal cual eres: según con quien te compares, cosa que no te recomiendo salvo que lo hagas para aprender o enseñar, el 80% del equilibrio del que te hablaba puede ser el 120% de un@s o el 40% de otr@s, pero eso no quiere decir que seas peor o mejor que los demás, eres así y ya está y por eso solo debes preocuparte de tu propio progreso, porque si no, nunca serás feliz.

Desde mi modesta opinión, uno de los mayores problemas que nos hemos creado y que va totalmente en contra de nuestra felicidad, es pretender obtener resultados muy rápidos en todos los proyectos que nos embarcamos, por eso, en la estrategia que te crees para conseguir tu felicidad debes erradicar el cortoplacismo (tristemente tan de moda en estos tiempos modernos) si quieres consolidar tus avances, ya que no hay fecha concreta para notar sus efectos.

¿Qué estrategia debes seguir para conseguir ese equilibrio físico y mental del que te hablaba? No es tan difícil como te imaginas:

1º) Para tu cuerpo: Aliméntate, hidrátate, muévete y duerme adecuadamente.

  • Come de todo, despacio y al menos cinco veces al día; bebe el agua que necesites en función de tu actividad física; haz deporte y no hace falta que te prepares para una maratón, solo basta con que camines y elimines el ascensor de tu vida; y por supuesto, escucha a tu cuerpo y descansa lo que necesites.

2º) Para tu mente: Detente cuando las circunstancias te superen y analiza los hechos para reflexionar en búsqueda de soluciones que te devuelvan a tu zona de equilibrio y ten en cuenta, que en la mayoría de nuestros desequilibrios intervienen otras personas y que, aunque podemos llegar a ser más violentos que cualquier otra criatura, no olvides que solo son personas y no un león queriéndote comer.

  • A ver cómo te digo esto: “vivimos en una gran mentira” en la que “no le importas a casi nadie” y para comprobarlo, solo basta con que pases por una mala racha.
  • La mayoría de las personas de tu entorno van a pretender que te sacrifiques para su comodidad sin importarles tú estado.
  • La mayoría de las personas con las que interaccionas nunca te van a reconocer que tienen problemas similares a los tuyos; es más, incluso puede que “te pinten” una vida maravillosa, perfectamente controlada y cargada de éxitos, algo que te puede hacer sentir que eres ”un/a fracasado/a” ¡no lo permitas! Esto está cargado de trampos@s.
  • O también puede que te contaminen con una vida de amargura pretendiendo que les resuelvas sus problemas sin que ell@s pongan nada de su parte.
  • Para mantenerte firme en tu estrategia hacia tu equilibrio debes ser egoísta sin hacer daño a nadie, sin dejar de compartir y sobre todo, sabiendo escuchar para adoptar o descartar; toma cada nueva relación como una apuesta en la que en la mayoría de las veces, nunca ganas.
  • Y para terminar: la felicidad no tiene nada que ver con todo lo que el marketing nos quiere vender.

3º) Para tu equilibrio: Ya sé que vivimos momentos muy difíciles y en los que, desde hace mucho tiempo, solo vale el sálvese quien pueda pero si quieres sentirte equilibrad@, es decir, ser feliz: se buena gente y no maquines para tu interés, porque para ser feliz basta con que te dediques a trabajar con honradez, aportando lo que te toca y pensando en el bien común para que tu conciencia no te reproche tus actos.

Lo dicho: se feliz.

Saludos.

¿Tu qué opinas?: Me cabreo, o lo acepto y a ver qué me encuentro.

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

Así empezaba para mi el 28/09/2013
¡¡Muy buenos días!! La vida. Posiblemente en el mejor momento de forma física de mi vida y un día antes de una carrera de MTB que me gusta, un chorrada hace que tenga una pequeña recaída de una antigua lesión, tengo dos alternativas ¿Me cabreo o lo acepto? Exacto, lo acepto, seguro que el día me ofrece otras cosas. Sed felices.

