¿Condenados a no entendernos?

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

descarga

Es maravilloso comprobar como ante la misma situación cada cual reacciona de una forma distinta; sin embargo y por una enorme falta de empatía y de educación emocional, esa maravillosa disparidad en los planteamientos que, bajo mi modesta opinión, nos deberían invitar a descubrir por qué ocurren (te sorprendería lo que descubrirías), compruebo que solo sirven para alejarnos cada vez más los unos de los otros.

Nadie tiene la razón absoluta, es más, nunca nadie la ha tenido ni nunca nadie la tendrá jamás; sin embargo, ahí estamos cada cual intentando imponer la nuestra por no se sabe qué interés.

Por dinero, placer, comodidad… por el simple hecho de que place que las cosas sean como yo digo…da igual, ya puedes tener el interés que quieras que si lo que consigues lo haces por egoísmo y a través del temor o falta de coraje del otro, tu razón y objetivos conseguidos son papel mojado y solo tienen un final: tu infelicidad y la de tu entorno.

Ya que estamos en esa época del año en la que parece ser que casi todos estamos más predispuestos a ello, quiero pedirte que lo pienses un poco.

Con más de medio siglo de vida superado creo que ya puedo opinar sobre algunas cosas y hasta creo que se me podría escuchar y tener cuenta, aunque evidentemente solo lo harán aquellos que se acerquen a mi forma de pensar y no es porque los demás no puedan o no quieran, es que no hemos sido educados y sí manipulados, para mejor alejarnos a través de la competición que unirnos a través de la empatía y la inteligencia emocional.

He pasado más de la mitad de mi vida intentando entender porque somos como somos y porque hacemos lo que hacemos, lo que me llevo a un estado insoportable de ansiedad continuo, cansancio crónico y obesidad, entre otras cosas y lo digo tan abiertamente, porque ahora que he superado todo eso y que puedo ver la vida con otra perspectiva… digamos, que más limpia… tristemente compruebo que es algo generalizado.

Verás, lo que más daño te va a hacer siempre es la actitud “negativa o tóxica” que otra persona tiene y sinceramente, reconozco que es muy difícil manejar el dolor que te provoca su impacto pero algo tienes que hacer porque en ello va tu salud mental…  y física y también la de tu entorno más cercano.

Lo primero que tienes que interiorizar es que, aunque no te lo parezca, las demás personas no son muy distintas a ti; es decir, les preocupan las mismas cosas que a ti solo que se las plantean de otra manera, la cual, no es ni mejor ni peor que la tuya, simplemente son distintas y el resultado será positivo, si se ha conseguido desde el amor, el placer por las cosas bien hechas y el respeto, porque aunque hagamos las cosas desde la mejor de nuestras intenciones, cada uno de nosotros, aun siendo muy buenos en lo nuestro, podemos ser tóxicos para otros muchos pero ojo, cuidado con esto, porque si eres tóxico para una mala persona, que no te remuerda la conciencia, vas por buen camino, sigue.

Y con todo este rollo de final de año a donde quiero llegar, pues a invitarte a que en el próximo año, si no lo haces ya, te tomes las cosas con más calma, a que abras tu mente al aprendizaje que otros te pueden ofrecer y a que escuches mirando a los ojos de quienes te hablan, porque en ellos descubrirás cosas que te demostrarán que la vida es más simple de lo que crees.

La vida va de emociones y estas son únicas en cada persona, conclusión: la vida va de personas y está no será la que necesitamos sin empatía e inteligencia emocional, ya que solo así podremos llegar algún día a entendernos como debemos y se merecen nuestros hijos.

Saludos, se feliz y vamos a por el 2017.

¿Y si se hubiesen rendido los soñadores?

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

7-inventos-de-leonardo-da-vinci-1200x700

Soy persona de reflexión continua pero llegadas estas fechas… será el ambiente o que se acerca mi cumpleaños, el próximo 31 cumplo 51… no lo sé, el caso es que siempre doy un repaso más profundo a lo que he vivido hasta este momento, visualizando así mi trayectoria y creándome escenarios imaginaros posibles de lo que me queda por vivir y descubrir, si la salud me lo permite, partiendo siempre con la idea muy clara de que cualquier parecido con la realidad que me encontraré sobre aquello que me imaginé será pura casualidad.

Así es, no tengo ni p… idea de cómo va a terminar aquello en los que me vaya a embarcar pero solo lo sabré si me atrevo ¿o conoces otra forma de descubrirlo?

La idea de escribir este artículo y como con casi todos, se me ocurrió dando un buen paseo en bici y surgió cuando durante un momento miré a mi rodilla izquierda solo por casualidad y no para comprobar si su rehabilitación estaba permitiendo que su posición durante el pedaleo fuese el correcto.

Recordar los meses previos a su intervención, hace poco más de dos años y las dudas que me generaban las muchas opiniones que recibía en contra de una intervención integral: cruzado, menisco, condromalacia y artrosis, a favor de una parcial: menisco y artrosis o ninguna, como algunos otros me recomendaban, principalmente por mi edad de entonces, 48 años y las consecuencias que pudo haber tenido para mi futuro haber hecho caso a aquellas recomendaciones “más conservadoras”, me hizo comprender que en la vida no hay buenos resultados sin un sueño por cumplir.

Mi sueño de entonces era poder caminar sin dolor, montar en bici sin temor a una recaída… en definitiva: tener una salud que me permitiese hacer frente a cualquier reto que la vida te plantease, como por ejemplo, poder trabajar en una Almazara a pleno rendimiento.

Trabajar en una Almazara con la responsabilidad de elaborar AOVE de calidad sabiendo sacarle el máximo partido al fruto que nos entra, haciendo además que todas las maquinas, que además son muchas, que intervienen en el proceso (que para los que no lo conocéis y aunque no os lo imaginéis, “es muy violento) trabajen en buena armonía para evitar paradas en la producción, requiere de una buena forma física, al menos en cuanto a movilidad, porque en ocasiones las carreras son auténticos esprines y sin saber muy bien porque, hay días en los que  las máquinas y su “mala relación” con la transformación a la que sometemos al  fruto que nos entra, hacen que termines exhausto.

Por ejemplo ayer fue terrible, averías que reparar, carreras, subidas y bajadas por escaleras imposibles… parecía un bombero en plena tarea y todo ello, pensando en el origen del problema y su posible consecuencia con la intención de minimizar o evitar esta, con el objetivo de que la producción no se detenga, porque la capacidad de almacenaje de fruto de una Almazara tiene un límite y además, la calidad requiere moler la aceituna antes de las 24 horas de su recepción.

La reflexión es ¿podría desarrollar con garantías el empleo que ahora tengo si en el momento de decidirme por una intervención integral, parcial o ninguna, no hubiese soñado con que algún día podría disfrutar de una vida normal aun con los límites que algunos se empeñaban en ponerle a mi edad? Pues ya te digo que no, sería imposible.

Antes de lanzarme a escribir este artículo he “gugleado” buscando grandes soñadores de la historia de la humanidad y cuando lees sobre algunos/as de ellos/as, comprendes que, no sé si mejor o peor, este mundo no sería el que conocemos pero y sus vidas ¿cómo habrían sido sus vidas si se hubiesen rendido y abandonado sus sueños por conseguir?

En unos días nos felicitaremos por la entrada del nuevo año y nos desearemos felicidad, suerte y salud pero sabes qué, yo te deseo el que seas consciente de que los sueños no se consiguen, “se sufren”.

Saludos y se feliz.

¿Sientes que algunos se aprovechan de tu predisposición?

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

guille5

Hemos llegado a un punto en nuestra convivencia que a cada paso que damos, sea en el ámbito personal o profesional, lo hacemos siempre mirando con el rabillo del ojo no vaya ser que me nos den un palo por la espalda que nos deje en el sitio sin capacidad de levantarnos.

Y la verdad es que si lo piensas es fácilmente comprensible, porque en estos tiempos que corren del sálvese quien pueda, estos “leñazos”, que tanto daño hacen a nuestras emociones, están a la orden del día.

Aunque te recomiendo que no me metas la mano en la boca, reconozco que puedo parecer un poco tonto e ingenuo y que algunas veces te puede hacer pensar que es muy fácil engañarme y aprovecharse de mí pero verás, si eres de los que piensas eso, tengo una mala noticia para ti: eres tú el engañado y es de ti de quien yo saco provecho en forma de aprendizaje vital.

Cuando era más joven e inexperto me irritaba y por lo tanto me agotaba emocionalmente, comprobar como darlo todo a cada instante solo me servía para que se me exigiese más y además, viendo como mi trabajo, siendo más productivo y comprometido, estuviese muchas veces menos valorado que el de otros.

Sin embargo y como no podía ser de otra manera con el paso de los años, bendita experiencia, comprendí que luchar contra mi condición natural (que era y es la de esta siempre dispuesto para hacer que las cosas funcionen bien con el objetivo de que nuestro tiempo, sin duda el patrimonio de mayor valor de que disponemos y que te recuerdo que tenemos limitado, sea de provecho) para estar dentro de la media, me suponía un enorme perjuicio emocional.

Así es que tome la decisión de no tener en cuenta ciertas cosas que muy claramente iba a ver para aceptarme y actuar tal y como soy, de modo que me permitiese ser yo mismo en esta gran mentira que entre todos hemos creado y aceptado.

Pero para ello tienes que hacer un enorme trabajo de auto-convencimiento y asumir un alto riesgo, ya que hoy en día ser tú mismo supone una amenaza para muchos de los que en cualquier momento pueden decidir sobre tu futuro profesional, lo que, si tenemos en cuenta los tiempos que corren, puede acojonar bastante.

Pero tienes que elegir entre esconderte para ir con la corriente o ser tú mismo para marcar tu camino.

Esconderte e ir a favor de la corriente puede que te haga creer que vas a disponer de cierta estabilidad laboral y oye, hay quien lo está consiguiendo pero te invito a que les observes y a que luego valores si merece la pena.

Y por otra parte, está la opción de ser tú mismo y cuando digo esto, me refiero a ser alguien que quiere ser el ejemplo que todo niño/a quiere tener y que ante todo, da prioridad a las personas.

Es decir, tendrás que elegir entre buscar estabilidad laboral a toda costa o tu salud mental, sabiendo que lo primero te hace mirar con mucha frecuencia hacia atrás, corriendo por lo tanto el riesgo de tropezar y caer y que lo segundo, te invita a mirar siempre hacia delante perdiendo por lo tanto la visión de aquellos que te quieren alcanzar, adelantar y pueden que hasta zancadillear.

Es decir ¿hago lo que debo para no salirme del tiesto aun a riesgo de no disfrutar con ello o hago lo que siento para sentirme y ser cada día mejor?

Difícil decisión para estos tiempos pero recuerda que irremediablemente la tendrás que hacer, así es que te deseo mucha suerte.

Si te sirve y aún a riesgo de que en muchas ocasiones mi predisposición me haga parecer tonto, yo opte por la segunda y sabes qué, es la decisión más equilibrada que nunca he tomado porque me ha funcionado tanto para encontrar empleo, generar proyectos y ser un profesional reconocido, como para hacer de mi una mejor persona.

Una aclaración, puede que hayas pensado que de forma indirecta me estoy refiriendo a aquellos que han sido mis jefes y “haberlos haylos”, pero esa intención de querer detener mi predisposición a hacer las cosas divertidas y de provecho emocional, la he encontrado más entre colegas que entre Jefes ¡cuidadin!

Saludos y se feliz.