         

Y luego recibo esto por WhatsApp de un chaval de 21 años, literal:

“Muchas gracias por el entrenamiento del otro día Gustavo te lo digo muy enserio gracias atiii e ido espectacular e llegado ala meta fenomenal niun calabre ni sensación de cansancio bamos fenomenal gracias de nuevo te admiro un monton”… “Como persona y deportista” … “Gracias”
¡¡Dime!! ¿Hice bien en aceptarlo?

Saludos y se feliz.

El primer síntoma de estrés es la pereza.

¡¡Bienvenido o Bienvenido a mi Blog!!

despues-de-un-dia-agotado-del-trabajo-en-la-oficina-2_2594477

¿Has pensado alguna vez por qué no te apetece sacar la basura, hacer ese recado o tener que rehacer algo mal hecho? Yo sí y todo cambió cuando comprendí que la principal causa de mi agotamiento y en muchas ocasiones pereza, venía del estado de estrés y ansiedad en el que vivía; normal, como no me voy a agotar si además de pretender resolver lo inmediato, estoy pensando en hacerlo con el futuro, queriendo agradar a todo el mundo y siendo yo el último en el que pienso, si es que lo hacía.

¿Qué puede pasar si me quito de encima el estrés y la ansiedad por querer agradar siempre, pretender hacerlo todo perfecto por evitar las críticas y dejar de ser en mí en el último en que piense?

Estas fueron mis reflexiones:

1º) ¿Cómo soy con respecto a los demás? Soy un hombre sensible, empático, no me importa escuchar a la gente y algunas veces hasta doy buenos consejos ¿Entonces, por qué me preocupa el que pensarán? El que pensarán está fuera de mi control, con las buenas intenciones con las que actúo he de dejar de preocuparme por la imagen que transmito, el problema lo tiene el que no lo vea y además, a mí me gusta cómo soy; una cosa menos, a la siguiente.

2º) ¿Cómo son los demás conmigo? A la mayoría no les importa en absoluto cuál es mi estado de ánimo, es más, cuando intento transmitirlo ni me escuchan y me cortan insistiendo en sus historias ¿Me irrito por esto o lo “utilizo”? Lo utilizo, escuchando se aprende más que hablando, así es que deje de irritarme porque yo si escucho y conmigo casi nadie lo hace, escuchar, reflexionar y aprender; otra cosa menos, a la siguiente.

3º) ¿Por qué me siento mal cuando algo que tengo que hacer lo hago con desgana? No es que no quiera, es que gasto todas mis energías viviendo en un estado que me consume ¿Qué puede pasar si aprendo a dosificar los esfuerzos físicos y sobre todo si elimino los esfuerzos mentales innecesarios? El resultado de esto fue bestial, es increíble el potencial físico y mental que tenemos cuando sabemos respetar sus límites, sobre todo los emocionales.

Ejemplos de desperdicio de energía mental:

1º) No soy quien debe ponerle remedio a la crisis, solo he de preocuparme de ponerle remedio a la mía y si los demás hiciesen igual todo funcionaría mejor, pero como no puedo hacer nada para resolver las crisis económicas y mentales de todos los demás… ¡Insisto! Como remedio para mi salud mental me centro en la mía y si alguien me pide ayuda, pues se la doy hasta donde pueda.

2º) No me voy a irritar por ver que la gente tira basura al suelo, me voy a preocupar de no tirarla yo y si todos lo hiciésemos las calles estarían más limpias de basura física y mental, pero como no puedo evitar que la gente lo haga… ¡Insisto! Como remedio para mi salud mental, me centraré en no tirarla yo y si alguien me pregunta por qué, se lo explicaré por disfrutar de su participación en la limpieza común y del beneficio de su limpieza mental.

3º) No me voy a irritar por ver que la gente conduce sin respeto hacia los demás y hacia el código de circulación , me voy a preocupar de respetarlo yo y si todos lo hiciésemos, seguramente habría menos accidentes de tráfico y cerebro-vasculares… ¡Insisto! Como remedio para mi salud mental, me centrare en respetar y respetarlo yo y si alguien me pregunta por qué, se lo explicaré, por su salud y la de todos.

¿Y tú, te animas a vivir sin pereza?

Saludos y se feliz.

El estrés: sus ventajas e inconvenientes y cómo se manejan.

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

Cada uno de nosotros somos el resultado de un trabajo increíble de creación (que cada cual le otorgue el origen que quiera) al que muy pocos son capaces de valorar; en cada uno de nosotros y a lo largo de miles de años, se han desarrollado una serie de mecanismos que tienen como objetivo nuestra supervivencia y que mal gestionados, pueden conseguir todo lo contrario, eso ocurre con nuestros miedos.

Está claro que como ocurre con muchas de nuestras emociones, no sabemos gestionar bien el estrés; es más, tenemos mucho miedo a tener estrés, que es como tener miedo al cuadrado ¡Por favor! ¿Cómo se puede vivir así?

El estrés crónico: un estado de alerta continuo que va aumentando con el paso del tiempo y que supone un desgaste brutal para nuestro organismo, afectando directamente a nuestro sistema inmune y capacidad de reflexión, es decir: totalmente bloqueados. Opino que tal y como lo conocemos, el estrés crónico, es una emoción exclusivamente humana y que en el resto de especies no existe; en ellas, es un estado de alerta ocasional que les ayuda a actuar con rapidez en el momento que lo necesitan.

Ventajas del estrés: El estrés debe ser una señal de alerta que nos debe ayudar a tomar decisiones en esos momentos puntuales del día y por supuesto siempre bajo nuestro control, es decir: ¡Señal de alerta! -> ¡Calma!-> ¿Qué me lo provoca? -> Suena el teléfono y “espero la llamada de un reclutador” -> ¡Calma!-> “Ordena las ideas y atento a sus preguntas” -> ¡Cógelo! -> ¡Diga! -> ¡Hola! ¿Es Ud. Gustavo Higueras? ¡Si dígame! -> “Le llamaba para proponerle una oferta sobre su línea…” -> ¡Calma! “Esta pobre” se está buscando la vida y no tiene la culpa de tu estado de alerta” -> ¡No gracias, que tenga un buen día! -> ¡Relájate! Necesitas tu estado de alerta para la próxima señal.

Inconvenientes el estrés crónico:El principal inconveniente de vivir con estrés crónico o en estado de alerta continuo, es que esa sensación es cada vez mayor y nos lleva a una pérdida total de nuestro control, que nos empujará a cometer un error tras otro, es decir: ¡Señal de alerta! -> Suena el teléfono y “espero la llamada de un reclutador” -> ¡Cógelo! -> ¡Diga! -> ¡Hola! ¿Es Ud. Gustavo Higueras? ¡Si dígame! -> “Le llamaba para proponerle una oferta sobre su línea…” ->  ¡¡PERO QUE… ESTOY HARTO DE QUE ME LLAMES, NO TE HE DICHO MIL VECES QUE NO ME INTERESA… ME CA.. .. …., QUÉ NO ME LLAMES MÁS C…!! -> ¡¡SERÁ POSIBLE Y QUE NO SE ENTERAN…!! -> ¡Señal de alerta! -> Suena el teléfono -> ¡¡DIGA!! -> ¡¡Perdón!! “Si le bien mal le llamo en otro momento” -> ¡¡No, no, dígame!! -> “Soy fulano de tal, responsable de reclutamiento de tal empresa pero no se preocupe, ya le llamo otro día”

¿Cómo se maneja el estrés?: lo que me funciona, es aceptar que la mayoría de acontecimientos futuros están fuera de mi control y en muy pocas ocasiones van a llegar cuando a mi me venga bien, aceptarlo es el primer paso y sobre todo, intento no hacer nunca un problema de algo que aún no ha llegado y si mi condición humana me lleva a hacerlo, intento sacar la reflexión positiva para controlarlo.

Saludos, se feliz y disfruta del control de tu estrés.

EL ESTRÉS: Las personas (La familia y los familiares)

¡¡Hola gente!!

   Primero voy a definir lo que para mí es la familia y los familiares, seguro que la mayoría ya lo habéis hecho:

          Familia: Las personas, o quien consideréis  que comparten el hogar.

          Familiares: Todos los demás, unos bien intencionados y acertados, otros no tanto y otros nada.