Que nadie bloquee tu progreso

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

brick-wall-break-through-demolish-smash-escape-to-white-light-4k_vkhzwqr1g__s0007

Ayer me paso algo que me hizo comprender cuál ha sido mi principal problema a los largo de mis casi 51 años.

Como muchos ya sabéis y al igual que miles… millones de personas diría yo, soy de los que tuvo la desgracia de caer en el desempleo en el peor momento posible: mayor de 45, crisis, con mucha experiencia acumulada en una profesión en declive y para colmo, viviendo en una provincia con unos niveles de desempleo escandalosos: Jaén.

Como me imagino sabrás, en Jaén nuestro principal recurso es el olivar, un recurso con un potencial enorme pero que apenas genera riqueza para la provincia, ya que casi todo lo que da se va para otros sitios.

Como te decía y por todos es sabido, en Jaén tenemos un serio problema de empleo que solo se arregla un poco en la temporada de recolección de aceituna, entre las tareas del campo y afortunadamente ahora un poquito más, en las Almazaras.

Al comprobar en primera persona las dificultades que tenía en Jaén para encontrar empleo, se me ocurrió que quizás si me introducía en el sector oleícola aumentaría mis posibilidades de hacerlo y de hecho así ha sido pero como ya te he dicho, es solo para lo que dura la campaña de recolección de aceituna… unos tres meses más o menos.

La mejor manera que encontré, mientras estaba en el desempleo y sin dejar de buscarlo, de adentrarme en el maravilloso mundo de los AOVEs, era la de titularme como Técnico en Aceites de Oliva y Vinos pero con el paso de los días, comprendí que necesitaba saber más pero desde dentro, así es que encontré la forma de sumarle a mi formación reglada la que con reuniones provocadas adquiría de profesionales de mucho prestigio del sector: políticos, investigadores, médicos, analistas, profesores universitarios… y lo que más me llamo la atención de todas estas reuniones, es que la conclusión era siempre la misma:

“El gran problema del sector oleícola es que hay un gran déficit de formación entre sus profesionales y directivos y es que algunos, muchos mejor dicho y al igual que ocurre en otros sectores, creen que con lo que un día aprendieron y que les da para resolver lo justo, ya lo saben todo”.

Sin embargo y aunque que llueva ahora es buenísimo para el olivar pensando en la próxima campaña, no se puede ir al campo a recolectar y como las previsiones se han cumplido, en Jaén llevamos unos días acumulados de lluvia que impiden que entre fruto en la Almazara y por lo tanto a que tengamos actividad en el molino, así es que en estas circunstancias el Gerente de mi Cooperativa Nuestra Sra. Virgen de la Capilla en Jaén, decidió darnos a los Operarios de fábrica el domingo libre.

Para mí este nuevo empleo supone un gran reto, porque aunque tengo la mejor formación académica posible, me falta toda la experiencia necesaria para trabajar en la fábrica con la soltura que me exijo, así es que cualquier momento que tengo libre lo empleo para seguir estudiando pero ahora, aplicando y encajando lo aprendido a las características particulares de mi fábrica.

Así es que la mañana de ayer domingo, como además no podía salir en bici, la aproveché para repasar algunos conceptos sobre la elaboración de aceites de oliva y de paso, para hacerme un resumen de aquellos puntos más importantes a tener en cuenta en la obtención de la mejor calidad al menor coste posible y en durante un descanso y a través de una red social especializada en el tema, leo que muchos Gerentes de Almazaras se quejan del mismo  problema y es que todos los años, al ofrecer empleos temporales, muchos de los trabajadores que “forman” durante una campaña y entre estas, encuentran empleos más o menos estables y claro está, dejan de estar disponibles para las campañas siguientes, viéndose obligados a buscar a otros operarios sin experiencia  a los que de nuevo deben formar.

Todas las circunstancias que he intentado resumirte: desempleo, mayor de 45, experiencia en un sector en declive y vivir en una provincia con un desempleo altísimo pero con un potencial enorme gracias a su principal recurso: el olivar y debido a la formación que he adquirido sobre el tema, me hizo comprometerme con migo mismo en que pondría todo de mi parte para aportar mi granito de arena en la consecución de un objetivo: poner a Jaén donde se merece para que nuestros jóvenes no tengan que salir de aquí como lo están haciendo.

Mi condición natural es la de aportar para crecer, entiendo que la vida es mucho más divertida y llevadera si aplicas esta norma pero parece ser que lo que para mí es natural, resulta que es atípico para unos, para otros extraño y hasta increíble y fingido y para algunos más supone una amenaza directa a su incompetencia.

Te decía que ayer elaboré un resumen que titule: Manual de formación resumido para Operarios de Almazara y cuando leí a través de esa red social profesional que te comentaba, la queja de algunos Gerentes ante el hecho de verse en cada campaña con la necesidad de formar a nuevos operarios y teniendo en cuenta además mi compromiso por aportar mi granito de arena por ayudar a mi provincia y en este caso, sabiendo que la formación es fundamental para darle a Jaén ese giro que se merece, se me ocurrió compartir por esta red social el manual, bueno, pues no te imaginas la que me callo encima, hubo hasta quien se atrevió a llamarme sin identificarse para llamarme “chulillo”.

El caso es que este tipo de persona no son conscientes de que cuando dan con un tipo de persona como yo, lo único que consiguen es que nuestra motivación y compromiso por ser mejores aumente, ya que sabemos que, aunque para nosotros son más una bendición que un problema, por lo que nos motiva a ser mucho mejores, para otras personas con un potencial enorme son un freno, por eso te pido que si tu intención es la de estar en mejora continua nunca te dejes intimidar por estos personajes, sigue tu camino y como dicen algunos, si a estos les tocas los … es que vas bien ¡ánimo!

Saludos y se feliz.

Algunas veces me planteo no mostrarme como soy pero…

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

14611094_1172488532818153_8492893824215494329_n

Hoy en día, en esta gran mentira que entre todos hemos consentido crear, prima mostrarse de una manera que, en la mayoría de los casos, va en contra de lo que verdaderamente se siente y todo, porque nuestro principal temor es no ser aceptados por los demás, preocupándonos mucho además, de no serlo por quienes tienen el poder de decidir sobre nuestro futuro laboral.

Ayer por la mañana salí de casa, que como cada día desde que fui injustamente despedido de la última empresa que me contrato, a entregar CVs a las Almazaras de mi zona y aprovechando que pase al lado del Centro de Salud, me detuve para tomarme un café con un cliente/médico que visité y porque no, que podría visitar durante años como Visitador Médico, con el objetivo de comunicarle mí, otra vez, situación de desempleo.

Con este cliente mantengo una relación muy particular pero porque el en sí mismo es una persona muy especial, de estudio diría yo. Casi nunca nos hemos entendido, así es que sé que ha confiado en muy pocos de los muchos productos que he representado y todo, porque los dos nos mostramos abiertamente tal y como somos, entendiendo ambos que en cualquier situación es la mejor manera de avanzar, aunque el entorno no favorezca que así sea y algunas veces de miedo mostrarse tal cual.

Salimos de la cafetería y cada uno cogió su camino pero en vez se continuar con mi entrega de CVs, decidí dar un paseo por el campo (aquí salir al campo a pasear es lo más fácil del mundo) para reflexionar sobre cómo me muestro y no solo me refiero a como lo hago en mi Blog, sino en todas las facetas de mi vida, con el objetivo de valorar si quizás debería “ser más prudente” porque, efectivamente, sé que estoy perdiendo oportunidades de empleo por la confundida imagen que les puedo transmitir a algunos con poder de contratación.

Caminaba concentrado en mis pensamientos por uno de los miles de carriles que en Jaén podemos disfrutar rodeado de olivos, cuando unos metros más adelante veo un grupo de mujeres, más o menos de mi edad, 50, que iban hablando muy airadamente y con un volumen demasiado alto para el tema que estaban tocando: el sexo a los 50.

Una de ellas, a quien conozco muy bien y se dé su carácter, era la que llevaba la voz cantante y desde que pude entender lo que decía, hasta que se dio cuenta que yo estaba allí, todo lo que dijo tenía mucho que ver con el resultado que encontramos a estas edades y que se refleja de forma clara en el sexo, producto del agotamiento emocional acumulado que sufrimos por vivir nuestro día a día, entre otras cosas, pretendiendo ser de otra manera, la que creemos que es la correcta para ser aceptados por todo el mundo.

Cuando me vio se sonrojo y cuando nos cruzamos, con total confianza y cariño, me dio un golpe en el brazo como diciéndome: ¡a ver avisao que estabas aquí!

A lo que yo le respondí: ¡nena, dile a tu mario que se compre una bici y que la use, que ayuda mucho!

No creas, que aunque hoy escriba sobre esto y compruebes que normalmente digo lo que pienso, evidentemente procurando ser muy respetuoso con todo el mundo, yo también pasé por eso, me refiero a lo de mostrarme de otra manera para intentar conseguir ser aceptado por todo el mundo pero las consecuencias fueron terribles: estrés, obesidad, alopecia y nadie me quita de la cabeza que aquella enfermedad que sufrí y que casi me lleva a la muerte siendo muy joven, fue producto del daño que sufrió mi sistema inmune, por querer ser otra cosa distinta a la que soy creyendo que así encontraría más estabilidad laboral y personal.

Nada, no te lo creas, es mentira, eso no funciona, porque al final hagas lo que hagas y digas lo que digas, nunca será del gusto de todo el mundo y siempre irá en contra tuya, sobre todo en forma de dolor emocional.

Tengo una teoría que me ayuda a gestionar mi día a día: “la mayoría de la gente es buena y no tiene malas intenciones, ayudarnos es nuestra condición natural pero en esta gran mentira que hemos cubierto con el “manto del progreso” y  que entre todos hemos consentido crear, se nos ha manipulado a través de la educación para aceptar que pisotearnos para conseguir un puesto de trabajo o para eliminar a la competencia sea algo natural y claro, si te muestras como eres, probablemente vayas en contra de esta, estratégicamente, idea instaurada  y generes rechazo.

Pero ¿ese rechazo es general o no? En mi caso se da una circunstancia curiosa, y es que la inmensa mayoría de mis clientes y amigos están encantados por como soy porque no nos juzgamos y no competimos, solo colaboramos, pero en el mundo de la empresa y el empleo y concretamente para  algunos malos mandos intermedios  y colegas, soy una amenaza a su estabilidad, lo cual, siempre me ha perjudicado, de hecho, sé que por ello se me ha penalizado económicamente en las empresas que he trabajado, concretamente en una y en mi búsqueda de empleo, sé que he perdido oportunidades, siendo entonces cuando y teniendo en cuenta la situación en la que estoy, viene la segunda pregunta:

¿Cambio la forma de mostrarme y actúo con la prudencia que el miedo infunde y que se espera de alguien que no es nadie, por conseguir un empleo o sigo siendo yo mismo y a ver hasta donde me lleva?

Bueno, difícil cuestión ¿cómo la resuelvo? Muy pocas personas han sido capaces de entender mi conclusión y la definen como simple, pero está muy lejos de ser simple.

Construir nuestro día a día manteniendo un buen equilibrio emocional que nos permita crecer aprovechando cada minuto de nuestra vida, aprendiendo de cada experiencia para luego poder transmitirlo a nuestros descendientes con los mejores argumentos, necesita:

  1. Estudio
  2. Reflexión
  3. Proactividad
  4. Aceptar el error como parte del progreso
  5. Dieta equilibrada
  6. Actividad física
  7. Expresar tus emociones y sentimientos
  8. Respetar el medio ambiente y a los animales
  9. Creer en ti
  10. Inteligencia emocional

No sé cuántas cosas más se te podrían ocurrir, seguro que muchas, compártelas si te apetece pero ¿cómo sabes si todo eso funciona? Bueno, busca tu respuesta, la mía es muy básica: tras más de 30 años juntos, le sigo tirando, cansinamente para ella, los tejos a mi mujer.