   ¿De dónde salimos cada mañana cuando vamos a trabajar? ¿Cómo puede afectar la familia y los familiares en nuestro rendimiento? ¿Que está en nuestra mano para crear el ambiente necesario en casa?

   A la primera pregunta la mayoría responderéis que salís de casa, salvo aquellos que os paséis las semanas entre aviones y hoteles, entonces ¿Qué importancia tiene el ambiente en el que vivamos?

   Apostaría a que la mayoría coincidiréis conmigo en que el ambiente de casa influye en nuestro rendimiento y en este no solo interviene la familia, también los familiares.

   Desde mi experiencia podemos hacer mucho por influir en ese ambiente, parto de que la mayoría de las personas tenemos interés en que las cosas funcionen, otra cosa es cuánto tiempo nos damos, cómo argumentamos lo que queremos, qué tono usamos, cómo somos de capaces de aceptar lo que nos piden que respetemos, cuánto tiempo dedicamos y con qué grado de atención escuchamos, es decir ¿Negociamos la condiciones o lo dejamos correr dando por hecho que todos nos debemos querer, callar o soportar por ser familia o familiares?

Saludos y sed felices.

EL ESTRÉS: Las personas.

¡¡Hola gente!!

   Desde mi modesta opinión el factor que más estrés nos crea es la interpretación que hacemos del comportamiento de las personas que pasan por nuestra vida.

   Durante nuestra principal etapa de desarrollo, la niñez, las personas recibimos una educación y experiencias  que irán determinadas por el compromiso de nuestros padres y el entorno que nos toque vivir, en líneas generales, se nos intenta enseñar lo básico; sin embargo, por lo compartido con otros padres y visto en mis años de AMPA, en líneas generales,  no se nos enseña a interpretar para actuar en consecuencia con las distintas situaciones que otras personas nos van a obligar a vivir, además hay que tener en cuenta que durante esta etapa, en los colegios, vamos a compartir momentos muy cercanos con todo tipo de personalidades y educaciones ¿Nos enseñaron a empatizar con el niño problemático, acosador, tímido, gordito, bajito, con gafas, o más perfiles? Y no me refiero a hacernos amigos de cada uno de ellos, si no a empatizar con esas emociones para que no nos hiciesen daño o que no se lo hiciésemos nosotros.

   Ese hábito empático es lo que en la madurez necesitamos para aceptar todas aquellas situaciones que nos provocan estrés por cómo actúan otras personas; solo me atrevo a dar un consejo: antes de estresaros por lo que una persona hace o dice, parar un momento y  ”jugar” a descubrir por qué;  imaginaos como fue su niñez, que grado de seguridad en sí mismo tiene, si el cargo que ocupa es el que le corresponde  ¿Sus conocimientos intelectuales van a la par de sus conocimientos sociales? ¿Qué puedo hacer yo para compensar?

   El clásico sobre que comportamiento humano nos crea estrés, es el desconocimiento que tenemos del sexo opuesto y si no decidme ¿A qué hombre le enseñaron como es una mujer y a que mujer le enseñaron como es un hombre? Y ya sabéis a que me refiero: las emociones.

Saludos y sed felices.

Para una vida sin estrés: cuida tu mente y tu cuerpo.

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!
el-cuerpo-no-levanta-si-la-mente-no-aguanta
¿Qué ves cuando te miras al espejo? Esta pregunta estuvo muy de moda hace unos años cuando tenías la fortuna de ser entrevistado para un optar a un empleo y no se a ti, pero a mí me costaba responder y me preocupaba, porque igual me impedía demostrar mi valía o agradar a mi entrevistador; así es que me puse manos a la obra y cada mañana dedicaba unos minutos a mirarme en el espejo a ver que veía. Al principio de hacer el ejercicio, me concentraba en mi cara y no era capaz de ver nada interesante, solo mi cara, pero seguía y poco a poco empezaba a “ver” algo  y no era lo que mí cara transmitía, lo que veía eran mis emociones.
Pero no era capaz de ordenarlas, así es que le pedí ayuda a mi mujer y le pregunté: ¡¡Niña!! ¿Tú que ves?, me respondió: “Niño no es lo que yo veo lo que te interesa, yo te conozco y te quiero, lo que necesitas saber es como te ven los que no te conocen y estos ven a un hombre que intimida por tu aspecto” (180cm x 90Kg + calvo + facciones marcadas por el deporte + aspecto serio cuando estoy concentrado, en fin, un malafollá), sin embargo no es así, soy sensible, empático y hasta algunas veces gracioso; entonces comprendí lo caprichosa que es nuestra genética y como nuestro cuerpo tiene un camino marcado, que solo se modificará en función de nuestros hábitos, hábitos que en la mayoría de los casos se crearan en función de cómo trabajemos nuestras emociones.
Por lo que que en el cuidado de mi cuerpo y de mi mente tengo estrategias separadas, aunque confluyan en beneficio de ambos.
Mi cuerpo: Estoy convencido y mi experiencia vital así me lo ha demostrado, de que nuestro cuerpo es un fiel reflejo de como manejamos nuestras emociones; pero también estoy convencido y mi experiencia vital así me lo ha demostrado, de que nuestra mente también es un fiel reflejo de como cuidemos nuestro cuerpo.
Mi mente: Estoy convencido y mi experiencia vital así me lo ha demostrado, de que tu mente y la de cualquiera, para lo bueno como para lo malo, es una herramienta única, una potencia tan grande que cuando se descontrola es imparable, tanto, que te puede llevar a la parte más oscura de nuestros miedos; en cambio, cuando la controlas, es capaz de llevarte a un estado de continua superación y felicidad.
Pero ¿qué es la felicidad?: Estoy convencido y mi experiencia vital así me lo ha demostrado, de que la felicidad es compartir quién eres y qué quieres, saber decir si o no, preguntar cuando toque aunque al preguntado/a no le guste, saber dar importancia a lo que lo tiene y casi nada de a lo que se la damos la tiene… podría seguir, pero me gustaría contar con tu aportación, en definitiva se trata de compartir, empatizar e interpretar adecuadamente, es decir: Inteligencia Emocional ¿no?
Un ejemplo de inteligencia emocional, esto me pasó hace unos años y tened en cuenta que en Jaén lo de los macro atascos es improbable, pero, “donde menos te lo esperas salta la liebre” y hay que estar preparados:
Trabajaba visitando a mis clientes entre Córdoba y Jaén y como cualquier día (por cierto, este era uno de esos que llamamos “de perros”) me levanté temprano para empezar mi jornada en Córdoba a las 08:00, con el objetivo de atender una cita importante con el tiempo suficiente de llegar a Jaén antes de las 12:00, para atender otra, relacionada con la de Córdoba y que había concertado a las 12:30.
Terminé en Córdoba haciendo algunas cosas sobre las 10:30, pero no tuve suerte ya que no concluí para la que me desplacé, pero bueno, la experiencia me ha enseñado que, por mucho que planifiques, casi nunca salen las cosas como se planean por lo que hay que estar preparado para sacar lo positivo de cada situación.
Por lo que terminar en Córdoba a esa hora me permitió circular hasta Jaén, para atender mi segunda cita, cumpliendo las normas de circulación de manera estricta, ya que con el tiempo de que disponía, incluso presentándose algún imprevisto durante el trayecto, no tenía necesidad de “apretarme”.
Afortunadamente, durante el trayecto, no me encontré ninguno de los imprevistos probables en la carretera, sin embargo y a pocos metros del lugar de mi segunda cita importante del día, me encontré un atasco, algo que raramente ocurre en Jaén y que si lo hace, no suelen durar mucho.
Sin embargo, se fueron sumando los minutos y como humano me empecé a poner nervioso, por lo que cuando eran las 12:20, llamé a mi cliente para decirle que llegaría tarde y que no sabía a qué hora estaría con él y esto fue lo que me respondió: ¡¡Menos mal que me has llamado!! Me apunte ayer en el móvil llamarte en el café para aplazar la cita, pero no he podido salir y cuando me ha sonado el aviso, estaba ocupado y después no me he acordado de llamarte para decirte que tengo una reunión a las 13:30 y que hoy no puede ser ¿podemos vernos mañana?
Yo seguía en mi atasco, posiblemente el más grande en la historia de mi pequeña Capital, salí de él treinta minutos más tarde y, con la inestimable ayuda de AC&DC y mis reflexiones, al final terminé concluyendo que era un privilegiado por haber estado en un atasco, ya que era la consecuencia de tener un buen empleo.
Ahora imagina: ¿Cómo habría sido mi día si a las 10:00 me cabreo por qué tras viajar de noche y con un tiempo de perros no me salen las cosas como yo planee; cómo hubiese reaccionado, si tras llegar al atasco, vengo cabreado por el resultado de las primeras horas de mi día y en que estado llegaría a casa si, tras lo anterior, además mi cliente de Jaén me “da plantón”?
Pues seguramente sin una mente bien amueblada y sin un cuerpo preparado para desahogarse con el deporte, al menos ese día, seguramente, no sería ni el marido, ni el padre que debo ser por agotamiento emocional y lo peor, es que al día siguiente puede que mi mujer y mis hijas mañana me vean como a alguien más lejano.
Saludos, sed felices.