Saludos y se feliz.

Nota: si recomiendas este artículo en Linkedin y no te tengo entre mis contactos, si no me solicitas contacto te lo solicitaré yo porque no sé que nos deparará el futuro, pero te advierto que no acepto ofertas multinivel o similares.  

Constancia y gestión de la frustración son la misma cosa

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

descarga-1

Son muchos los que me dicen que soy un ejemplo de constancia y bueno, si atendemos a su definición: “Voluntad inquebrantable y continuada en la determinación de hacer una cosa o en el modo de realizarla”, tengo que decir que se parece bastante a lo que me ocurre.

Tanto lo he escuchado que durante años he buscado en mi personalidad que es eso que tengo para que la gente opine así y que me empuja a no desistir nunca y al final, he concluido que solo de trata de haber entrenado muy bien mi gestión de la frustración.

Unas actividades muy interesantes a practicar y a desarrollar en cada momento de nuestra vida, son la observación, la escucha activa y la reflexión continua, porque si lo haces y tristemente lo comprobarás con demasiada frecuencia, verás escenas y escucharás comentarios de personas, que solo pretenden descargar la tensión que le crea la frustración por no conseguir que las cosas les salgan como habían planeado o imaginado (que como bien debes saber es lo ocurre  casi siempre) y lo que es peor, lo hacen sin reflexionar empujándose a que de nuevo y casi por los mismos motivos, los vuelvas a ver hacer y escuchar decir cosas parecidas.

¿Pero cómo se consigue gestionar la frustración con la que estamos obligados a convivir casi a diario y casi a cada momento?

Pues es tan fácil como asumir que tu vida se puede acabar en cualquier momento y que realmente lo que tenemos que hacer, es precisamente eso, hacer y solo hacer disfrutando de lo que se hace asumiendo que probablemente el resultado que pretendemos, si lo conseguimos, no será cuando lo pretendíamos y no digo que sea después, ni tampoco lo que pretendíamos, porque con toda seguridad no será igual y no digo que tenga porque ser peor y sino, que le pregunten a Amancio Ortega porque ¿crees que él esperaba el resultado que ha obtenido?

Pero para empezar a entrenar tu gestión de la frustración te invito a que hagas lo siguiente:

  1. Lee sobre nuestras emociones, reflexiona sobre las tuyas y si no puedes solo/a, busca ayuda profesional y escucha con humildad, porque si haces como mucha gente, que tras buscarla no hace caso porque no le gusta lo que escucha, mejor estate quieto/a y por favor, déjanos a los demás que sigamos con nuestro plan de mejora y no nos des la tabarra con tus problemas, que bastante tenemos con los nuestros.
  2. Mucha gente no quiere llevar una vida ordenada haciendo deporte y cumpliendo una dieta saludable, como por ejemplo la mediterránea, porque piensan que es más aburrida, y ya te digo yo que no es eso, lo que pasa es que es requiere de más disciplina y eso ya como que cuesta más. Una vida ordenada hace que te alimentes bien, que duermas bien y que por lo tanto, tus capacidades mejoren en lo físico, lo intelectual y sobre todo en lo emocional aumentando tu autoestima.
  3. Es importantísimo que en esta fase de aprendizaje de la gestión de la frustración no dejes de plantearte retos que iniciar para terminar, pero sin marcarte plazos ni grandes objetivos, porque superarlos también te ayudará a aumentar tu autoestima.

Mira, hay algo que hace años aprendí sobre qué es lo que hace que un vendedor sea bueno o malo y no te sorprendas si te digo que no son los resultados.

Vendedores “resultistas” o “de pelotazo” que hacen creer a las empresas que son buenos o muy buenos hay muchos pero cuando los investigas un poco, comprendes que esa estrategia “resultista” o “de pelotazo” nace precisamente de su bajo control a la frustración.

Los vendedores de verdad, esos profesionales que parece ser que cada vez quedan menos, saben que su éxito está en la gestión de la frustración que supone “fracasar”, al igual que un Guepardo, en 9 de cada 10 intentos de venta que provocan, porque saben que solo es una estadística que más pronto que tarde cambiará siendo constantes.

Y para terminar, quiero que sepas que demostrar con hechos una buena gestión de la frustración que te ayude a ser constante, puede que te lleve a pensar que la persona que la tiene es afortunada porque posee una fuerte personalidad y que no necesita ayuda, pero no te confundas, las personas así se encuentran solos en muchas ocasiones a lo largo de su vida, sobre todo cuando comprueban, con demasiada frecuencia, que aquellas personas que un día se le acercaron en búsqueda de una ayuda que encontraron, son incapaces de hacer nada por ellos pero bueno, afortunadamente cuentan con una buena gestión de la frustración que les permite seguir adelante sin quejas y sin perder tiempo en reclamar nada.

Saludos y se feliz.

¿Y qué es lo que realmente funciona?

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

429358_290517831015232_1790769044_n

Aunque he encontrado un empleo que supone un gran reto que me gusta y que me divierte, soy consciente, porque así están las cosas y así hay que aceptarlas, de que, con suerte, hoy estamos aquí y mañana allí, así es que y tomando los consejos de los mismo profesionales de RRHH que sigo desde que me quede en el desempleo por primera vez, no he dejado de mantenerme activo, menos, eso sí, en Linkedin y en este blog; de hecho, he creado otro: 350 Farmacias.

En una de esas esporádicas visualizaciones de mi muro en Linkedin, leo que un profesional preguntaba abiertamente si Linkedin tiene alguna utilidad, porque aunque tiene casi 1000 contactos casi nadie comenta o comparte sus aportaciones.

Sin embargo, esta propuesta de debate le ha generado una buena cantidad de comentarios y recomendaciones, así  es que, queda demostrado que Linkedin agradece aquellos propuestas que generan interacción entre sus componentes y aún más, si además, les aportan soluciones.

Pero y más importante, espero que este profesional haya aprendido en que consiste Linkedin: un lugar en el hay que trabajar con constancia hasta que surge ese punto de inflexión (y en este caso para él ha sido una pregunta que muchos hacen pero que no tienen tanta repercusión) que te permite dar ese salto de calidad para que, de nuevo con constancia, aproveches el tirón y sigas creciendo en la cantidad y calidad de tus contactos.

Sin embargo y tras repasar los más de 200 comentarios que ha recibido, he comprobado que se preocupó solo de responder a los primeros que generó y que nunca más se supo de él; es decir, abandono esta enorme oportunidad de escudriñar entre las personas que alimentaron su propuesta para ver si había alguien con quien generar sinergias que le permitan encontrar lo que busca.

Te preguntaba, por si lo sabes, qué es lo que realmente funciona en la búsqueda y consecución de nuestros objetivos, los que sean.

Y es que sinceramente he de reconocer que “soy bastante torpe”, porque a diferencia de muchos que presumen de ser unos cracks en todo y de conseguir sus objetivos casi sin esfuerzo, yo todavía no he descubierto esa “fórmula o método mágico” que me haga avanzar a la velocidad que desearía.

Este nuevo reto profesional en el que estoy embarcado, tengo que lidiar con varios y muy complicados frentes, siendo el más fácil el de hacer nuevos clientes y si hacer nuevos clientes es lo más fácil, imagínate lo demás… bueno, que me voy por las ramas.

Como representante a una empresa textil, aunque mis productos son terapéuticos, en todas mis visitas he de hablar de hilos, costuras… y como no,  de tallas y medidas.

Cada día me marco el objetivo de visitar a alguna que otra farmacia que no se había visitado nunca y el otro día visite a una que parecía que me estuviesen esperando, porque estaban planteándose cambiar la marca de textil terapéutico que habitualmente usan por otra, que como imaginarás y con toda probabilidad, será la mía.

Hecha la presentación de mi vademécum, fue con la auxiliar, que será la responsable del control de stock y venta de los productos textiles, con la que más interaccione y como además  usa medias de compresión, tras mi argumentación estaba deseando probar mis productos, así es que me fui al coche y cogí una de las piezas que tengo de muestra, pero no tenía de su talla.

No sentíamos tan cómodos en nuestra charla que me confeso que no le gustaba su cuerpo y que eso le impedía ser feliz y cuando una persona me dice que no es feliz, mi empatía se pone en marcha y no paro de buscar la forma de poder ayudar a esa persona con todo lo que pueda.

Uno de los retos al que muchas personas se enfrentan cada día es precisamente el de modificar un cuerpo que no les gusta y que les hace infelices, por cierto, no sé qué será en unos años con el creciente problema obesidad existente.

El caso es que para hacer frente a este problema hay quienes tienes el poder de hacerlo con dinero pero estos, se pierden lo más importante para su felicidad, aceptarlo en unos casos y en otros, trabajar para modificarlo con una buena planificación que consoliden los cambio de hábitos que necesitan y por lo tanto, obtener el premio de la autoestima, que a la larga, será lo que en el futuro les permita afrontar todos los retos que la vida les plantee.

Quizás te está preguntando qué relación tiene todo esto que te he contado en esta segunda parte del artículo con la primera, pues tiene y mucha.

Te decía que “soy bastante torpe” y que nunca había conseguido los objetivos que me marcaba a la velocidad que deseaba, hasta que comprendí que mi problema no era “mi torpeza” y sí mi ansiedad por conseguirlos; es más, concluí que mi principal problema y lo que más ralentizaba mi avance, era precisamente eso, mi ansiedad por ver los resultados.

Cuando la auxiliar de la farmacia que te mencionaba termino de explicarme, porque se lo pregunté, su día a día, empecé diciéndole que yo era obeso y como a todo el mundo que no me conoció siendo obeso, le impacto, su cara cambió y como todo el mundo al que se lo digo, me pregunto: ¿y cómo lo has hecho?

Le respondí que esa no es la pregunta correcta, que la pregunta correcta es: ¿Cuánto tiempo has invertido en conseguirlo y en estabilizarte?

Creo que has pillado la idea y habrás comprendido que lo que realmente funciona y te permite avanzar a gran velocidad y de manera sostenible en lo que te propongas, aunque a la mayoría les desespere y les cueste aceptarlo, es: la constancia y lo que con ella aprendemos.

Por cierto, pasar de los 120Kg que pesaba con 18 años a los 83 que ahora con casi 51 mantengo de forma estable y saludable, me ha costado más de 25 años ¿ha merecido la pena? Ni te imaginas.

Saludos y se feliz.

¿Un mal día?

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

14708228_1156954191038254_9055625225070413497_n

Poco a poco voy cogiéndole el pulso a mi nuevo proyecto laboral y parece que cada vez puedo ser capaz de administrar mejor mí tiempo, digo esto porque ya llevaba algunas semanas sin publicar nada en este mi querido y ya veterano blog:

Vivir con pan y Aceite de Oliva Virgen Extra.

Ayer por la mañana llovía mucho en Jaén y cuando trabajas visitando clientes a pie de calle y más si te desplazas andando, es bastante molesto y desagradable.

Tenía planificado visitar un número de clientes determinado distribuidos en dos zonas de la ciudad para que me permitiesen desarrollar mi labor sin agobios pero claro y como vendedor veterano que soy, sé que las planificaciones se hacen para que una vez que estés en el terreno tengas que replanificarte a cada momento y este día no iba a ser distinto; sin embargo, fue un poco peor.