¿Ser uno mismo es una cuestión de energía? ¡Cuidado con el estrés!

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

Cuando inicié la aventura de mi Blog, un contacto de LinkedIn me dijo lo siguiente:

Hola Gustavo, derramas energía por los cuatro costados tal vez demasiada, me siento agotado tanta bicicleta, y tanta fuerza en los textos. Pero las ideas me parecen buenísimas. Saludos y adelante”. 

Yo le conteste:

Cuando era menos experto y por “culpa” de esa energía, que no es ni mucha ni poca, sólo es la mía; me vi en situaciones que no comprendía.

Como siempre, cada vez que mi sentido común o mis emociones me dan un aviso, me pongo a buscar por qué lo percibo y una vez lo encuentro, reflexiono sobre sus consecuencias, sus soluciones o modificaciones y me pongo en marcha probando cosas nuevas a ver que sale.

Intente disminuir la energía que transmitía y muy rápidamente, me di cuenta que no beneficiaba a nadie y que el primer perjudicado era yo mismo.

Reinicié mis reflexiones y al final concluí que soy como soy, que mis intenciones son las mejores, que habrá personas que las vean, otras que las envidien y otras que no las comprendan, y sobre todo respeto ¿qué paso?

Los que las ven, quieren estar con migo pero sin que sea alguien que está siempre en su recuerdo, siguen con sus vidas cuando te vas y se alegran cuando te ven, son la mayoría.

Los que las envidian, intentan desestabilizarme y de la forma que lo hacen los envidiosos, por la espalda, puedes imaginar mi reacción cuando lo detecto ¡¡Ojo!! Nada de violencia, que quede claro, pero sí provoco un encuentro con su consiguiente diálogo y como cobardes, la eluden y cuando no pueden, niegan todo lo dicho y hecho.

El grupo que más me motiva es el último, es apasionante ver como poco a poco van cambiando la imagen que tienen de ti, para ir pasando al primer grupo y terminar siendo los que más se acuerdan de ti, los que más se alegran de verte, en definitiva los más fieles, tanto personal como profesionalmente.

¡¡Qué lástima!! Mucha bici dices ¡¡Ojala!! Un poquito durante la semana, un par de veces en el rodillo y en casa, ahora que el fin de semana todo lo que dé de si; son las ventajas de tener las hijas mayores.

Gracias por leerme y por los ánimos, nunca sobran y además alimentan mi energía, y sobre todo, se feliz.

¿Qué energía tienes cuando estás estresado? A diario, insisto, a diario, hablo con personas que por culpa del estrés pierden su energía hasta el punto de llevarles a perder su identidad y su salud; así es que, cuidado con el estrés y sus terribles consecuencias.

Saludos y se feliz.

¿Haces del trabajo tu medio o tu objetivo? (Dedicado a los más jóvenes).

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

principal_432

¿Haces del trabajo tu medio o tu objetivo? Te has planteado alguna vez esta reflexión. La principal ventaja que tiene cumplir años es que te da la oportunidad de aprender de tus errores y a priorizar y opino que por el buen futuro de nuestra sociedad, los más veteranos tenemos la responsabilidad de transmitir todo esto a los más jóvenes para evitarles problemas futuros.

Empecé mi carrera profesional de vendedor siendo casi un niño, mi inexperiencia era inversamente proporcional a “mi ingenuidad”, era responsable, noble y además, siempre queriendo agradar, esto sumado a que mis compañeros y jefes eran mucho más expertos que yo y que entre nosotros se permitía la libre la competencia por conseguir clientes, hizo que me centrase exclusivamente en el trabajo; te advierto que en ese momento empezó mi alopecia galopante.

El planteamiento era simple: aprender todo lo necesario, ensayo/error este era mi principal objetivo para estar atento y descubrir por qué he acertado, para memorizarlo y mecanizarlo, o probar otra cosa cuando cometiese un error; podía dedicar a esta tarea mucho tiempo ya que era mi único objetivo ya que al final de cada jornada, “solo” necesitaba unos minutos para estar con mi novia, ella lo comprendía.

Pasan los años y durante el proceso se suman a nuestra vida muchos cambios y querer formar una familia implica: comprar un piso con hipoteca, pagar la contribución, la luz, el agua, la comunidad, el seguro… y claro, a todo esto se suma el trabajo; ya no tengo tanto tiempo mental para mi único objetivo: el trabajo que, sin “darme cuenta”, estaba pasando a ser el medio, un medio imprescindible que necesariamente me llevaba a mantenerlo como el objetivo ¿te parece complicado? Pues si encuentras el equilibrio necesario, con el paso del tiempo no lo es tanto.

Te casas y esto se suma lo anterior y mi mujer, con todo el derecho, me reclama el que cuando esté en casa, deje de pesar en el trabajo y esté más pendiente de alimentar nuestro matrimonio, además se muy bien que tengo que hacerlo ya que conozco las consecuencias de una familia desestructurada; pero es que ser vendedor de coches no te deja desengancharte, es como una dependencia de la que no puedes desengancharte; bueno, eso creía yo con 25 años pero sí sabía que algo no funcionaba como yo soñaba y me preguntaba dónde estaba el problema.

Con 26 años descubro a que se dedicaban esos señores tan trajeados que algunas veces veía en los Centros de Salud; a partir de ese momento mi primer objetivo paso a ser conseguir un empleo de Visitador Médico, esto implicó mucha más presión al añadir a todo lo anterior pretender un cambio de empleo, es decir: matrimonio, una hija, mantener unas ventas en un trabajo muy estresante y competitivo y buscar de nuevas oportunidades.

Lo consigo, soy Visitador Médico y como vendedor puro, sobre todo al principio, me costó mucho adaptarme pero tenía que hacerlo rápido y además sin dejar de lado todos mis compromisos personales, pero este nuevo trabajo “me obligaba” a vivir pendiente solo de él y para añadir más presión, recibimos la alegre noticia del próximo nacimiento de mi hija menor; en este momento y afortunadamente para mis hijas y para mí, mi mujer decide ejercer a tiempo completo de madre, esposa y ama de casa ¿A qué me comprometió este sacrificio de mi mujer? Pues a encontrar el equilibrio entre trabajo y familia.

Vuelta a empezar, ensayo/error, esa era y es mi premisa en la búsqueda del equilibrio entre trabajo y familia; la familia me necesita, sobre todo emocionalmente, por lo que no puedo poner en riesgo mi estabilidad emocional “por culpa” de un trabajo que, mal gestionado, me puede provocar estrés patológico y agotarme emocionalmente.

Como te decía, la experiencia nos ofrece la oportunidad de aprender de nuestros errores y a priorizar y justo en el momento oportuno, aprendí que el trabajo es solo un medio alimentado de la mayor motivación que uno pueda tener: el objetivo de atender a la familia y que planteado como un juego, llega a ser tan gratificante como para encontrar el beneficio colateral de ganar dinero a través de la diversión.

“Trabajos puedo hacer muchos, pero familia solo tengo una”.

Saludos y se feliz.