Que conseguir ordenar las visitas bajo la lluvia fuese un poco caótico no es algo nuevo para mí, llevar más de 30 años buscándote la vida en la calle da para muchas anécdotas y esta no es  la primera vez que me ocurre.

Tampoco es la primera vez que visita tras visita no solo no consigo materializar una venta o conseguir que escuchen mi mejor oferta, ni tan siquiera que me permitan presentar mis productos y hasta que me dejen claro que no tengo ninguna opción, no, no, esto ya me ha pasado muchas veces.

Afortunadamente no es frecuente, pero tampoco es la primera vez que me tratan con muy mala educación por mi condición de vendedor.

Pero si es la primera vez que tras tres años luchando por salir del desempleo (de hecho cuando anteriormente estuve en el desempleo fue para cambiar de empresa), encuentro un proyecto que puede ser de futuro aunque cargado de enormes dificultades y que, como no puede ser de otra manera, depende íntegramente de unos resultados fácilmente medibles: las ventas.

Así es que si sumo todo lo anterior al hecho de que mí futuro profesional depende íntegramente de unos resultados comerciales que he de conseguir en un entorno muy difícil, tranquilamente puedo pensar que llevo muy mal día y que si se acumulan, mi futuro en este proyecto tendrá los días contados, pero…

  1. Efectivamente “solo” se trata de otro proyecto, en el que por supuesto voy a poner todo lo que tengo dentro, pero que no es el primero en el que me embarco.
  2. Si perdiese este proyecto ya me he demostrado que tengo capacidad para encontrar otro.
  3. Todo lo que hasta ese momento me paso ayer ya me ha pasado muchas veces y sé que no tiene nada que ver con lo que me pasará.

Por lo que serían las 13:20 más o menos cuando me subí en el coche para dirigirme, tan tranquilamente, a un centro comercial a realizar unas compras que me encargo mi esposa, con la cual llevo 25 años de feliz matrimonio.

Mientras esperaba en la cola de la caja me vibró el móvil de la empresa pero siendo viernes, hora de comer y sabiendo que mi jefe estaba descanso unos días, preferí esperar a pagar mi compra primero y mirarlo después, por cierto, felicité a la cajera que me atendió por la calma que mostro ante el lio que se hizo el matrimonio que me precedía, siempre mejor hacer las cosas con calma ¿no?

Una vez colocada la compra en el carro cogí el móvil de la empresa, era un e-mail y cuando lo leí, lo primero que pensé fue en que la vida vuelve a demostrar que el trabajo paciente y bien hecho siempre da buenos resultados, quizás no como lo quieren hoy en día las empresas pero se equivocan y mucho y cuanto más prescindan de profesionales expertos, más grave será su error.

Y como le ocurrió a la cajera del CARREFOUR a la que felicité, yo también me sentí muy bien con lo que leí y no, en mi caso no era una felicitación por mi trabajo… o sí, porque para un vendedor no hay mejor felicitación que hacer un buen pedido y este e-mail, era el resultado de varios días de trabajo transformado en un pedido al que debía dar forma.

Ahora te invito a que hagas una reflexión.

Evidentemente la cajera me atendió con la mayor de las cordialidades ¿a quién no le gusta que le reconozcan el trabajo bien hecho? Pero si yo no tuviese la capacidad de manejar con calma y visión de futuro lo que hasta el momento previo de leer el e-mail del pedido parecía un mal día:

  1. ¿Crees que habría estado atento a la cajera para aprender de ella y felicitarla por su trabajo?
  2. ¿Crees que habría ido con gusto a ese centro comercial a hacer la compra y lo que es peor, una cola pesada en la caja?

Pero y aún más importante:

¿Crees que si no hubiese sido capaz de gestionar emocionalmente las enormes cantidades de frustraciones que sufrimos los vendedores en una semana, no digamos en más 30 años, sería feliz y lo que es mejor, sería capaz de hacer felices y de ayudar a otros?

Lo mejor del día estaba por llegar.

Mientras leía el e-mail del pedido y mentalmente estaba ajustándolo para ofrecer la mejor condición a mi cliente, veo por el rabillo de mí ojo izquierdo que alguien se acerca a mí corriendo, levanto la cabeza y con enorme alegría, compruebo que se trata de mi hija menor, una mujer de 20 años, que acompañada de su novio, al verme salió corriendo para abrazarme y darme un beso “apretao”.

Ahora dime:

¿Prefieres pensar en que las cosas pueden ir a peor o que siempre pueden ir a mejor?

Yo lo tengo claro.

Saludos y se feliz.

Optimista, pesimista y falso optimista

¡¡Bienvenida o Bienvenido a mi Blog!!

13102601_1040443982689276_206861071432169757_n

Uno de los grandes problemas a los que me tengo que enfrentar casi cada día es a mi potente optimismo, porque hay veces que hasta a mí mismo, sobre todo cuando vuelven a darme otro palo, me parece excesivo, pero sin embargo, reencontrada la calma y con los pies bien plantados en el suelo, vuelvo a hacer casi el mismo ejercicio de reflexión que siempre hago cuando llego a ese punto y que me dice que no puedo permitir que nada ni nadie altere esa gran virtud de mi personalidad.

El otro día en clase y tocando de nuevo el tema del perfil del vendedor, en uno de los puntos que describía a este profesional, hacía referencia a la importancia de que fuese una persona optimista y tras su lectura, una joven compañera dijo que los optimistas muchas veces se pasaban de optimismo hasta tal punto de que no eran creíbles y sinceramente, estaba de acuerdo con ella y por eso intenté explicarle como, tal y como yo lo veo, podría descubrir si la persona que presume de optimista realmente lo es y también, a como descubrir a esos pesimistas que te consumen la vida y de los que debe alejarse por el bien de su futuro y sobre todo, por el de salud mental.

Tal y como yo lo siento ¿cómo es un optimista?

  • Tranquilo
  • Alegre pero muy serio cuando toca
  • Constante y quizás este sea el factor determinante
  • Realista pero de manera que le permita visualizar el futuro con ilusión
  • Curioso
  • Inquieto
  • Estudioso
  • Empático con límites.
  • Inteligente emocional.
  • Resiliente
  • Asertivo pero también con límites

Evidentemente y desde mi modesta opinión, todo son virtudes y estas surgen ni más ni menos de la fuerte salud mental que vivir con optimismo te aporta.

Ahora bien y tal y como yo lo siento ¿cómo es un pesimista?

  • Inseguro
  • Triste
  • Ve el futuro siempre negro
  • Le agota la búsqueda de información
  • Inmovilista
  • Solo le preocupa que se preocupen de él
  • Se rinde con facilidad

Todas estas características alimentan de forma muy negativa sus emociones y por lo tanto su salud mental, dando como consecuencia una espiral de agotamiento físico y mental que les impide retomar con fuerza la dirección de sus vidas, por eso te puedes encontrar a mucha gente que sin tener aparentemente problemas, sobre todo económicos, su vida es un autentico desastre.

¿Y cómo es un falso optimista? Pues para resumirlo es un pesimista que lucha por no serlo y que cree que solo con desearlo ya es suficiente, este, posiblemente, sea el peor de todos, ya que su agotamiento pesimista se multiplica por intentar demostrar a los demás que es lo que realmente no siente.

Ser optimista puede ser una condición innata o trabajada que se ejerce con relativa facilidad cuando la vida te sonríe, pero cuando de verdad te das cuenta de si verdaderamente lo eres o no, es cuando la vida te golpea tan fuerte que se tambalea todo lo que hasta ese momento has construido y cuando compruebas que sí, que lo tuyo es cierto, es cuando sientes las potencia que el optimismo bien trabajado tiene para ayudarte a resolver situaciones muy complicadas y cuando digo muy complicadas, no me refiero solo a resolver un problema de desempleo, voy mucho más allá.

Por lo tanto, a mi compañera le dije: “en primer lugar aprende a reconocer cuál es tu nivel real de optimismo, pesimismo o falso optimismo y a partir de ahí, te invito a que trabajes, sí, a que trabajes, que condición es la que te gustaría disfrutar por el bien de tu salud mental, la de tu entorno y por lo tanto, la de tu vida”.

Saludos y se feliz.

Debes reconocer a los enemigos de tu actitud

¡¡Bienvenido o Bienvenida a mi Blog!!

descarga (2)

Es poco más que curiosa la cantidad de comentarios que podemos compartir en el mundo 1.0 y la cantidad de artículos, referencias y también debates, que podemos encontrar en el mundo 2.0 sobre la influencia que en nuestro ánimo tienen nuestras interacciones humanas.

Ayer un amigo hacía referencia a un proverbio que dice que “el clavo que sobresale se lleva el martillazo” y hoy otro, me contaba el caso que viene sufriendo en el trabajo a cuenta de la mala convivencia que un colega provoca.

El primero me ayudo recordar la cantidad de martillazos que me vengo llevando desde hace mucho tiempo a nivel personal y profesional, por intentar crear algo mejor de lo que tenemos en base a que aquí estamos de paso y que por lo tanto, como principal objetivo, deberíamos tener procurar dejar algo mejor a las generaciones futuras.

En muchos momentos he pensado que era incapaz de comunicar correctamente lo que quería decir, pero, reconociendo que evidentemente, como cualquiera, puedo cometer errores en muchas ocasiones, al final he llegado a la conclusión de que vivimos, sin ser muy conscientes de ello, con una sensación de amenaza continua que nos hace ver fantasmas por todos lados y de la que sin saber muy bien como, todos nos queremos defender.

Bueno, sigo con mis amigos. Mi otro amigo, el de hoy, me ha vuelto a recordar que cuando tenemos una mala experiencia con otra persona, automáticamente dejamos de lado todas las buenas; por ejemplo, ¿con cuántos conductores te cruzas todos los días que hacen bien las cosas? Muchos, verdad, pues entonces ¿Por qué recuerdas solo el que ha hecho algo que te ha incomodado o estresado?

Sí, ya sé que es algo natural y muy difícil de controlar pero ahora piensa en las consecuencias negativas que le pueden traer al resto de tu día aunque no seas muy consciente de ello.

Recuerdas la teoría del caos… sí hombre, lo de la mariposa batiendo sus alas… 

Pues eso es algo parecido a lo que nos ocurre a los que no podemos evitar vivir con pasión, curiosidad y ganas de compartir para aprender; sobresalimos y eso implica “recibir un martillazo detrás de otro” y no te exagero, si te mantienes en tus ideas es diario y continuo y tristemente, por lo que otros se pierden y que necesitan, muchas personas con ese perfil terminan rindiéndose y viviendo en contra de lo que su natural condición le pide ¡una auténtica pena!

Por eso y si te identificas con el perfil que describo, te invito a que aceptes que estas rodeado/a de… bueno, va, de personas incapaces de reconocer el enorme valor que les puedes aportar o peor, que te vean como una amenaza a sus intereses y si eso te ocurre, entonces prepárate a no entender nada de lo que te va a pasar.

Mucha pero que mucha gente, tiene auténtico pavor a cometer errores pero sobre todo a lo que otros dirán, mejor dicho, criticarán destructivamente sobre su valentía a hacer las cosas de otra manera.

Insisto y si te identificas con lo que escribo, levántate cada día con el convencimiento de que eres alguien maravilloso/a y que el mundo necesita a gente como tú, porque sin tu colaboración esto nunca cambiará, necesitamos tu luz ¡ánimo!

Saludos y se feliz.

Nota: si recomiendas este artículo en Linkedin y no estás entre mis contactos, te lo solicitaré y si crees que podemos aportarnos cosas, solicítamelo tu pero por favor, no para hacerme ofertas multinivel ni similares.